Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

miércoles, 31 de agosto de 2011

'Los tres mosqueteros' se proyectará en 3D en el velódromo en el Festival de Cine de San Sebastián

SAN SEBASTIÁN, 31 (EUROPA PRESS)

La 59ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián será el lugar elegido para la presentación en España de la nueva adaptación cinematográfica del clásico de la literatura de Alejandro Dumas, "Los tres mosqueteros". La proyección de esta producción en 3D tendrá lugar en la pantalla de 400m2 del Velódromo de la capital donostiarra.

Más de 3.000 espectadores tendrán el privilegio de asistir a este premiere del film dirigido por Paul W. S. Anderson ("Resident Evil: Ultratumba", "Death Race (la carrera de la muerte)", "Aliens vs. Predator", "Resident Evil").

Anderson ha contado con un reparto encabezado por Milla Jovovich como Milady, Orlando Bloom como el Duque de Buckingham, y el ganador del Oscar Christoph Waltz como el Cardenal Richelieu.

Matthew Macfayden ("Los pilares de la tierra", "Robin Hood", "Un funeral de muerte"), Ray Stevenson ("Thor"," El libro de Eli", "Roma" [tv]) y Luke Evans ("Robin Hood", "Furia de Titanes") interpretarán a los mosqueteros Athos, Porthos y Aramis, y la joven promesa Logan Lerman ("Percy Jackson y el ladrón del rayo", "Un ciudadano ejemplar") será D'Artagnan, el "audaz" muchacho deseoso de formar parte de los mosqueteros del Rey.

Estarán presentes en San Sebastián los actores Logan Lerman y Matthew Macfayden. La película se estrenará en España el 30 de septiembre.

"Litoral" salda su deuda con México, que fue su efímera patria adoptiva

Málaga, 28 ago (EFE).- La revista "Litoral" ha querido saldar la deuda que tenía contraída con México, que fue de forma efímera la patria adoptiva de esta publicación durante el exilio, dedicando a la literatura y el arte de este país su último número, que se ha convertido así en una "miscelánea" de la creación mexicana.

"México estaba siempre pendiente por la relación de la revista, porque allí murieron Prados o Cernuda, que habían participado en la creación de 'Litoral'", ha recordado en una entrevista con Efe su director, Lorenzo Saval.

Este número, con edición de Antonio Jiménez Millán y Álvaro Salvador, incluye una completa antología de poetas mexicanos, desde el modernismo hasta la actualidad, en la que no faltan nombres como Amado Nervo, López Velarde, Alfonso Reyes, Carlos Pellicer, José Gorostiza, Jaime Sabines, Tomás Segovia o José Emilio Pacheco, entre otros muchos.

"Lo curioso es lo buena que es la poesía mexicana, con un punto de humor e irónico y una gran profundidad. Cada poeta tiene su mundo personal, y esta antología demuestra que la poesía mexicana y México están muy vivos", ha afirmado Saval.

Como en cada número de "Litoral", junto a la poesía tiene un papel protagonista también el arte, y todo ello se acompaña de "pinceladas" como los textos dedicados al impacto del exilio español en México tras la Guerra Civil.

"Llegó todo un ramillete de personajes de la cultura, y nunca se estará lo suficientemente agradecido por cómo fueron acogidos por México. Llegaron habiendo perdido todo, y ya muchos están enterrados allí, con hijos y nietos mexicanos", ha señalado Saval.

Es el caso de su tío-abuelo Emilio Prados, uno de los fundadores de "Litoral", que "llegó a México a los 40 años, estuvo más de veinte años hasta que murió y desarrolló allí una parte importante de su obra".

Fruto de esa estancia fue la corta etapa mexicana de esta publicación, cuando "en 1944 se reunieron en casa de Manuel Altolaguirre -el otro fundador del 'Litoral' original- un grupo de exiliados y desterrados con España en el corazón y decidieron sacar de nuevo la revista".

Fue con un número de homenaje a Enrique Díaz Canedo en el que participaron Juan Ramón Jiménez, Alfonso Reyes o León Felipe, y en el que el anagrama fue "una paloma posada sobre un árbol y repartiendo las comas", que simbolizaba una leyenda sobre cómo los hombres nacidos después del diluvio eran mudos y esta ave les repartía las lenguas, representadas por ese signo ortográfico.

En este último número de "Litoral" está presente además la destacada narrativa mexicana, con extractos de obras de Juan Rulfo, Juan José Arreola, Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis, Jorge Volpi, Xavier Velasco o Juan Villoro.

Otros apartados aluden a la música y el cine mexicanos, y la revista ha querido hacer un guiño además "a los extranjeros que llegaron a México y se hicieron mexicanos", como André Breton, Benjamín Peret, Antonin Artaud, Luis Buñuel, Malcom Lowry, Carlos Castañeda y Roberto Bolaño.

"Queríamos rendir un homenaje, a través de la literatura y el arte, a un país fascinante y con tantos matices, y que nos acogió y nos dio tanto", ha apuntado a Efe el director de "Litoral".

Por José Luis Picón

Julia Montejo, una escritora con un pie en la literatura y otro en Hollywood

Madrid, 28 ago (EFE).- Desde que Julia Montejo publicara hace unos meses "Violetas para Olivia", esta novela no ha dejado la lista de los libros más vendidos, pero la narradora, periodista y guionista también estará en breve en Hollywood con su guión "Heart for auction", que ha comprado la Fox para llevarlo al cine.

Y es que Julia Montejo, nacida en Pamplona, además de ser una autora de éxito con tan solo dos libros en el mercado español -el primero de ellos, "Eva al desnudo", quedó finalista del premio Ciudad de Torrevieja en 2005-, vivió ocho años en Estados Unidos trabajando como guionista y directora de cine y televisión.

En Los Ángeles escribió y dirigió la película "No turning back" (Sin retorno), que acaparó más de veinte premios internacionales, entre ellos el ALMA, el equivalente a los Óscar en el mundo hispano, a la mejor película latina independiente.

Así, compaginando el trabajo de guionista en series españolas como "Siete vidas", "Gavilanes", "Mis adorables vecinos" o "Motivos personales" con la docencia en la Universidad de Navarra, Julia Montejo es una de las creadoras españolas más prolíficas e internacionales, pero sin hacer mucho ruido, más bien en silencio.

"Ahora estoy centrada en la literatura porque me fascina, y es una tarea para la que me ayuda mucho mi trabajo como guionista, porque me hace prescindir de lo superfluo. En la literatura que se hace en España hoy creo que sobran muchas páginas, pero muchas, por eso me fascina la literatura americana, que es mucho más ágil", explica a Efe esta admiradora empedernida de Faulkner.

Aunque algún periodista haya dicho de ella que su literatura es una mezcla entre García Márquez y Agatha Christie, ella se siente cerca de algunos autores del "boom" latinoamericano y de la novela norteamericana de los años 40 y 50.

En "Violetas para Julia", editada por Martínez Roca, Montejo narra la historia de tres generaciones de una familia marcadas por un apellido y un pasado oscuro. "Una historia de herencias invisibles, más allá de las físicas, y que tienen su sentido y razón de ser en las generaciones anteriores", argumenta la autora, que sitúa la historia en un pueblo imaginario del sur, con una estirpe familiar en la que las protagonistas son las mujeres.

Y una historia trepidante y ágil como le gustan a su autora, quien dice que también prefiere las series de TV americanas a las españolas porque, asegura, son "más arriesgadas, más audaces y más ágiles".

"A mí me gusta contar historias con muchos niveles y con muchas tramas y que envuelvan al lector o al televidente", sostiene la escritora, al tiempo que asegura que las productoras en España tienen "un mal sistema porque queman al guionista, al que luego relegan para buscar gente joven que sea menos costosa, aunque tenga poca o nada de experiencia".

"Además -añade-, siempre quieren tener una abuela y un niño en todas las series y, al final, todas ellas acaban pareciéndose. En Estados Unidos las cadenas se fraccionan más y determinan más su audiencia. Quieren llegar a un publico concreto y aquí, sin embargo, a todo el mundo", señala.

Del guión que han comprado los estudios norteamericanos Twentieth Century Fox, "Heart for auction" ("Corazón a subasta"), que se rodará entre Brasil y Argentina, Julia Montejo solo anticipa que es una especie de "Pretty Woman", una comedia romántica de la que no puede avanzar mucho más, confiesa.

De lo que sí da cuenta esta escritora en la sombra es de su libro "Violetas para Olivia", una trepidante novela con amores, tensión, pasiones y rencillas que se lee de un tirón.

Por Carmen Sigüenza

Carlos Fuentes recibe el premio Formentor por su magnifica y sinfónica obra

Formentor (Mallorca), 27 ago (EFE).- El escritor mexicano Carlos Fuentes ha recibido hoy el nuevo premio Formentor de las Letras, por el conjunto de su obra "magnífica, sinfónica y omnímoda", en un acto celebrado en la península de Formentor, al norte de Mallorca, frente a un playa y rodeado de autoridades, escritores y amigos.

Un acto con el que se ha querido impulsar este premio literario que pretende celebrar "la literatura con mayúsculas", creado en Formentor hace 50 años por Seix Barral y otras editoriales internacionales como Gallimard o Einaudi, bajo el impulso de Carlos Barral y Camilo José Cela.

Y un premio que tuvo que ser suspendido en España por circunstancias políticas, como hoy ha recordado el propio Carlos Fuentes, y que tras viajar por Corfú, Salzburgo o Saint Tropez se disolvió.

