Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

sábado, 29 de mayo de 2010

¿Dios no existe?

En una ocasión, el escritor español, Miguel de Unamuno sostuvo una conversación por escrito con un amigo de Chile, donde este último le manifestó que algunos oriundos le preguntaron, ¿Cuál es la religión de este señor Unamuno? En una respuesta, no volátil, ni menos pensada, Unamuno comenzó a redactar, lo que es hoy día Mi religión uno de sus ensayos, donde él expresa cual es su sentir hacia la religión. Escrito con una profunda convicción del accionar ideológico de ser humano, con el cual establece la desintegración de la pereza, tanto individual como en orden religioso, para traer a colación las perezas espirituales del que huye de la crítica o escéptica. El sostiene: “Escéptica digo, pero tomando la voz escepticismo en su sentido etimológico y filosófico, porque escéptico no quiere decir el que duda, sino el que investiga o rebusca, por oposición al que afirma y cree haber hallado. Hay quien escudriña un problema y hay quien nos da una formula acertada o no, como solución de él”

Como Unamuno, igual pretensiones tiene Christopher Hitchens en su libro y podríamos decir en los demás libros escritor por él: ¿Dios no existe? Donde aplica todo su esfuerzo de investigación argumentativa a favor del ateísmo y donde especifica la labor de conciencia y memoria. “La prehistoria de nuestra especie está sembrada de episodios de ignorancia y de calamidad que se repiten como una pesadilla, y a los que la religión no solo ha atribuido explicaciones falsas, son falsos culpables”

El libro ¿Dios no existe? Es una mezcolanza de poesía, ensayos y novelas sobre el pensamiento ateo desde la antigüedad clásica hasta la actualidad, donde promueva la reivindicación de otra forma de pensar en sociedades con miramientos adversos y hasta egoísta del disentimiento. “A los no creyentes siempre nos dicen lo mismo: que está pasado de moda despotricar contra las sandeces y crueldades primitivas de la religión, puesto que a fin de cuentas vivimos en una época ilustrada, donde ya no queda nada de las antiguas supersticiones”

De por sí, el titulo es un alegato contra la religión, donde en cada uno de sus capítulos, que son textos de escritores que escriben respecto a la religión, descarga en un lenguaje provocativo, los sinsabores, las contradicciones, las incongruencias, las apariencias hipócritas de los hacedores de religión, la mal instrumentalización para dogmatizar con evidencias sus supuestos de fe y doctrina. El aspecto discursivo de la tinta dejada en este escrito logra dejar en claro su ateísmo militante, donde puede causar cierta indiferencia a quienes le sirve el sombrero sus propuestas fundamentales y racionales.

Según Christopher Hitchens, la religión, cualquiera, no sólo es amoral, sino positivamente inmoral. Y esto no debe buscarse sólo en el comportamiento de sus fieles sino también en los preceptos que podemos leer en sus manuales de comportamiento. Sus delitos son, fundamentalmente: presentar una imagen falsa del mundo para los ingenuos y los crédulos, la doctrina del sacrificio de sangre, la doctrina de la expiación, la doctrina de la recompensa y/o el castigo eterno y la imposición de tareas y normas imposibles. Aunque en su escrito se nota no tan reacción contra los hacedores de religión, con el cual sostiene que es partidario de los estudios de la religión, porque tanto la cultura como la educación implica respecto a la tradición y sus orígenes, y porque los textos religiosos que nos han llegado hoy día figuran fundamento literario.

Siendo una antología de textos del ateísmo, ¿Dios no existe? Encontraremos textos que desde la categoría de Baruch Spinoza, John Stuart Mill, George Eliot, Martin Gardner, Charles Templeton, Albert Einstein, Bertrand Russell, Carl Sagan, Lucrecio, Thomas Hobbes, entre otros exponentes.

Doy por terminado esta breve descripción con las palabras encontrada se encuentra en dicho libro: “Christopher Hitchens sigue defendiendo la magnificencia de un universo sin Dios con esta antología, la primera en su género, de las voces más influyentes, de la actualidad y del pasado, que han contribuido a su argumentación en el debate sobre Dios….”

Sin temor, denle para allá, que el tipo no muerde, ahora si te pones de prepotente en querer maltratarlo con argumentos a la ligera, te aseguro que saldrás corriendo. Una broama, solo eso.

jueves, 27 de mayo de 2010

El hombre humanizado. Antropología estructural

Es costumbre de los antropólogos explicar la humanización de la sociedad o del hombre a través de las técnicas que adquiere el homo sapiens en el acontecer del tiempo. Con el tiempo las técnicas facilitaron el cambio de la socialización de este con su yo más cercano, que es otro hombre, sin importa sus aspectos biológicos o fenotípicos que lo hermanan. En la obra de Heinrich Rombach, matemático, físico y filosofo a temprana edad en su ciudad natal, Frigurgo de Brisgovia y alistado de la segunda guerra mundial en las campañas de África y Rusia; El hombre humanizado. Antropología estructual, nos permite avecínarnos a la concepción del ser humano de Rombach, considerarse unos de los mejores textos logrados para conocer su filosofía.

