Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

miércoles, 22 de septiembre de 2010

¿Dios creó al hombre o el hombre creó a Dios?

1er. parte

Si usted cree en Dios o, en general, en alguna forma de ente místico, sepa que la inmensa mayoría de la humanidad está en su mismo bando. Si por el contrario no es creyente, es usted, en términos estadísticos, un raro. Si la demostración de la existencia de Dios se basara en el número de fieles, la cosa estaría clara. No es así, aunque en lo que respecta a este artículo eso es, en realidad, lo de menos. Creyentes y no creyentes están divididos por la misma pregunta: ¿Cómo pueden ellos no creer/creer (táchese lo que no corresponda)? Este texto pretende resumir las respuestas que la ciencia da a ambas preguntas.

Si usted cree en Dios o, en general, en alguna forma de ente místico, sepa que la inmensa mayoría de la humanidad está en su mismo bando. Si por el contrario no es creyente, es usted, en términos estadísticos, un raro. Si la demostración de la existencia de Dios se basara en el número de fieles, la cosa estaría clara. No es así, aunque en lo que respecta a este artículo eso es, en realidad, lo de menos. Creyentes y no creyentes están divididos por la misma pregunta: ¿Cómo pueden ellos no creer/creer (táchese lo que no corresponda)? Este texto pretende resumir las respuestas que la ciencia da a ambas preguntas.

No es ni mucho menos un tema de investigación nuevo, pero ahora hay más herramientas y datos para abordarlo, y desde perspectivas más variadas. A sociólogos, antropólogos o filósofos, que tradicionalmente han estudiado el fenómeno de la religión o la religiosidad, se unen ahora biólogos, paleoantropólogos, psicólogos y neurocientíficos. Incluso hay quienes usan un nuevo término: neuroteología, o neurociencia de la espiritualidad. Prueba del auge del área es que un grupo de la Universidad de Oxford acaba de recibir 2,5 millones de euros de una fundación privada para investigar durante tres años "cómo las estructuras de la mente humana determinan la expresión religiosa", explica uno de los directores del proyecto, el psicólogo evolucionista Justin Barrett, del Centro para la Antropología y la Mente de la Universidad de Oxford.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Y por qué me dejaste?

No es que estaba muerto, ni mucho menos de parranda. Con las tantas tareas que el ser humano debe lidiar a diario: familia, trabajo, y múltiples faenas, se hace cuesta arriba mantenerse constantemente escribiendo, dejando saber las ocurrencias que en términos literarios uno pueda expresar a través de este medio, se le hace dificil.

A diario doy mi vuelta a ver si aun vive el blog, pero ni tonto y ni pendejo, él me dice, pero h.... p.... cuando es que va a dejar algo en mi. A veces no le doy respuesta, pero le doy toda la razon él, claro solo él exiges, pero no ve las tantas cosas que tengo encima, pero no se queda callado, respenden, ¿y entonces para que comenzaste esta vaina, si iba a tener, no año sabatico, sino los 7 sabáticos?, a lo cual una vez mas tengo que dejar correr el silencio.

Una vez mas estamos de vuelta, vamos a ver que le traigo en la próxima entrega. En mi vida nunca había estado tan resagado en la lectura, he tenido un receso sumamente extenso, pero estamos tomando la riendas, para traerle un comentario de algún que otro libro. De los libros que aparecen en la Conspiración, ya he leído algunos, pero el tiempo escrito, ahí es que esta el asunto, pero no hay excusa.

Que la pasen bien, nos vemos.