Hoy gracias al patrocinio de las familias Barceló y Boadas, con la ayuda de Basilio Baltasar, secretario del jurado del premio, y también redescubridor del premio Biblioteca Breve, se vuelve a crear este prestigioso galardón, dotado con 50.000 euros y que en su día recayó en Samuel Beckett, Jorge Luis Borges, Juan García Jorge Semprún, Saul Bellow, Juan García Hortelano o Jorge Semprún, entre entre otros.

Carlos Fuentes, acompañado de su mujer, Silvia Lemus, y de otras personalidades, como el Jefe de la Casa Rey, Rafael Spottorno, Alfonso Cortina, Fernando Schwarz o Carma Riera, ha señalado que este "es un premio a la palabra escrita, un arte muy diferente a la pintura o la música.

"La literatura está hecha de palabras cotidianas, del 'hola', 'buenos días' o '¿cómo está?' con esto tiene que trabajar el escritor; pero cómo lo hace: con la imaginación y la palabra", ha dicho el premio Cervantes o Príncipe de las Letras y uno de los escritores más importantes del siglo XX.

Fuentes ha recordado en su discurso a Cervantes, Kafka o Juan Rulfo. "La Mancha no sería los mismo después de Cervantes, ni Praga, sin Kafka, ni Jalisco sin Rulfo. La literatura añade algo que antes no existía", ha matizado.

"La Literatura es incomoda -ha continuado-, no se adormece, es exigente y no fija nada; revela movimiento, lo sujeta a la verdad y nos obliga a dar muchas explicaciones al mundo. La literatura no trata de imponer la verdad, sino de cuestionar todas las verdades".

El autor de "La muerte de Artemío Cruz" o "Terra nostra" ha hecho mención a la lengua española como factor de unión entre todo Hispanoamérica, pese a las diferencias, y ha tenido palabra para este momento de cambió de civilización, que en su opinión estamos viviendo.

"Estamos en medio de un diálogo de civilizaciones. Estamos inmersos en muchos cambios, en el norte de Africa, en España, en Inglaterra, y pronto en Francia y en Italia y la única manera de entender estas transformaciones es sabiendo que somos dueños de una continuidad en la cultura", ha subrayado el Premio Rómulo Gallegos, el Alfonso Reyes, además de poseer también la Legión de Honor francesa".

Carlos Fuentes, que será también presidente de Honor del jurado del Premio Formentor, presentará la próxima semana en Barcelona su último libro "La gran novela latinoamericana", un análisis de la evolución de la narrativa en ese territorio, donde traza la vez su propio canon literario.

Un libro que causará sorpresas a algunos por la ausencia de nombres como el escritor chileno Roberto Bolaño, pero como ha dicho a Efe: "es mi libro y mi selección, es como una novela y en ellas están mis preferencias y rechazos, y a Bolaño no lo he leído y no lo puedo incluir".

Este autor, símbolo también de la era dorada del llamado boom latinoamericano, sigue trabajando a sus 82 años de forma prolífica y hoy ha avanzado, poco antes de recibir el premio, que está trabajando en una novela que se llamará "Federico en su balcón" y en un libro de retratos que incluirá a escritores y políticos con los que ha tratado.

martes, 30 de agosto de 2011

Powell considera "golpes bajos" las críticas en el libro de Cheney

Washington, 28 ago (EFE).- El exsecretario de Estado de EEUU Colin Powell consideró hoy que las críticas que el exvicepresidente Dick Cheney formula contra él en su libro de memorias son "golpes bajos".

Cheney y Powell mantuvieron una tormentosa relación durante el primer mandato de George W Bush, entre 2001 y 2005, hasta que el secretario de Estado abandonó el cargo a finales de 2004.

En su libro "In My Time", que saldrá a la venta el próximo martes, Cheney caracteriza a Powell como un secretario débil.

En declaraciones en el programa "Face The Nation", de la cadena CBS, Powell respondió esas críticas al asegurar que Cheney "ha tenido una carrera larga y distinguida y espero que se centre en eso en su libro, no en esos golpes bajos que me está dirigiendo a mí y otros miembros de la Administración que hicimos nuestro trabajo lo mejor que pudimos para el presidente Bush".

El libro del ex vicepresidente, "por lo que he visto en la televisión y leído en los periódicos, básicamente es un refrito de cosas que pasaron hace siete u ocho años", declaró el exsecretario de Estado.

Entre otras cosas, Cheney insinúa que la dimisión de Powell se debió a presiones suyas, algo que el exalto funcionario niega.

Según el exsecretario, él y Bush siempre tuvieron claro que sólo permanecería en el cargo cuatro años.

El exvicepresidente también retrata a Powell como alguien más preocupado de divulgar sus consejos ante la prensa que ante el presidente.

Bush "sabe que le decía lo que pensaba de cada asunto diario", respondió Powell, que recordó que fue él quien advirtió al presidente de que tendría que asumir la responsabilidad de lo que ocurriera si decidía invadir Irak en 2003.

Según explicó, cuando él abandonó el puesto "estaba claro que el equipo no funcionaba como equipo".

"Teníamos puntos de vista diferentes, y no sólo puntos de vista, que no podían ponerse de acuerdo. Así que le dije al presidente que me marcharía después de las elecciones, a final de año, y que tendría que examinar el equipo entero para resolver esos problemas", agregó.

El exalto funcionario arremetió también con Cheney por el modo en que promueve su libro, del que ha asegurado que sus revelaciones "harán explotar cerebros en Washington".

"No es necesario meterse así con la gente.... Creo que va un poco lejos. Creo que Dick se pasó con ese comentario, si es así como piensa vender el libro", agregó.

El exvicepresidente, uno de los hombres más poderosos durante el mandato de Bush, entre 2001 y 2009, carga en su libro también contra el "número dos" de Powell en el Departamento de Estado, Richard Armitage, y contra la sucesora del secretario, Condoleezza Rice, a la que acusa de "ingenuidad" por tratar de llegar a un acuerdo con Corea del Norte sobre el programa nuclear de ese país.

Cheney defiende también con energía los métodos empleados en los interrogatorios en la lucha contra el terrorismo como el uso de prácticas como la simulación de un ahogamiento, conocido como "waterboarding".

Cheney defiende estas prácticas a las que se refiere como "interrogatorios duros" y rechaza el calificarlos como "tortura" porque según explica se consiguió extraer información que salvó vidas.

El exvicepresidente apunta también con ironía que el actual presidente, el demócrata Barack Obama, no ha conseguido cerrar la prisión de Guantánamo (Cuba), como había prometido, y se muestra en contra de su decisión de traer a casa en septiembre del 2012 a los 33.000 soldados adicionales que envió en 2009 a Afganistán.

Cheney, que cuando llegó a la Casa Blanca había sufrido cuatro infartos, revela asimismo que tenía preparada una carta de dimisión secreta para que en caso de que le diera un infarto o sufriera una apoplejía uno de sus ayudantes se la entregara a Bush.

El exvicepresidente dice que en 2010, ya fuera del Gobierno, estuvo inconsciente varias semanas a raíz de una operación de corazón, un periodo durante el cual tuvo un sueño prolongado de que vivía en una villa en Italia.

Legna Rodríguez gana el Premio Julio Cortázar 2011

La narradora y poeta cubana Legna Rodríguez, de 26 años, ganó por unanimidad el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar 2011 con el relato 'Hasta Feldafing no paro', anunciaron los organizadores del certamen.

La obra de Rodríguez resultó premiada el pasado viernes por "la originalidad de su discurso narrativo y la destreza para construir un relato que recrea de forma peculiar atmósferas y personajes contemporáneos", según el veredicto del jurado, citado por la agencia cubana Prensa Latina.

El jurado, integrado por el escritor argentino, Mario Goloboff, biógrafo de Cortázar, y los cubanos Reynaldo González y Ariel Camejo, otorgó una primera mención a 'Alguien se ha robado los cacatillos', de la también cubana Mairely Ramón (Cuba).

Otras menciones se entregaron al argentino Hugo Alberto Llollini por 'Grafología subalterna', y a las cubanas Laidi Fernández de Juan ('Sucedió en Copperbelt') y Anisley Negrín ('Balada de Jhon y yo').

El concurso, que acogió este año 300 obras de autores de América Latina y Europa, entrega un premio único e indivisible que consiste en 1.500 euros, la publicación del texto ganador en la revista cubana 'Letra del Escriba', y en formato de libro para su presentación en la Feria Internacional del Libro de La Habana en 2012.

El premio fue creado en 2002 por iniciativa de la escritora y traductora lituana Ugné Karvelis, quien fue segunda esposa del escritor, para estimular a narradores iberoamericanos.

Considerado uno de los grandes escritores latinoamericanos del siglo pasado, Cortázar nació en Bruselas el 26 de agosto de 1914 y pasó su infancia y juventud en Argentina hasta que emigró a París en 1951, donde residió hasta su muerte en 1984.

Avalancha de libros y reediciones para el décimo aniversario del 11-S

El décimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 es objeto de una avalancha de publicaciones, con nuevos libros que interpretan lo ocurrido tras ese fatídico día y reediciones especiales de obras como '9-11' de Noam Chomsky.

Uno de los nuevos libros que se lanza es 'After the Fall: New Yorkers Remember September 11 and the Years that Followed' ('Tras la Caída: los Neoyorquinos recuerdan el 11 de septiembre y los años que le siguieron'), que busca detallar cómo cambio Nueva York tras los atentados.

La obra compila entrevistas con cientos de personas de diferentes barrios de la ciudad efectuadas por la Oficina de Historia Oral de la Universidad de Columbia.

'After the Fall' presenta "una selección de estos fascinantes testimonios, con historias desgarradoras y esclarecedoras de una amplia gama de neoyorquinos", afirma la editorial The New Press en su introducción del libro.