Podríamos decir, que este escritor es una de las piezas más originales e interesantes de la reflexión filosófica del siglo XIX. Sus estudios filosóficos estaban amparados en la filosofía de Martín Heidegger,del cual era alumno, pero a raíz de la expulsión de venia legendi a Martin Heidegger por la colaboración con el régimen nacionalsocialista, tuvo que girar sus estudios a Max Muller, Eugen Fink y Wilhelm Szilasi. A raíz de las contrariedades que venía exteriorizándose en Alemania sus estudios se centraron mas en las culturas asiáticas, por tal razón se le conoce más en Japón y Corea que en la mayoría de los países de Europa occidental, incluso en su país natal.

El hombre humanizado, Antropología estructural, es su primer libro traducido al español, donde expone la realidad humana como un acontecimiento concreativo, donde participan todos los seres humanos como individuos y como comunidad. Es la obra de madurez donde sabiamente supera el punto de partida inicial de su periplo intelectual y alcanza en la praxis antropológica nuevos horizontes, donde confluyen lo estructural y lo histórico, lo fundamental y lo contingente, el arte y la técnica. “la filosofía rombachiana es la realización comunicativa de una experiencia que es teórica y biográfica al mismo tiempo: ojo del hombre transforma las cosas, las cosas transforman el ojo del hombre” La propuesta de este de una nueva ontología estructural se cuela a través de una fenomenología y se concretiza en ella; fenomenología que tiene como objetivo la visualización de la dinámica autogenética de lo real. “La propectividad es el realismo de la percepción. Allí donde se dan datos prospectivos como prospectivas, se dan las cosas como cosas; objetividad, impresiones reales”.

“El ser humano no es un lugar especial de la naturaleza, sino que es solo el lugar donde deviene de forma especial lo que sucede en la naturaleza de forma general, a saber, que las distintas formaciones de la voluntad vital de la naturaleza solo incentivadas y obligadas a la liberar las propias fuerzas de superación”. En el prologo que realiza el mismo autor del libro expresa que dicho texto intenta sentar un principio para una antropología filosófica que tenga en cuenta el futuro, no de una descripción del hombre tal como existe hoy día (su deceso ocurre en 2004), sino de las posibilidades futuras del hombre. Propone como transformación del hombre un cambio en el ser del hombre, donde tiene como base fundamental la historia, la historia del ser. En un lenguaje claro y sencillo nos lleva por toda su filosofía dándonos a entender que la historia del ser del hombre es al mismo tiempo la historia de su naturaleza.

La estructura del libro está concentrada en seis capítulos: 1. La evolución de las imágenes del hombre; en este punto temas como el hombre e imagen del hombre, la antropología de la substancia en la concepción griega de la esencia, el concepto cristiano de persona como paso siguiente en la antropología de la substancia, los fundamentos de la antropología del sistema y su primera expresión, entre otros temas. 2. La antropología estructural, donde encontraremos temas como: La situación histórica al final del pensamiento sistemático, las contradicciones elementales de los sistemas sociales, el cambio radical, el paso mas allá del hombre, la hermética, la concreatividad , entre otros. 3. El fenómeno básico de la situación donde no estaremos a las manos de: La estructura de los fenómenos básicos, La inevitabilidad de la situación, la predisposición por la situación, permanencia y continuidad, El acercamiento, El sentido, La identificación y Las estructuras más profundas y lo mas externo. 4. La fenomenología de la situación en Jaspers, Sartre y Heidegger. 5. El fenómeno básico del actuar. 6. El hombre humanizado.

Los últimos capítulos a mi entender son los que más se acercan al objetivo establecido por el filosofo. Como trata la interioridad, ver y entender, el sentido e interpretación, el logro y el fracaso, la libertad, el tiempo y ser, la nada y la razón, entre otros puntos los desarrolla de manera eficaz. Ahí le va mi recomendación.

