Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

sábado, 22 de agosto de 2009

La guerra digital por el libro


Amazon, Microsoft y Yahoo se unen contra la digitalización de libros de Google


Si no puedes con el enemigo, organiza una buena coalición y ve a por él. Amazon, Microsoft y Yahoo planean formar una alianza para oponerse a un probable acuerdo que dará a Google los derechos para comercializar copias digitales de millones de libros, según informa The New York Times. El acuerdo entre Google y los grupos que representan a los autores y los editores, que está pendiente del beneplácito de los tribunales, ha concitado la oposición de varios sectores del mundo del libro. Incluso el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha abierto una investigación para determinar si el acuerdo infringe la ley antimonopolio.

La alianza anti Google ha sido bautizada como Open Book Alliance , y Microsoft, Amazon y Yahoo! ya han acordado unirse a ella, según ha señalado a The New York Times el abogado especializado en legislación antimonopolio Gary L. Reback, que asesora a las tres compañías. El propio Reback lidera el grupo (surgido en parte comon respuesta a Google Book Search ) junto a Internet Archive, una organización sin ánimo de lucro muy crítica con el proyecto de Google, y planea llevar el caso ante el Departamento de Justicia argumentando que lesiona la libre competencia. Además, los miembros de la coalición emprenderán demandas de manera independiente.

El acuerdo confiere a Google una injusta inmunidad sobre derechos de autor para ofrecer futuros servicios sobre libros digitales que dará al buscador una hegemonía con la que el restos de empresas no podrán rivalizar, según advierte un amplio grupo de autores, bibliotecarios, editores y defensores de la privacidad. "El acuerdo [de Google] tiene consecuencias enormes y de largo alcance para la libre competencia, de las que la gente empieza a darse cuenta", ha señalado al rotativo estadounidense el letrado Reback, el mismo que en los años noventa impulsó el caso que tramitó el Departamento de Justicia contra Microsoft por sus prácticas monopolísticas. El propio Reback ha anunciado que varias asociaciones de bibliotecas y grupos de autores piensan unirse a la coalición. Microsoft y Yahoo ya han confirmado que se unirán, mientras que Amazon ha rehusado hacer comentarios, aunque su presidente, Jeffrey P. Bezos, criticó el plan de Google a principios de verano.

La coalición busca "desarrollar manifiestos públicos y documentos" que identifiquen la implicaciones antimonopolio del acuerdo así como otras cuestiones, como por ejemplo si protege la privacidad de los usuarios, según ha señalado al Wall Street Journal Peter Brantley, cofundador de Internet Archive, un proyecto para crear una biblioteca digital de sitios de Internet.

Pacto con viejos enemigos

El buscador cerró el acuerdo con el Authors Guild (asociación de autores) y la Asociación de Editores Americanos (Association of American Publishers ) en octubre de 2008. Las dos entidades habían demandado a Google por violar los derechos de autor en 2005, a raíz del plan de la compañía de digitalizar millones de libros de bibliotecas. El nuevo acuerdo puso en marcha un mecanismo para que Google, junto a un registro operado por autores y editores, mostrara y vendiera millones de libros on line.

Las tres partes del acuerdo lo elogiaron como un gran bien público, y argumentaron que permitiría hacer que millones de libros descatalogados volvieran a estar disponibles ampliamente on line y en bibliotecas de todo el país. Además, añadieron que también ofrecería nuevas vías para que millones de autores obtuvieran beneficios de las copias digitales de sus libros, y que otras empresas pudieran cerrar acuerdos similares al que logró Google mediante este pacto.

sábado, 1 de agosto de 2009

Mambrú se fue a la guerra. ¿y tu?

Recuerdo que siendo niño, claro con esto no tendremos que irnos a los tiempos prehistóricos, ni tan poco a imaginarnos qué edad tendrá quien escribe. Pero, recuerdo en mi etapa que ya empezaba a tataratear canciones, sobre todos esas canciones que de algún modo fueron creciendo con uno, hasta hacernos lo que somos hoy, a jugar con soldaditos, ya sean hecho de madera o arcilla, y en algunos caso soldaditos de plástico.

Por lo general, todo en la vida tuvo un inicio, que fue en el transcurso transformándose en lo que es hoy día, y ese inicio es el caso de esa canción popular muy conocida "Mambrú se fue a la guerra que dolor, que dolor que pena, Mambrú se fue a la guerra y no sé cuando vendrá". Esta canción tuvo su origen, aunque algo risible, pero con un gran componente histórico. Fue compuesta por los franceses durante la Guerra de Sucesión Española, conflito extraterritorial por la sucesión al trono de España, tras la muerte de Carlos II, que poseyó la corona desde 1701-1713, a sabienda de la resistencia de Cataluña hasta 1714 y Mallorca hasta 1715, saldandose con la instauración de la Casa de Borbón en España. Fue mas bien una guerra civil entre borbornicos y austriacistas de la estirpe de los antiguos reinos hispánicos de Castilla y de la corona de Aragón. Las últimas sombras se extiguieron hasta 1744 con la capitulación de Mallorca ante las fuerzas de Felipe V.

Volviendo al tema de Mambrú, al dar por muerto a su protagonista, John Churchill, duque de Marlborough (1650-1722) hombre ligado a las armas y a la política, teniendo como escenario el reinado de cinco monarcas ingleses, entre mediado del siglo XVII y principios de siglo XVIII y siendo un antepasado de Winston Churchill. De él procede la canción popular "Mambrú se fue a la guerra...", todo por la deformación de la fonética de su apellido.

Los primeros en cantarla fueron los soldados franceses, quienes no sabiendo pronunciar el apellido de Marlborough, vino a transformarse en Mambrú. Esta canción en transcurso de tiempo fue carcomida por el olvidada, pero no fue hasta que fue rescatada por la nodriza del Delfín de Francia, que había sido contratada por María Antonieta, esposa de Luis XVI. Al tiempo todos los que pasaban por el palacio del Versalles acababan cantándola, y es de ahí que pasa a la Corte española a través de los Borbones. El resto es historia patria...