"El resultado es una excepcional secuencia cronológica de la ciudad y sus cambios en la estela del 11 de septiembre", agrega.

Otro libro nuevo es 'The Eleventh Day: The Full Story of 9/11 and Osama bin Laden' ('El Undécimo Día: la historia completa del 11 de septiembre y Osama bin Laden'), de Anthony Summers y Robbyn Swan Drawing, que la editorial Ballantine Books promociona como "la obra esencial" sobre los atentados.

"Con acceso a miles de documentos oficiales publicados recientemente, nuevas entrevistas y la perspectiva que solo puede dar una década de investigación y reflexión, Anthony Summers y Robbyn Swan entregan la primera mirada panorámica y autorizada del 11 de septiembre", asegura Ballantine Books.

Entre las publicaciones también hay espacio para la ficción, por ejemplo con la novela 'The Submission' (L'a propuesta') de una ex periodista del New York Times, Amy Waldman, que imagina lo que hubiera sucedido si un jurado a cargo de seleccionar el proyecto para el memorial de Ground Zero hubiera elegido un diseño presentado por un arquitecto estadounidese musulmán.

De su lado, se presentan también al menos dos libros de homenaje a las víctimas, entre ellos '9/11: The World Speaks' ('11 de septiembre: el Mundo habla'), que incluye más de 200.000 mensajes de personas de otros países que han visitado el Tribute WTC Visitor Center, que abrió en 2006 frente al sitio donde se encontraban las Torres Gemelas.

'The Legacy Letters: Messages of Life and Hope from 9/11 Family Members' ('Las cartas del legado: mensajes de vida y esperanza de familiares del 11 de septiembre') recopila los homenajes a sus seres queridos de cien personas que perdieron a un familiar en los atentados.

El décimo aniversario de los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono sirve también para la reedición de obras consideradas fundamentales para tratar de comprender el 11 de septiembre y la guerra contra el terrorismo que siguió a lo largo de estos diez años.

Uno de esos libros es '9-11', de Noam Chomsky, que fue publicado originalmente apenas un mes después de los ataques y en el que el activista e intelectual estadounidense retrata lo que a su entender son las raíces de los atentados y presenta una crítica visión de la politica exterior de Estados Unidos.

Otro es 'The 9/11 Commission Report' ('El Informe de la Comisión del 11 de Septiembre'), lanzada por la Comision Nacional estadounidense de Ataques Terroristas en 2004 y que en su momento integró la lista de bestseller del New York Times.

La nueva edición incluye un epílogo del director de la Comisión en el que analiza lo que sucedió con las recomendaciones presentadas en aquel momento por este grupo de expertos.

Amós Milton rinde homenaje al letrado de Cervantes en "El Abogado de Indias"

Barcelona, 28 ago (EFE).- El letrado almeriense Amós Milton quiere rendir un homenaje al abogado que liberó a Miguel de Cervantes de la cárcel de Sevilla en su ópera prima "El Abogado de Indias", según explica el propio autor en una entrevista con Efe.

"Cuando comprobé que no existía en los archivos ninguna referencia histórica sobre quién defendió a Cervantes, gracias al cual pudo escribir El Quijote, decidí rendirle un homenaje en el personaje ficticio del letrado Alonso", manifiesta Milton.

Milton sitúa a Alonso en la Sevilla convulsa de 1595 y lo dibuja como un joven inteligente y tenaz que logra convertirse en el primer doctor en Derecho de casta llana, pese a las innumerables trabas sociales de la época.

Con su título en mano, Alonso consigue ser un verdadero "hombre de ley", defensor de causas perdidas, que se ha de enfrentar hasta con la Inquisición, en un proceso que le hace tambalearse física y emocionalmente.

El rigor histórico de esta novela, en la que se describen los ataques religiosos contra las casas de mancebía sevillanas, la epidemia de peste que devastó esta ciudad al terminar el siglo XVI o la invasión de la ciudad de Cartagena por el pirata Drake contrasta con la ficción de sus personajes.

Desde el año 2004, Milton trabaja como investigador del Archivo General de Indias de Sevilla, del que ha extraído cientos de documentos, libros y legajos para dar un rigor a su obra, junto con su experiencia como letrado de todas las clases sociales de la Sevilla actual.

Esta novela histórica de intriga y amor hace especial énfasis en los pleitos que la Sevilla de siglo XVI tenía que resolver, en la que los personajes más débiles se enfrentaban con una justicia corrupta y arrogante al servicio de los poderosos.

"La justicia ha cambiado hoy en día en cuanto a la tipificación de los delitos, pero la lentitud de los procesos y lo fácil que es para un rico eludir la justicia y meter en la cárcel a los menos afortunados, es muy parecida", reflexiona Amós Milton.

El autor quiere también rendir un homenaje en su obra a la mujer, en la figura de Beatriz, la madre de Alonso, y la de Constanza, su gran amor, a las que define como "dos mujeres luchadoras, que sacan fuerzas de flaqueza para conseguir sus objetivos: dar una carrera a su hijo y tomar la iniciativa en pos del amor, respectivamente".

La vida de letrado de Alonso se desenvuelve entre rufianes, aristócratas, mercaderes, monjes e individuos de todo pelaje en una época en la que el oro se despilfarra para pagar suntuosos palacios o en las soldadas de los tercios en defensa de los Austrias.

Como su protagonista, Amós Milton trata en su despacho profesional con todos los escalafones de la sociedad y, fruto de su experiencia laboral, ha escrito ya varios cuentos en forma de querellas, demandas o requerimientos,antes de atreverse con "El Abogado de las Indias", de la editorial Almuzara.

La segunda parte de esta novela histórica transcurrirá en Nueva Granada,la actual Colombia, "cuando Alonso huya de su Sevilla natal para reencontrarse con su padre, un abogado de pocos escrúpulos que abandonó su tierra acusado de la falsificación de un testamento, y verá la luz el próximo año", comenta Milton.

"Miguel de Cervantes consiguió del Rey un trabajo como recaudador de impuestos, que era lo peor de lo peor, como 'regalo envenenado' por pelear en la Batalla de Lepanto y estar cautivo en Argel", rememora Milton.

"Sin embargo, el banco en el que guardaba el dinero recaudado se declaró en quiebra y fue encarcelado dos veces por deudas a la Corona (1591-1597) y excomulgado otras tantas por incautar bienes propiedad de la Iglesia sin él saberlo", recalca el autor de "El Abogado de Indias".

Por Nana de Juan

lunes, 29 de agosto de 2011

Carlos Fuentes cree que México necesita ayuda de la policía mundial contra el "narco"

Palma de Mallorca (España), 27 ago (EFE).- Horas antes de recibir hoy el premio Formentor de las Letras, el escritor Carlos Fuentes se ha mostrado contundente con el problema del "narco" en México.

"Se debe despenalizar la droga y pedir ayuda a la policía israelí, francesa o alemana por sus buenos efectivos para enfrentarse al crimen", dice.

El escritor mexicano, conocido por su compromiso social y político, ha reconocido a Efe que estaba realmente impactado por uno de los peores atentados cometidos por el "narco", el sucedido ayer en el Casino de Monterrey y que provocó la muerte de 53 personas.

"Mientras no se den pasos para legalizar la droga y se llegue a acuerdos con los Estados Unidos -que es el mercado de las drogas-, y no se tomen acciones internas efectivas de la policía, la pandilla de la droga derrotará al ejército de México y a la sociedad que está inerme", ha argumentado Fuentes, quien junto con los ex presidentes de México, Colombia y Brasil, Cedillo, Gaviría y Cardoso, forma parte de un grupo de trabajo en favor de una cultura sin drogas y que pasa por legalizar "en principio su consumo".

"Las drogas son un problema universal, no local, y no se puede alegar que la soberanía mexicana esté intacta, porque no lo está; por ello ¿por qué no apelar entonces a los grupos policiacos más efectivos para hacerle frente a estas bandas que solo entienden el lenguaje de la violencia?", se ha preguntado un Carlos Fuentes, que por otro lado, está resplandeciente a sus 82 años, en una entrevista con Efe en el Hotel Formentor.

Un lugar donde esta noche recibirá el premio que lleva el nombre del citado hotel, y que con motivo del 50 aniversario de este prestigioso galardón, que impulsó Seix Barral en 1961 junto con las editoriales internacionales más importantes como Gallimard o Einaudi y que se interrumpió en 1967, se quiere recuperar.

Dotado con 50.000 euros (72.500 dólares) y en reconocimiento al conjunto de una obra literaria, este premio ya lo ganaron Borges, Beckett, Semprum o Gombrovicz, entre otros.

Así, esta noche el autor de "La muerte de Artemio Cruz", que presenta la semana que viene en Barcelona su nuevo libro "La gran novela latinoamericana" (Alfaguara) donde repasa la evolución de la narrativa de ese territorio y da a conocer su canon de escritores y sus obras esenciales, también se convertirá en el Presidente de Honor del jurado de este galardón.

"El premio se interrumpió por razones políticas en España, luego tuvo que emigrar a otros lugares y al final se interrumpió, pero lo importante es recuperar el espíritu original que es hacer literatura, y sobre todo en un momento difícil porque todo el mundo está pegado a la pantallita y no al libro", ha recalcado.

Este galardón, patrocinado por la familia Barceló y la familia Buadas Rotger, será anual y buscará una figura internacional para engrosar la lista de escritores ilustres que pasaron por la isla mallorquina, donde se celebraban reuniones con los máximos exponentes de la literatura universal para las tertulias, encuentros y debates que promovieron entonces Camilo José Cela y Carlos Barral.