“Los fenómenos de fe se convierten, por ejemplo, en proceso de sumisión o, en el mejor de los casos, en productos artificiales para embellecer la existencia”.

miércoles, 26 de mayo de 2010

La esencia del Cristianismo

De entrada, La esencia del Cristianismo del teólogo, filosofo, antropólogo, biólogo y crítico de la religión Ludwig Andreas Feuerbach (1804-1872), quien siendo docente en la Universidad de Erlangen generó un escándalo por su obra anónima Pensamiento sobre la muerte y la inmortalidad, me dio el mariposeo de ser uno de esos libros que había esperado leer durante mis cojes y dejas de mi biblioteca, pues fueron muchas las veces que deje posar mis huellas sobre el libro, pero siempre había otro que me llamaba, no porque lo veía menos interesante, sino porque cuando un libro te llama, corre que algo te quiere decir, y por tal razón lo dejaba para mas luego, pero le llego el momento.

El renombrado padre intelectual del humanismo ateo contemporáneo, llamado también ateísmo antropológico, se había formado en la teología luterana en Heidelberg, donde mas luego se traslado a Berlín a estudiar teología con Schleiermacher y filosofía con Hegel. Qué se podríamos espera de este hombre que estaba bajo la sombra de dos grandes en sus respectivas áreas, escribir, el cual desde su desarrollo intelectual ya proponía que la inmortalidad es una creación humana y que es germen vislumbrado de la antropología de la religión.

Una vez iniciado el viaje en el tren: La esencia del Cristianismo nos da la sensación de encontrarnos con un escritor que nos dará las pautas implícitas sobre la esencia del cristianismo, porque con toda sinceridad, me pareció una manzana el libro. Feuerbach es uno de estos escritores que no se desligas de lo que cree, tal como había generado una escándalo con un libro anónimo, podríamos decir, que con este libro vino a pasarle un paño “tibio”, el cual no se percibió, pues fue tildado de anticristiano, pues en ese libro polémico (Pensamientos sobre la muerte y la inmortalidad) asume las tendencias panteístas del antiguo profesor Hegel, pero mucho menos obviando las de Schelling y la Naturphilosophie donde incluso se puede apreciar una inversión del esquema de la Fenomenología de Hegel. El planteamiento de Feuerbach ve la inmortalidad como una no-correspondencia del individuo, sino de la especie.

El libro La esencia del Cristianismo esta estructurado en dos partes, pero precedido por los dos primeros capítulos que tratan sobre: La esencia del hombre en general y La esencia de la religión en general. Podríamos decir, que estos dos capítulos encierran hacia dónde van los demás capítulos, establecen cual es su afinidad ideológica o creencia, principalmente pues el primer capítulo nos muestra la trinidad divina en el hombre y donde descansa la diferenciación entre hombre y animal, donde la base principal de dicha diferenciación está sellada por la conciencia que dispone el hombre y no el instinto de los animales. “Donde hay consciencia, allí existe la aptitud para la ciencia” “en el sentido estricto, solo se encuentra (conciencia) allí donde un ser tiene como objeto su propia esencia, su propio genero” “Dios es la esencia objetivada del hombre, y sólo a través del objeto (Dios) el hombre es consciente de sí mismo. Pero este objeto es religioso porque es objeto del sentimiento en el hombre (lo único que se puede objetivar y definir como esencia del hombre es la naturaleza del sentimiento; Dios es el sentimiento puro, ilimitado y libre)”

La primera parte es denominada: La esencia verdadera, es decir, antropología de la religión. Esta parte nos da un paseo filosófico por: Dios, como esencia del entendimiento, donde establece una marcada división entre el hombre y su propia esencia (Dios), y encierra la esencia (Dios) como la esencia objetivada del entendimiento. Dios como esencia moral, es otro de los capítulos que dan lugar a esta parte, entre otros capítulos que van dirigido a: el misterio de la encarnación, el misterio de Dios que sufre, el misterio de la trinidad, de los logos, del principio de la creación, de la providencia. De la fe, de la resurrección, entre otros.

La segunda parte: La esencia falsa o sea la teología de la religión. Es el capítulo más negativo, como el mismo autor lo establece, por lo referente a la esencia inhumana de la religión. Esta segunda parte tiene el mismo objetivo al anterior, demostrar que el contenido y objeto de la religión es totalmente humano, que el misterio de la teología es la antropología, que el misterio del ser divino es la esencia humana. El autor trata de probar la tesis en una dirección diferente, pues antes se constataba que los principales elementos y misterios que configuran a la religión cristiana tienen su origen en la misma esencia humana, ahora se mira a la religión, concebida al modo usual, edificada sobre contradicciones. Esta segunda parte muestra las divergencias entre los predicados teológicos y los predicados antropológicos donde establece una certeza falsa. El punto de vista esencial de la religión, las contradicciones en la existencia de Dios, las contradicciones en la revelación de Dios, de la trinidad, de los sacramentos, de entre la fe y el amor, entre otros capítulos más dan cierre al libro.