Por Carmen Sigüen

sábado, 27 de agosto de 2011

Estirpe de novelistas

Carlos Fuentes, uno de los autores clave de la literatura en español, publica La gran novela latinoamericana. En exclusiva para Babelia escribe sobre la historia y la evolución de dicha narrativa y presenta su canon de escritores y obras esenciales del siglo XX y XXI.

Cristóbal Colón vio las sirenas del Caribe en 1495 aunque dice que "no eran tan hermosas como las pintan". En cambio, Diego de Rosales las ve "bien agestadas, con cabezas y crines largas" y al zambullir, noté "cola y espaldas de pescado". Fernández de Oviedo abunda en la descripción de maravillas. Tiburones "que tienen el miembro viril o generativo... cada uno tan largo como desde el codo... a la punta mayor del dedo de la mano". Las sorpresas abundan en estas primeras Crónicas del Nuevo Mundo. Cocuyos que iluminan las noches. Tortugas con nidadas de mil huevos. Perlas negras. Salamandras ardientes y frías a la vez. Es la noche de la iguana, exclamó Cieza de León.

Europa necesitaba un mundo nuevo que colmara sus ansias de fantasía. Pero si la narrativa de las Américas se inicia con la imaginación mítica, Bernal Díaz del Castillo pronto la ubica en la conquista épica. Su Conquista de la Nueva España se inicia con acento mítico: México-Tenochtitlán se parece a "los encantamientos... en el libro de Amadís". Pronto, el asombro del descubrimiento es vencido por el clamor de la conquista. Una victoria llena de dudas, pues Bernal nos describe la destrucción de un mundo al que ama por otro mundo al que obedece. Su libro es la memoria de la juventud de un hombre maduro, olvidado y ciego. El mito ya es épica.

Ambos -mito y épica- serán silenciados por las prohibiciones de la Corona. La "historia oficial" sustituye a la imaginación épica mítica y la obligación de los súbditos del rey es callar y obedecer, dice el virrey de México, marqués de Croix. Sólo que junto con los "libros de los valientes", descubridores y conquistadores, llegaron las ideas de la época, secretas a veces, creciendo a pasos largos y lentos. La idea de América coincide con la Utopía de Tomás Moro, que Vasco de Quiroga quería recrear en Michoacán. Coincide con El príncipe de Maquiavelo, que parecería el abecedario de los conquistadores: no digas, haz. La descendencia literaria de Maquiavelo se encuentra en el Tirano Banderas de Valle-Inclán, los Archivos de Gallegos, el Pedro Páramo de Rulfo, el patriarca de García Márquez y, en su versión moribunda y final, en el Trujillo de Vargas Llosa. Genio y figura hasta la sepultura.

Menos obvia, más profunda, es la herencia erasmista en América. Visible en la arquitectura colonial de Aleijadinho en Ouro Preto o de Kondori en el Alto Perú, es en la poesía de sor Juana Inés de la Cruz donde la influencia erasmista es más cierta:

En dos partes dividida

tengo el alma en confusión:

una, esclava a la pasión,

y otra, a la razón medida.

¿Pasión? ¿Razón? ¿En dónde estaba entonces la fe? Si en estas condiciones el cuestionamiento propio de la novela no era posible, sí lo fue la historia que empiezan a contar, con definiciones nacionales, Clavijero en México y Molina en Chile, jesuitas expulsados de los reinos que para ellos ya eran naciones distintas de España. Es natural que a partir de las guerras de independencia (1810-1821) los historiadores se encargaran de decir lo no dicho: Lastarria y Bilbao en Chile, Mora en México y, sobre todo, Andrés Bello, el venezolano aclimatado en Chile y fundador de su Universidad, y Domingo Faustino Sarmiento, cuyo Facundo es, acaso, el libro definitivo del siglo XIX latinoamericano. Sarmiento consagra la confusión de géneros (como El Quijote): es biografía, geografía, historia, política.

La novela de la independencia la inaugura el mexicano Fernández de Lizardi con El periquillo sarniento (1816) y prolongan el género varios escritores sumamente influidos por el romanticismo, el realismo y, al cabo, el naturalismo europeos. La gran excepción se da en Brasil y se llama Joaquim Maria Machado de Assis, cuyo Blas Cubas (1881) recupera la tradición cervantina de la mezcla de géneros, el humor, el héroe menor, las ilusiones y el engaño, así como la crítica del libro dentro del libro y el cuestionamiento de la autoría.

La novela realista y documental aún tendrá momentos importantes en la obra de Rómulo Gallegos y en los novelistas de la revolución mexicana. Pero dos de estos, Agustín Yáñez y Juan Rulfo, habrían de cerrar el ciclo con obras que a un tiempo tratan de un tiempo histórico (la revolución mexicana) y la trascienden con, más que, aunque también, la novedad del estilo, la estructura y la intención. Al filo del agua y Pedro Páramo cierran un capítulo temático (la revolución), pero abren un capítulo de la escritura como arriesgada búsqueda de lo no dicho antes. Así, la historia que nos contaron en el siglo XIX se convierte en la historia que nadie había contado antes: la pasión de Pedro Páramo por Susana San Juan, la soledad inmensa de los pueblos de Yáñez, la duda acerca del tema fundador: ¿quién es mi padre, quiénes son mis madres?

El heredero mayor de Machado de Assis es Jorge Luis Borges, quien da el paso de más. El universo aspira a la totalidad pero sólo lo explica la excepción. El Aleph es todos los espacios. Funes es todas las memorias, y la Historia universal de la infamia es todas las historias. Sólo que cada "absoluto" borgiano es vencido desde adentro por un amo personal (Beatriz Viterbo en El Aleph), por una disminución del absoluto (Funes) o por la particularidad excéntrica (La infamia). Al cabo, en Pierre Menard, Borges reescribe El Quijote, línea por línea, palabra por palabra. Sólo que la intención es distinta.

Más corrosivos, más libres, en cierto modo, del juego borgiano son Juan Carlos Onetti y Julio Cortázar. Onetti, en La vida breve, triplica al protagonista sin perder la diferencia entre los tres. Y Cortázar, en Rayuela y en sus cuentos, sólo emplea la diferencia entre las dos orillas (Europa-Argentina) para indicar, al revés de Borges, la universalidad de la diferencia. Los tiempos simultáneos de una operación quirúrgica hoy y de un sacrificio ayer nos hablan de este acierto cortazariano: lo diferente puede ser simultáneo o al revés.

Hablo aquí de los contemporáneos de Borges. Bioy Casares y José Bianco, pero sobre todo de sus descendientes, Tomás Eloy Martínez, Sylvia Iparraguirre, Ricardo Piglia, Luisa Valenzuela y Matilde Sánchez. La literatura más variada y fervorosa de la América española es la argentina. La más sui géneris (como el país mismo) es la chilena. País de poetas (Neruda, Huidobro, Mistral, Parra), la narrativa moderna arranca con José Donoso y Jorge Edwards y prosigue hoy con Isabel Allende, Arturo Fontaine, Antonio Skármeta, Sergio Missana, en tanto que en Perú, después de la gran obra de Mario Vargas Llosa, que va de La ciudad y los perros a El sueño del celta, se refundan los derechos no sólo de la imaginación, sino de la expansión, simultaneidad y precipicios de la lengua. Santiago Roncagliolo es un ejemplo.

Más arduo ha sido el problema de los jóvenes novelistas de Colombia. García Márquez es, a un tiempo, referencia, calidad y estorbo. Lo significativo de Gabo es que con Cien años de soledad recogió las grandes tradiciones de la selva y el campo para transformarlas en una narrativa doble, que por el hecho de serlo, disminuye a las anteriores. Porque el secreto de Cien años de soledad es su doble narración. Los Buendía son objeto de una primera narración que resulta, al cabo, ser la falsa narración del verdadero narrador, el taumaturgo gitano Melquíades, anuncio, en sí, de una serie de narraciones continuas anteriores, imaginables, imposibles, olvidadas y deseadas.

Heredar semejante excelencia es el problema de Santiago Gamboa y de Juan Gabriel Vásquez. Ambos superan la tradición, claro está, con nueva creación. El síndrome de Ulises de Gamboa o Historia secreta de Costaguana de Vásquez no niegan lo que heredan, pero saben que el parricidio puede ser un renacimiento.

La literatura mexicana, superada la fatalidad agraria por el arte de Yáñez y Rulfo, se ha centrado en la vida urbana (Villoro, Enrigue) aunque también en el pasado como memoria de la actualidad (Solares, Celorio, Lara Zavala). El punto de renovación, sin embargo, fue el Farabeuf o la crónica de un instante (1965) de Salvador Elizondo, antecedente extremo de una imaginación tan liberada que ella misma es su única frontera. Las "prohibiciones" nacionalistas del pasado fueron superadas, pos-Elizondo, por el grupo autodenominado El Crack y su compañero Xavier Velasco. La literatura escrita por mujeres (que no literatura femenina) ha acompasado este cambio.

Regreso adonde empecé: el Caribe, cuna de nuestra cultura. Son dos de sus novelistas mayores en castellano, ya que el Caribe es región de muchas lenguas y muchos perfiles. Del Caribe son William Faulkner y Jean Rhys, Édouard Glissant, Saint-John Perse, Derek Walcott y Aimé Césaire. También, y cubanos, Alejo Carpentier y José Lezama Lima.

Lezama, poeta (Enemigo rumor, 1941) y ensayista (La expresión americana, 1957), escribió una de las más difíciles y complejas novelas latinoamericanas, Paradiso (1966). Hablo de ella por muchos motivos. La riqueza del lenguaje, las formas proteicas del libro, su atrevimiento mayúsculo en todo lo necesario para crear la obra mayor del barroco literario latinoamericano. Se recomienda leer primero a Luis de Góngora y Argote ("no puede durar el mundo... que suena a vidrio quebrado y que ha de romperse presto") y un poco a Francisco de Quevedo ("abuelo de los dinamiteros", según César Vallejo). Dura el mundo sin embargo, a pesar de los dinamiteros y el vidrio quebrado. ¿Hermético, metafórico, neoplatónico? Lezama descubre sus propias claves, y las nuestras, en un ensayo fundador de nuestra cultura, La expresión americana, donde todo lo que parecía lugar común reaparece como luminoso renacimiento: la cultura como destino porque tiene orígenes, la literatura como alusión de la realidad, la imagen como relación. Todo lo que creíamos saber de la América española, nos pide Lezama, debemos repensarlo y aun así no lo conoceremos del todo, jamás.

El otro gran cubano es Alejo Carpentier. Como Lezama, Carpentier redescubre un mundo nuestro. Lo coloca en la historia (Guerra del tiempo, El siglo de las luces), en el drama político (El acoso), en la imaginación de las culturas (El reino de este mundo), en la parodia voluntaria (Concierto barroco) y en un audaz remontarse al origen de la vida en Los pasos perdidos. Quizás ésta sea la novela clave para entender la obra de Carpentier. Una novela contiene a todas las novelas porque toda literatura, aunque no lo sepa, es idéntica a su origen más remoto. Y éste, en Los pasos perdidos, es el primer fuego en la montaña, la primera palabra en la selva, el primer baile ceremonial para celebrar el origen (siendo el origen sin saberlo). Majestuosas creaciones literarias las de Carpentier. La negra magia religiosa de Ti Noel. La magia negra política de Víctor Hugues. El derecho a la resurrección en Guerra del tiempo. El derecho al amor de Sofía y Esteban del narrador y la narrada en Los pasos perdidos. La soledad del perseguido acompañado sólo por la música de Beethoven en su acoso. Y un poder solitario, resuelto por un dictador latinoamericano que en su apartamento parisiense necesita unas palmeras y un perico para sentirse "en casa" (El recurso del método).

Incluyo en este libro a dos autores que parecerían (y son) atípicos. La brasileña Nélida Piñon, porque es gallega de origen y más cercana a este volumen que sus grandes antecedentes Jorge Amado, Clarice Lispector y João Guimãraes Rosa. No nos entenderíamos sin Brasil y Brasil no se entendería sin nosotros. Por eso, además, de Nélida, hablo en este libro de Aleijadinho y de Machado de Assis, y en cuanto a Juan Goytisolo, si escribe en castellano, habla también en hebreo y árabe. Ateo de cultura cristiana y heredero, nolens volens, de Grecia y Roma. Es nuestro porque señala como nadie nuestra heredad, en este volumen evocada.

* Carlos Fuentes (Panamá, 1928) ganador del Premio Cervantes en 1987, es autor de novelas como La región más transparente, La muerte de Artemio Cruz, Terra nostra, Los años con Laura Díez y La Silla del Águila. Y de los ensayos El espejo enterrado y Los cinco soles de México. También acaba de publicar su libro de cuentos Carolina Grau (Alfaguara).

CARLOS FUENTES


Libros de carne y hueso

Memorias. La obra de Sergio Pitol (México, 1933) transita, además de la traducción, por diversos géneros literarios: novela, cuento y ensayo. En todas estas tareas el premio Cervantes deja su impronta de creador cuidadoso en el arte de la heterodoxia. En su tríptico novelístico (formado por El desfile del amor, Domar a la divina garza y La vida conyugal) ya hay claras muestras de su manera distintiva de mezclar y reunir en una nueva unidad narrativa todas las posibles procedencias genéricas de las que se nutre. Entre la crítica no faltan colegas que ya han distinguido dicho tríptico como una obra posmoderna. En todas sus novelas, no sólo en el Tríptico, Sergio Pitol convierte cada solución narrativa en una reflexión narratológica. No porque la explicite, sino que queda incorporada en la textura de sus ficciones. Para el escritor mexicano el lugar de la ficción no es nunca un lugar sagrado, el espacio pétreo de la norma y la convención. Sus atajos, las sinuosas líneas de la intriga, las sombras que desparrama sobre sus novelas y cuentos son parte de su estrategia de composición. Los asuntos que trata, bajo el prisma de este personal método formal, desenmascara en parte la historia de México, a la vez que el propio ejercicio novelesco como mecanismo de interpretación de esa parte del territorio de la realidad que no tiene respuesta. Lector fervoroso del teórico ruso de la novela, Mijaíl Bajtín, Pitol sabe que no hay manera de acercarse a ninguna realidad sin que el arte salga indemne. No se sale como se entra. Una vez dentro de ella, la novela cambia, sus leyes ya no son las mismas.

La publicación de su nuevo libro, Una autobiografía soterrada, además de una investigación del espíritu, es la confirmación de las leyes de la distorsión artística que practica Pitol. Estamos hablando de una autobiografía en donde los libros y las lecturas que se han hecho son su materia angular. Si en El viaje (2001), el autor mexicano revivía (a la vez que reflexionaba) su experiencia soviética (en calidad de agregado cultural en la Embajada de su país) y, además, descubría el lado más horrible del estalinismo en la carne de los escritores rusos más emblemáticos, en Una autobigrafía soterrada asistimos a la disección del propio escritor como sujeto de invenciones. Pitol desmenuza su arte poética. Rinde con su escritura clara, homenaje a la claridad de Alfonso Reyes, a la potencia descifradora de Bajtín. Destripa sus propias obras. Se suma a Quiroga y Piglia con su abc del cuento. Explica las razones que lo llevan a urdir esas zonas de nadie y de nada que nos confunden adrede en sus novelas y cuentos. Leí este libro y aprendí. Este lúcido libro sobre seres de papel y seres de carne y huesos.

Via: El País

Conan Doyle se enfrenta al Mal absoluto

Narrativa. Siempre se vuelve a sir Arthur Conan Doyle porque era un gran contador de historias. A su pesar, debe su fama a su criatura Sherlock Holmes, pues no era ésa su mayor ambición, pero sus admiradores se lo agradecemos infinitamente. Sin embargo, quien lea Rodney Stone obtendrá como recompensa dos o tres tardes de lectura fascinante. Se encontrará inmerso en la Inglaterra de principios del XIX siguiendo las peripecias de un chico de pueblo al que un golpe de fortuna sitúa en la élite londinense de la mano de su tío, íntimo del círculo de dandis que rodea al príncipe de Gales y árbitro de la elegancia que, por cierto, mira por encima a un joven elegante que empieza a destacar conocido como Beau Brummell. El tío Charles es muy aficionado al boxeo a puño desnudo, tal y como se practicaba en la época, lo que da lugar a una mezcla de tipos rudos y aristócratas que conviven y se enfrentan en un ambiente boxístico admirablemente narrado lleno de emoción y aventura, donde no falta una intriga muy bien llevada y muy del gusto del sano melodrama decimonónico. Conan, que es tan imperial como Kipling en su mentalidad, nos obsequia con una historia de buenos y malos donde triunfa la Inglaterra de generosos y abnegados luchadores y guerreros siempre dispuestos a demostrar su coraje y valía por el ancho mundo que hicieron suyo. El relato es una suma de episodios muy entretenidos y bien contados, engarzados en una trama de boxeo que, a su vez encierra una subtrama con un enigma digno de las mejores novelas de aventuras.

El valle del miedo, novela de Sherlock Holmes que el maestro John Dickson Carr tenía por "una de las cinco mejores novelas de intriga de la literatura de misterio", hace el volumen número siete de la serie que bajo el epígrafe de Sherlock Holmes / El canon vienen publicando Juan Antonio Molina Foix y Valdemar y que es, sin duda, la edición Holmes en castellano. Cada volumen está prologado con toda eficiencia, se adorna con magníficas ilustraciones, la traducción es impecable y el aparato crítico es exhaustivo. No puede faltar en la casa de ningún amante de las aventuras de Sherlock Holmes. Y dicho esto, añadamos que, en efecto, quizá sea esta la mejor novela de Holmes, menos conocida que las demás. Está dividida en dos partes: en la primera se desarrolla el misterio y se resuelve; en la segunda, se retrocede veinte años atrás para conocer la historia que sostiene la resolución del enigma de la primera. La primera parte responde al esquema clásico: Holmes recibe una carta, parte a un rincón rural a resolver una muerte, desarrolla sus calidades deductivas y resuelve el problema. En la segunda cambia el escenario: estamos en América, donde una sociedad secreta de las que tanto le gustan a Conan y que es, en realidad, un Sindicato del Crimen, opera impunemente en un lugar conocido como El Valle del Miedo. Amores y rufianes se mezclan para ofrecernos un escenario trepidante que, desde el pasado, vendrán a confluir en el presente. Y siempre, la sombra fatídica de Moriarty representando a un Mal absoluto que, sin embargo, puede ser derrotado en batallas concretas, lo mismo que el Bien, pero dentro de una guerra sin fin. Esa visión del Absoluto, que ha pervivido hasta hoy en las novelas de acción, sea la Espectra de Bond o los detestables psicópatas de la novela negra o de terror, procede de una concepción religiosa que continúa instalada en nuestro interior contra viento y marea, aunque sin la gracia, en general, con que caballeros como sir Arthur eran capaces de hacerlo antaño y hacernos estremecidamente felices.