Como en este mundo se dan todo los casos, a mi entender este libro es excelente, claro habrán algunas personas que de entrada tendrán un espíritu crítico-destructivo y hasta de menosprecio, donde no vemos la crítica, como una solución al problemas, sino como punto de agudización de la crítica , aquí podría hablarse de ese espíritu egoísta que hace mención Feuerbach de los judíos y muchos cristianos de decir que su Dios es el verdadero y que los demás son fantasías, caminos desviados y errores apreciativos de una real adoración a un ser divino como Dios , que no dan espacio a dejar fluir un estudio bien sabido de lo tratado, tema este también tratado en el libro. Lo importante es el jugo de la naranja y no el bagazo, lo inservible del producto.

Amennnnn……

sábado, 22 de mayo de 2010

Un ratón se cuela de nuevo

Los estrictos controles que acompañan a las comparecencias del mandatario de EE.UU., Barack Obama, parecen no funcionar con un invitado indeseado, un pequeño ratón de campo que se pasea a sus anchas por la Casa Blanca y que parece haberse aficionado a los discursos presidenciales.

Ayer, por segunda vez en pocos días, un roedor salió a pasear por los jardines de la residencia oficial en medio de un importante discurso de Obama sobre la reforma financiera y los controles de Wall Street.

Ajeno a los focos y flashes de las cámaras, el
ratoncillo recorrió los escalones de mármol situados bajo el podio presidencial, desde el que Obama se dirigía a la nación sin percatarse aparentemente del invitado inesperado.

Pero no es la primera vez que ocurre en la Casa Blanca. Hace solo unos días, el mismo ratón o quizás un familiar atravesó el jardín de la Rosaleda en el mismo momento en que Obama hablaba a la nación sobre el desastre del derrame de crudo en el Golfo de México.

Tampoco es la primera vez que una criatura le roba protagonismo al mandatario estadounidense. El año pasado, durante una entrevista con CNBC, una mosca comenzó a molestar a Obama quien, con una destreza sorprendente, la mató de un manotazo.

De momento, se desconoce si la Casa Blanca ha tomado ya medidas contra la presencia de roedores y si planean conceder a Bo, el perro de aguas portugués de los Obama, la compañía de un gato.

viernes, 21 de mayo de 2010

Hoy le tocó al toro


A los amantes del taurismo es comun escucharlo decir en un lenguaje muy bien de ellos, palabras como: abanto, es decir, que el toro que acude a las suertes de modo receloso y cobarde, agujas: la parte mas alta de lomo del toro, derrote: el golpe que tira el toro con las astas levantando la cabeza entre otros cientos de palabras, que vienen a darle a los que le gusta de esta práctica, deporte, gozo, que sé yo, cuanta vaina que se le ocurra a ellos llamarle, claro no estoy de acuerdo con esta práctica, ¿que culpa tienen estos toros?, qué hicieron ellos cuando entran en ese círculo del temor, de la muerte y temor para los pobres indefensos toros y pobres para aquellos que estan en la arena, tanto, para el torero como para unos payasos, que en algunas ocasiones he visto.

El taurismo es una de las prácticas mas crueles que el hombre se haya inventado contra los animales, sabemos que hay peleas de gallos, peleas de perros y hasta peleas de peces, asi como lo ves, peleas de peces, sobre todo en mi pais, donde recuerdo, que cuando pequeño, ese era el pasatiempo de muchos chamaquitos, donde hasta apostaban sus pequeños recursos que sus padres le daban, pero sin saber en muchas de las ocaciones sus padres, que era para esta practica.

Ahora, todas estas prácticas que no son mas que el producto de entretener algunos falto de quehaceres, yo quisiera ver el día, donde los papeles se inviertan, que sean los torros que tenga el papel protagonico, no es que quiero que se ..... los toreros, pero la ..... cuando estas personas con toda la maldad en sus brazos clavan esas lanzas o espadas que sé yo, esas vainas que utilizan para maltratar a esos indefensos toros.

No es que me goce con lo que le paso a Julio Aparicio, pero contrales, la ...... cuando estos tipos LE ENTRAN, a estos toros, hoy les toco al torero ser la victima, mi deseo es que se mejore, pero contrale denle un descanso a los toros, a los perros, a los peces y otros tantos animales que sufre por la imperdonable mano del hombre.

Ya esta bueno.......

domingo, 16 de mayo de 2010

La esencia del cristianismo

"Si yo soy absolutamente malo, es decir, malo por naturaleza y por esencia, si yo no soy santo, ¿cómo puede ser lo bueno y lo santo un objeto para mí ya sea que este objeto sea intríseco o extrínseca con respecto a mí? Si mi corazon es malo, si mi inteligencia es corrupta, ¿cómo puedo yo sentir como puedo yo percibir en un cuadro algo hermoso si mi alma es una maldad estética?"
Ludwig Feuerbach