Via: El País.

viernes, 26 de agosto de 2011

En busca del éxito a través de una novela vergonzosa

Ácido, crítico, un maestro de la parodia, Percival Everett es una de las perlas escondidas de la literatura norteamericana. En su novela X el protagonista es un narrador conflictivo que descubre los engaños de la literatura, se inspira en los clásicos y fragua un engaño

No es de extrañar que uno de los más audaces, originales, inteligentes escritores norteamericanos de nuestra época no sea debidamente consagrado en su propio país: en los Estados Unidos, Percival Everett es casi un desconocido. Los estragos causados por los conglomerados editoriales y las vastas cadenas de librerías, intentos en convertir al libro en fugaz producto de consumo, han imposibilitado el reconocimiento de auténticos talentos literarios, y han condenado a los lectores de la patria de Faulkner a los minúsculos méritos de un Jonathan Franzen o a las obscenidades de un Brett Easton Ellis. Talleres de escritura que reducen la novela a supuestas fórmulas mágicas, editors que podan y maquillan los manuscritos según el gusto comercial del momento, distribuidores analfabetos que deciden qué libros merecen ser publicitados y cuáles no, suplementos literarios cada vez más breves y más necios, han hecho que la literatura norteamericana sea hoy la más vendida y la más traducida en el mundo entero, y también la menos interesante y la más efímera.

Afortunadamente, la literatura descree de apegos nacionales, y a veces sucede que un escritor ignorado en su tierra natal sea reconocido en el extranjero. Francia, a través de Baudelaire, reveló los méritos de Edgar Allan Poe, Alemania los de Cees Nooteboom, Argentina los de Calvino, Italia los de Sándor Márai. Everett ha encontrado lectores sagaces en Europa (su obra ha sido coronada con el Premio Gregor von Rezzori a la mejor novela traducida al italiano) y si bien tales encomios no han merecido el interés de sus compatriotas, sus extraordinarias novelas han adquirido un público cada vez mayor del otro lado del océano. Ahora Blackie Books de Barcelona ofrece a los lectores españoles una de las mejores novelas de Everett, en una eficaz traducción de Marta Alcaraz.

Las más de veinte obras que Everett ha publicado desde 1983 (cuando apareció su primera ficción, Suder) tienen todas un tono ácido, a veces sarcástico, a veces irónico, siempre paródico. En 1993, David Foster Wallace (otro de los autores impulsado por la ola comercial) trató de argüir, con inconsciente ironía, que la ironía debilitaba la ficción, y que el escritor norteamericano debía reconocer, sin críticas y sin burlas, la "auténtica belleza" de la cultura popular de su país. Everett, sabiamente insensible a los ingenuos argumentos de Wallace, retrata con humor feroz la sociedad norteamericana. El racismo esencial, la veneración machista del aventurero sin escrúpulos, la corrupción política y la vocación democrática, la violencia intrínseca del puritanismo, son expuestos sutil y convincentemente a través de una prosa muchas veces brillante, muchas veces cómica, conmovedora y poética, siempre original. Nadie se parece verdaderamente a Everett: remotos antepasados podrían ser el Petronio del Satiricón y el Laurence Sterne de Tristram Shandy. Sus raíces intelectuales yacen en Atenas y Roma, deuda hecha explícita en al menos tres de sus anteriores novelas, y a través de citas de Tito Livio, Horacio y Ovidio en ésta, pero la voz de Everett, en cada uno de sus libros, es obvia y certeramente la de nuestro miserable siglo.

X (Erasure, el título original quiere decir "borradura") fue publicada en inglés en 2001. El narrador es un cierto Thelonious Monk Ellison, nombre que combina el del célebre músico de jazz y el del igualmente célebre autor de la novela Invisible Man. Thelonious es un escritor de literatura "difícil", inspirada (como la de Everett) por los clásicos, y cuyos libros no sólo no se venden sino que ya nadie quiere publicarlos. En su vida privada las cosas tampoco andan bien: su madre sufre de Alzheimer, su hermano no acaba de definir su identidad sexual, su hermana debe enfrentarse a extremistas religiosos en la clínica donde hace abortos. Al mismo tiempo que Thelonious debe hacer frente a todas estas dificultades, una cierta Juanita Mae Jenkins, autora de una melodramática novela "afroamericana", con su fárrago de lugares comunes (de los cuales Everett nos da desopilantes ejemplos) que implícitamente prolongan ancestrales nociones racistas, se ve consagrada como la gran estrella del mundo literario norteamericano. Para vengarse (del público, de la literatura, del implacable destino que los griegos llamaron Moira), Thelonious, bajo el seudónimo de Stagg R. Lee, trama una novela aún más convencional que la de Jenkins, que su agente vende por un adelanto gigantesco a Random House. Para colmo, su novela, bajo el título Porculo (los editores quieren que llame Porkulo, para que quede menos ofensivo) es presentada a un prestigioso premio literario donde Thelonious forma parte del jurado; si gana, el pobre Thelonious deberá recompensarse a sí mismo por una literatura que abomina. X concluye con la célebre respuesta de Newton a quienes le preguntaban las razones de la ley de gravedad: "Hypotheses non fingo". Tampoco Thelonious (y Everett) pretenden explicar nada.

El epígrafe de X es de Mark Twain, otro antecesor de Everett: "Nunca sería capaz de contar una mentira que alguien pusiera en duda o una verdad que alguien pudiera creer". El lector queda advertido: ni a explicación ni a documento pretende esta novela de Everett, sólo a trazar el retrato de un escritor narrándose a sí mismo, dándose como prueba de la absoluta fidelidad que la auténtica literatura requiere de sus practicantes, y del absoluto engaño al que voluntariamente se entrega el auténtico lector.

ALBERTO MANGUEL

El País


Mas allá de un centímetro mental

"El evangelio de Juan, por poco que le guste aun critico judío- como yo mismo- tiene un enorme poder como composición, mientras que la Revelación, desde el punto de vista narrativo, es de gran pobreza. Su autor trata desesperadamente de encajar las palabras griegas en la sintaxis del arameo: que ningún texto del Nuevo Testamento ha ganado tanto cono la traducción"
Harold Bloom

Un mundo feliz ( fragmentos)


“La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las compensaciones que ofrece la desdicha. Y, naturalmente, la estabilidad no es, ni con mucho, tan espectacular como la inestabilidad. Y estar satisfecho de todo no posee el hechizo de una buena lucha contra la desventura, ni el pintoresquismo del combate contra la tentación o contra una pasión fatal o una duda. La felicidad nunca tiene grandeza”



Aldous Huxley
Un mundo feliz

La metamorfosis (fragmentos)

"Cuando Gregorio Samsa despertó aquella mañana, luego de un sueño agitado, se encontró en su cama convertido en un insecto monstruoso. Estaba echado sobre el quitinoso caparazón de su espalda, y al levantar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas durezas, cuya prominencia apenas si podía aguantar la colcha, visiblemente a punto de escurrirse hasta el suelo. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas en comparación con el grosor ordinario de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una agitación sin consistencia."


Franz Kafka
La metamorfosis

La editorial Trotta presenta en una edición crítica todos los trabajos que María Zambrano dedicó a Ortega

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La editorial Trotta presenta en una edición crítica todos los trabajos que María Zambrano dedicó a su maestro, José Ortega y Gasset, a través de artículos, manuscritos inéditos y cartas enviadas por ella, hoy por hoy existentes, mostrando a través de las variantes de los textos la modulación temporal de una visión que nunca fue estática sino que se fue enriqueciendo con el aporte de nuevos matices.

María Zambrano habló de "filiación" para caracterizar la relación de su pensamiento con el de José Ortega y Gasset. Esta filiación fue, sin embargo, extremadamente problemática. Ni el padre se reconoció como tal (más bien, al contrario, censuró la orientación inicial del pensamiento de su discípula), ni la hija pudo ser reconocida como tal por su maestro.

Pese a ello, se puede calificar de función ejemplar de maestro la que ejerció Ortega ante Zambrano y todos los de su generación. Los vericuetos de la historia y de las vidas personales hicieron que esta función se volviese voz y recuerdo lejanos, pero de una inusitada perennidad.

Zambrano dijo de Ortega que "creaba un ámbito de distancia colmado de confianza que despertaba -y exigía-, en los que en él entraban, el sentir de lo intangible de cada persona". "Por eso -añadía ella- el diálogo con él se desenvolvía con poco esfuerzo, a pesar de las diferencias". En contadísimas ocasiones, ella mostró públicamente esas diferencias, esas desavenencias, filosóficas y políticas, ambas de hondo calado. Al final de su vida, las hizo un poco más explícitas, en los libros y, sobre todo, en las cartas.

APUNTES BIOGRÁFICOS

María Zambrano, hija de Blas Zambrano (maestro nacional, amigo de Machado y uno de los paradigmas del humanismo español de comienzos del siglo XX), nació en Vélez-Málaga en 1904. Tras la primera infancia pasada en su lugar natal _años y entorno que considerará luego decisivos para el posterior surgimiento de su vocación filosófica_, vivirá en Madrid, Segovia, y de nuevo en la capital, donde será discípula de Ortega y Gasset y uno de los polos juveniles de la renovación cultural en torno a 1930.

Durante la guerra civil española y desde Madrid, Chile, Valencia y Barcelona, escribió y participó muy activamente en múltiples actividades culturales a favor de la República, siendo integrante del nuevo humanismo de la revista Hora de España. Su obligado exilio comenzó en 1939 y transcurrirá en un constante vaivén entre Europa y América.

Regresó a España en 1984, instalándose definitivamente en Madrid. Desarrolla entonces una renovada actividad, rodeada y ayudada por sus amigos, y en 1988 le es concedido el premio Cervantes. Murió en 1991.

Willy Toledo desata su "indignación permanente" en su primer libro

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El actor Guillermo Toledo publicará el 15 de septiembre su primer libro, 'Razones para la rebeldía' (Ediciones Península), un manifiesto político donde repasa su vida de activista y sus razones para la "indignación permanente", así como su visión de la actualidad.

Según la editorial, el intérprete también vierte en la obra sus opiniones sobre "el mundo, España, la política, sus colegas actores, la ley Sinde, los indignados, la piratería, la flotilla y todas las cuestiones de actualidad política y social de nuestro tiempo".

Prologado por el ex coordinador general de IU Julio Anguita, quien recomienda el libro a los "ciudadanos" y no a los "súbditos", 'Razones para la rebeldía' nació de una conversación de dos horas entre 'Willie' Toledo y el periodista Pascual Serrano, que colabora en la obra.

"Hemos perdido la soberanía, ya que son los mercados y las instituciones financieras las que dictan a los gobiernos lo que deben hacer. Los derechos constitucionales como la vivienda o el trabajo no se cumplen. Se están dando los primeros pasos, que pueden ser irreversibles si no le ponemos remedio, para que la sanidad y la educación se privaticen, sin pensar además que los grupos religiosos controlan ya la mitad de la educación de este país. No sé si vamos a poder cambiar la situación, pero, en cualquier caso, los ciudadanos somos los dueños de nuestro destino y en nuestras manos está seguir aguantando o salir a la calle y exigir nuestros derechos", dice Toledo.

Nacido en Madrid en 1970, 'Willie' Toledo (como suele firmar) es actor y productor teatral y es conocido por sus papeles en el cine y en la televisión, así como por su colaboración habitual con la compañía Animalario, de la que es miembro fundador. Asimismo, en los últimos años, ha dedicado gran parte de su tiempo al activismo, protagonizando un sinfín de informaciones relacionadas con la actualidad política.

jueves, 25 de agosto de 2011

Manuel Moya revive las ilusiones perdidas de la Revolución de los Claveles

Barcelona, 25 ago (EFE).- En un momento en que la revolución árabe se extiende y en España multitud de personas rechazan en la calle el actual sistema político, el escritor onubense Manuel Moya revive en su última novela las esperanzas rotas tras la Revolución de los Claveles.

"Las cenizas de abril" (Alianza) es un retrato de la Revolución de los Claveles a través de la historia de cuatro portugueses cuyas vidas experimentan un cambio radical tras los hechos del 25 de abril.

"Las revoluciones siempre generan esperanza cuando cambia la retórica del poder. Sin embargo, después suelen crear frustración porque normalmente todas estas esperanzas no se cumplen", explica el escritor en una entrevista a EFE.

De ahí viene el título del libro, "Las cenizas de abril", refiriéndose a "las migajas que quedan de todo movimiento social una vez pasa el tiempo".

La novela empezó a gestarse hace tres años cuando apenas se intuían las revoluciones árabes de Túnez, Egipto, Siria y Libia, y pocos se imaginaban la madrileña Puerta del Sol llena de acampados que protestaban contra el sistema político actual y los efectos de una crisis económica que justo se empezaba a intuir.

"Hay cosas que están en el aire. Y aunque apenas hubiera empezado la crisis, la gente se temía algo. Muchas veces la literatura se avanza a la historia y yo tuve una intuición. En todo caso, el libro demuestra que la historia se repite", señala Moya, crítico con el sistema capitalista y esperanzado con esta ola de revoluciones.

La fecha, el 25 de abril, y el lugar, Portugal, no son fruto de la casualidad. Para el escritor, la revolución de los claveles es "la última revolución" donde aun existe cierto equilibrio entre capitalismo y comunismo. Un equilibrio que, en su opinión, se rompería años más tarde con la caída del muro de Berlín y del bloque soviético.

Sin embargo, la novela huye del género histórico y es, básicamente, la historia de cuatro personajes cuyas vidas se van desgranando a lo largo de las páginas.

"Esta es una novela de personajes donde lo que realmente importa es el peso psicológico de ellos. Me he querido centrar en la reacción de los personajes y como afrontan este cambio de paradigma y el deterioro de un régimen", asegura Moya.

A lo largo de la lectura, las vivencias de los cuatro protagonistas, Sophia, Fernando, Iridio de Andrade y el narrador, se van cruzando en diferentes momentos para construir un retrato de las esperanzas y los miedos de los portugueses durante la Revolución de los Claveles.

Cuatro personajes trabajados a conciencia para convertirlos en un reflejo de las contradicciones y la fragilidad humana: Sophia es una revolucionaria que procede de las clases afines al régimen, Fernando refleja el arquetipo de luchador idealista y el inspector Iridio de Andrade recoge la vertiente más represiva del régimen.

Manuel Moya guarda especial cariño a este personaje, a quien los giros que da la vida lo han convertido en una persona muy diferente a la que aspiraba ser: "Iridio es una persona que oficia en el infierno pero que, a pesar de su maldad, tiene debilidades, es humano y ayuda a los demás. Quería ser poeta pero la vida lo ha descendido al infierno".

Aunque el autor se declara poeta de profesión -se esconde tras los versos desgarrados de la prostituta Violeta C. Rangel-, Moya ha llegado a un momento de su vida en la que prefiere escribir en prosa.

"En la juventud y en la vejez, la poesía te sirve para explorar el mundo y la muerte. Pero ahora, la prosa me ayuda a explicar mi manera de ver el mundo", explica.

"Las cenizas de abril" ganó el premio Fernando Quiñones, galardón que satisface especialmente a su escritor que mantuvo una relación epistolar con Quiñones durante los últimos años de su vida.

Cierra la librería que 'enamoró' a Hugh Grant y Julia Roberts

El establecimiento que inspiró la película 'Notting Hill' será clausurado después de 32 años por falta de un comprador

La librería de viajes de la película Notting Hill, aquel lugar bohemio del barrio londinense en el que Julia Roberts y Hugh Grant se enamoraban para ensoñación de los que se cansaron de las citas románticas a la luz de las velas, cierra en dos semanas después de 32 años. Su propietario desde hace 25 reside en Francia y ha decidido desprenderse de The Travel Bookshop, como se llama la tienda, ya que su único hijo no quiere hacerse cargo del negocio y no encuentra otro comprador.

Saara Marchadour, encargada de la librería hasta hace dos meses, cuenta en el periódico británico The Guardian que otra de las causas del inesperado cierre es la crisis económica que castiga a los pequeños comercios. La librería anunció hace un par de días en su cuenta en la red social Twitter que comenzaban a liquidar existencias "con pena, aunque con una sonrisa en la cara".

Un grupo de escritores británicos ha reaccionado a la noticia y ha iniciado una campaña para tratar de salvar The Travel Bookshop. Los intelectuales se han ofrecido voluntarios para hacer turnos de un día en la librería. "Es un lugar maravilloso, único y muy apreciado por los londinenses", dice la poetisa Olivia Cole, de 30 años, habitual de la tienda. "El hecho de que un escritor se convierta en vendedor por un día añade más romanticismo al lugar", añade Cole.

Alec Baldwin, el novio de Roberts en el filme hasta que Grant se cruza en su vida con sus libros de viajes y exploradores, se ha unido a la iniciativa en su Twitter: "Salvad The Travel Bookshop", tuiteó ayer en su cuenta.

El colorido establecimiento se había convertido en un lugar de peregrinación para los miles de aficionados de la película, que recaudó tras su estreno en 1999 más de 253 millones euros en todo el mundo. Aunque en la película no aparece el mismo local que ahora cierra sus puertas, The Travel Bookshop sirvió de inspiración para sus guionistas. "Cogieron la decoración de la librería y la reprodujeron en una tienda de antigüedades cerca de Portobello".

AGENCIAS / EL PAÍS


Google y la editorial La Martinière llegan a un acuerdo sobre la digitalización de libros

París, 25 ago (EFE).- El gigante estadounidense de internet Google y la editorial francesa La Martinière han llegado a un acuerdo para la digitalización de libros agotados de la casa de edición gala que pone fin al contencioso judicial entre ambas empresas.

Según explica un comunicado conjunto difundido hoy, el acuerdo termina con las "acciones jurídicas iniciadas por la casa de edición en 2006" y permite "reafirmar la importancia de los derechos de autor, al tiempo que garantiza una remuneración justa a los autores y a los titulares de los derechos".

La editorial y la empresa tecnológica no precisaron los detalles financieros del acuerdo, que sirve de marco para la "digitalización y comercialización bajo la forma de libros electrónicos (e-books) de obras agotadas cuyos derechos controla el grupo La Martinière", agrega la nota.

El anuncio se produce después de que el pasado mes de julio Google y la también editorial francesa gala Hachette firmaran un acuerdo similar que concierne a entre 40.000 y 50.000 títulos agotados en las librerías.

Respecto al pleito entre La Martinière y Google, este último fue condenado en 2009 por falsificación tras haber digitalizado obras de esa editorial sin autorización.

En diciembre de ese año, el Tribunal de Gran Instancia de París prohibió a Google continuar con la digitalización y le condenó a indemnizar a la editorial con 300.000 euros (unos 432.000 dólares).

Tras el revés recibido por el grupo estadounidense en el pleito con La Marinière, éste llegó a un punto de encuentro con la editorial Hachette por la vía amistosa.

Sin embargo, otras grandes casas de edición galas, como Gallimard, Flammarion o Albin Michel, denunciaron el pasado mayo a Google, al que reclaman 9,8 millones de euros (unos 14,1 millones de dólares), a razón de unos 1.000 euros (1.442 dólares) por libro digitalizado sin su permiso.

El escritor Juan Madrid considera que "las sociedades desarrolladas son subdesarrollantes"

Santander, 23 ago (EFE).- El escritor malagueño Juan Madrid ha considerado hoy que la novela negra es la que mejor define a la sociedad actual, que tiene en la corrupción y el robo parte de su idiosincrasia.

"Las sociedades desarrolladas son subdesarrollantes" ha sentenciado Juan Madrid, para quien la novela es una "propuesta de mirada al mundo", por lo que, a su juicio, "quiera o no el escritor, cualquier texto literario es político", porque "encierra una visión determinada del mundo y de las relaciones sociales".

Juan Madrid opina que "toda novela es social" y se distancia de las "novelas de enigmas" que, según confiesa, no le interesan nada.

"Es muy difícil saber qué es alta y baja literatura", ha opinado Madrid, protagonista hoy de los "Martes Literarios" de la UIMP, donde hablará sobre su obra y que agradece por la oportunidad que le brinda para reflexionar sobre su "propio trabajo" y para apartarse de la "rutina voluntaria" de estar "todo el día escribiendo".

Desde que escribió "Un beso de amigo" (1980), Juan Madrid ha publicado "entre 46 y 49 libros". "Me lo tomo muy en serio", explica el autor, quien dedica a la escritura "nueve horas diarias".

Para Madrid la novela más que una "cuestión de lenguaje" es un género que "permite investigar sobre la naturaleza del ser humano" y también una "interpretación del mundo".

Juan Madrid, quien ha ejercido el periodismo durante más de treinta años, ha destacado que esta profesión le ha ayudado en su faceta de novelista, tanto para distinguir con presteza lo importante de lo superfluo, como para "saber cual es el final", porque, según ha hecho hincapié, "para escribir algo tienes que saber cómo termina".

No obstante, también ha sido crítico con el periodismo que se practica en la actualidad, al señalar que los medios de comunicación son "como bandas disputándose una ciudad". "No dan información y por eso regalan vajillas o sartenes", ha añadido el escritor.

De ahí que se sienta más a gusto en la novela que, además de para entretener, a su juicio sirve para "librarnos de la tiranía de los discursos únicos".

Preguntado por sus proyectos, ha señalado que "siempre" tiene un "próximo libro a publicar", pero no ha querido adelantar nada sobre él porque "da mala suerte contarlo".


EEUU: Incendio daña casa de "A sangre fría"

HOLCOMB, Kansas, EE.UU. (AP) — La casa rural del sudoeste de Kansas donde cuatro miembros de una familia fueron asesinados en 1959, y que dio lugar a la célebre novela "In Cold Blood" de Truman Capote, resultó dañada por un incendio, se informó el lunes.

El jefe de bomberos de Garden City, Allen Shelton, dijo que el incendio comenzó el domingo por la noche en un dormitorio de la planta alta, probablemente por causa de un cigarrillo mal apagado. Los bomberos pudieron contener las llamas, pero la causa fue dañada por el humo y el agua.

La casa fue el escenario de la masacre de Herbert Clutter, un destacado agricultor y líder comunitario, su esposa Bonnie Mae Fox y sus hijos, Kenyon de 15 años y Nancy de 16.

La cacería de sus asesinos, Dick Hickock y Perry Smith, atrapó la atención de todo el país. Ambos murieron en la horca en 1965.

Capote inició las investigaciones para su libro poco después de los asesinatos, mientras los asesinos seguían prófugos. Una vez atrapados éstos, pudo entrevistarlos en la cárcel. Lo publicó después de la ejecución.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Borges protagoniza hoy la portada de Google por su 112 aniversario

Madrid, 24 ago (EFE).- Borges hubiera cumplido hoy 112 años y Google, el navegador estrella de Internet, le rinde homenaje con un 'doodle', el logo especial que coloca en su página de portada, en el que se ve una imagen del escritor argentino de espaldas, observando su inmenso mundo narrativo.

Un sueño laberíntico que invita a los internautas a viajar por ese mundo fantástico del autor de "El Aleph" poblado de símbolos, como la biblioteca, los espejos, las escaleras, el juego del doble y los signos.

Una imagen en color del mítico autor argentino que es todo un cuento para recordar a uno de los escritores mas importantes del siglo XX, un clásico que miró hacia el futuro, como ya lo dejó escrito en "El libro de arena" y que indagó en el mundo de los sueños.

El pasado 14 de junio se cumplieron los 25 años de la muerte del escritor, que ocurrió en Ginebra en 1986. Una efeméride que se celebró con proyecciones, charlas y coloquios en España y en América, y con la instalación de un laberinto en la isla de San Giorgio en Venecia, ciudad que amó el autor de "Ficciones".

Hoy, el 112 cumpleaños de Borges, que para extrañeza del mundo no fue premiado con el Nobel de Literatura, también será recordado en Buenos Aires, ciudad en la que nació.

Por quién doblan las campanas

“—¿Va usted algunas veces a Segovia?
—¡Qué va! ¿Con mi cara? Esta cara es demasiado conocida. ¿Qué te parecería si fueras tan fea como yo, guapa? —preguntó la mujer de Pablo a María.
—Tú no eres fea.
—Vamos, que yo no soy fea. Soy fea de nacimiento. He sido fea toda mi vida. Tú, inglés, que no sabes nada de mujeres, ¿sabes lo que se siente cuando se es una mujer fea? ¿Sabes tú lo que es ser fea toda la vida y sentir por dentro que una es guapa? Es algo muy raro —dijo, metiendo el otro pie en el agua y retirándolo rápidamente—. ¡Dios, qué fría está! Mira la pajarita de las nieves —dijo, señalando con el dedo un pájaro, parecido a una pequeña bola gris que revoloteaba de piedra en piedra remontando el torrente—. No es buena para nada. Ni para cantar ni para comer. Todo lo que sabe hacer es mover la cola. Dame un cigarrillo, inglés —dijo, y, tomando el que le ofrecía, lo encendió con un yesquero que sacó del bolsillo de su camisa. Aspiró una bocanada y miró a María y a Jordan.
—Esta vida es una cosa muy cómica —dijo, echando el humo por la nariz—. Yo hubiera sido un hombre estupendo; pero soy mujer de los pies a la cabeza y una mujer fea. Sin embargo, me han querido muchos hombres y yo he querido también a muchos. Es cómico. Oye esto, inglés, es interesante. Mírame; mira qué fea soy. Mírame de cerca, inglés.
—Tú no eres fea —dijo Robert tuteándola sin saber por qué.
—¿Qué no? No quieras engañarme. O será —y rió con su risa profunda— que empiezo a hacerte impresión. No, estoy bromeando. Mira bien lo fea que soy. Y sin embargo, una lleva dentro algo que ciega a un hombre mientras el hombre la quiere a una. Con ese sentimiento se ciega el hombre y se ciega una misma. Y luego un día, sin saber por qué, el hombre te ve tan fea como realmente eres y se le cae la venda de los ojos, y pierdes al hombre y el sentimiento. ¿Comprendes, guapa? —Y dio unos golpes en el hombro de la muchacha.
—No —contestó María—; no lo entiendo; porque tú no eres fea.
—Trata de valerte de la cabeza y no del corazón, y escucha —dijo Pilar—. Os estoy diciendo cosas muy interesantes. ¿No te interesa lo que te digo, inglés?
—Sí, pero convendría que nos fuéramos.
—¿Irnos? Yo estoy muy bien aquí. Así, pues —continuó diciendo, dirigiéndose ahora a Robert Jordan, como si estuviese hablando a un grupo de alumnos (se hubiera dicho casi que estaba pronunciando una conferencia)— que al cabo de cierto tiempo, cuando se es tan fea como yo, que es todo lo fea que una mujer puede ser, al cabo de cierto tiempo, como digo, la sensación idiota de que una es guapa te vuelve suavemente. Es algo que crece dentro de una como una col. Y entonces, cuando ha crecido lo suficiente, otro hombre te ve, te encuentra guapa, y todo vuelve a empezar. Ahora creo que he dejado atrás la edad de esas cosas; pero podría volver. Tienes suerte, guapa, por no ser fea.”


Ernest Hemingway
Por quién doblan las campanas

Ética para Amador (Fragmentos)

“Seguro que recuerdas la película Frankenstein, interpretada por ese entrañable monstruo de monstruos que fue Boris Karloff. Intentamos verla juntos en la tele cuando eras bastante pequeñajo y tuve que apagar porque, según me dijiste con elegante franqueza, «me parece que empieza a darme demasiado miedo». Bueno, pues en la novela de Mary W. Shelley en la que se basa la película, la criatura hecha de remiendos de cadáveres hace esta confesión a su ya arrepentido inventor: «Soy malo porque soy desgraciado». Tengo la impresión de que la mayoría de los supuestos “malos” que corren por el mundo podrían decir lo mismo cuando fuesen sinceros. Si se comportan de manera hostil y despiadada con sus semejantes es porque sienten miedo, o soledad, o porque carecen de cosas necesarias que otros muchos poseen: desgracias, como verás. O porque padecen la mayor desgracia de todas, la de verse tratados por la mayoría sin amor ni respeto, tal como le ocurría a la pobre criatura del doctor Frankenstein, a la que sólo un ciego y una niña quisieron mostrar amistad. No conozco gente que sea mala de puro feliz ni que martirice al prójimo como señal de alegría. Todo lo más, hay bastantes que para estar contentos necesitan no enterarse de los padecimientos que abundan a su alrededor y de algunos de los cuales son cómplices. Pero la ignorancia, aunque esté satisfecha de sí misma, también es una forma de desgracia...

Ahora bien: si cuanto más feliz y alegre se siente alguien menos ganas tendrá de ser malo, ¿no será cosa prudente intentar fomentar todo lo que posible la felicidad de los demás en lugar de hacerles desgraciados y por tanto propensos al mal? El que colabora en la desdicha ajena o no hace nada para ponerle remedio... se la está buscando.”


Fernando Savater
Ética para Amador