Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

sábado, 15 de noviembre de 2008

Eres Cínico y Perro

En uno de los periplos de Alejandro Magno, específicamente, en Corinto, en su avidez de conquistar todos aquellos lugares donde concurriese algún ser humano, pasó unos días en dicha ciudad y para signo de él, colisionó con uno de los hombres, que por esta ciudad del Peloponeso en Grecia y la cual de una gran prosperidad desde la época clásica, reconoció como uno de los hombres más sabio de su tiempo se había enfrentado a su orgullo guerrero al punto de arrodillarse ante su sapiencia, hablamos de Diógenes el Cínico o el Perro.

De todas partes, políticos, estrategos, artistas y filósofos acudieron para admirar la intrepidez, arrojo y osadía del Joven rey, que recientemente había llegado a esta urbe, pero fue inolvidable para Alejandro Magno, que entre todas estas personalidades llegadas, en su deseo de atrapar y aprisionar una mirada o sonrisa del joven rey, solo faltaba uno, y era específicamente, Diógenes el Cínico o el Perro, pues este personaje sin ningún asombro y pasmo ante la llegada de uno de los más grandes conquistadores que la historia ha plasmado, hizo alarde de ostentación ante la presencia del Joven Macedonio.



Diógenes el Cínico o el Perro permaneció exánime junto a su tonel, recibiendo las alas abrasadoras del sol, en las inmediaciones al estadio, el cual esta junto a la entrada de la ciudad. Según los biógrafos de Alejandro Magno, extrañado y estupefacto este, se hizo llegar ante la presencia de Diógenes el Cínico o el Perro, e inmediatamente se entabló una plática, que pasó a la historia, como una de las conversaciones más propicia para hacer cambiar el corazón de un hombre, que cree que lo tiene todo y que todos deben humillarse ante ese hombre, aunque no prestó su entera disposición a la nobleza de este filósofo, pues su historia esta ahí escrita. Al llegarse él le dice:


- Yo soy el gran rey Alejandro.


- Y yo soy Diógenes el Perro- respondió el filósofo.


- ¿Por qué te has llamado el perro?


- Porque acaricio a los que me dan, ladro a los que no me dan y muerdo a los que son malvados.


- Pídeme lo que quieras y lo tendrás- dijo entonces Alejandro


- Lo que quiero es que te apartes de mi sol- respondió Diógenes


A lo cual el rey dijo a los que le acompañaban:


- Por Zeus, si yo no fuese Alejandro, querría ser Diógenes.


Qué sencillez envuelve a este filósofo, cuando en la actualidad nos creemos que lo tenemos todo, que somos la última gota que acaricia una hoja del desierto, después de una noche atesta de estrella bajo el sereno, que la soberbia, la arrogancia son tapiz inmovible de nuestras vidas, y que va, somos simples hombres, del cual somos prestamos de la muerte, que ante el mas simple pestañear, la oscuridad nos pasa rápido y nos levanta sin que nos demos cuenta y entonces si es que sucede, recuerda que el sentido de la vida era prepararse para estar muerto mucho tiempo.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Hasta donde llega la religión

Hace varios días en unos de los diarios de mayor circulación de España, me hice eco de un evento suscitado en Jerusalén, entre monjes ortodoxos griegos y armenios, donde se enredaron entre puñetazos, dentro de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, zona que ha sido considerado, el lugar de sacrificio y sepultara de Jesús, antes de resucitar, según la tradición cristiana. Dicho suceso dejo como consecuencia cuatro monjes detenidos por la policía israelí, pero observando un video, fueron tantos los golpes que se descargaron ambos grupos, que fue tan grande la vergüenza que me embargó, que no desvarío en pensar, a esta altura aun el hombre sigue retrepado en la religión, si es a que eso se llama religión, a este desabruto de estos religiosos. Toda la trifulca se originó, porque los griegos ortodoxos no fueron invitados al acto de conmemoración del descubrimiento en el siglo IV de la cruz en la que murió Jesús, por esta no invitación, los griegos se amotinaron entorno a la iglesia y dio inicio al enfrentamiento entre ambos grupos.

La historia esta plagada de este tipo de acontecimiento, donde “religiosos”, con el supuesto lábaro del cristianismo o amen creencias, manipulan los medios para justificar sus actos. Estos hechos son una clara advertencia de que la historia, en su referente religioso, es un círculo embriagador, donde el hombre que hace fila en la religión no termina de entender, que aunque crea en Jesús o cualquier otra personalidad, hay en su ser, en su interior un hombre que se llama orgullo, rencor, envidia, ira, avaricia, soberbia. Que esa ira, transformada en pasión arrebatadora, esa furia que de vez en cuando nos arrebata, nos convierte en verdaderas fieras. Ambos grupos enfrentados en apariencia se hacen notar como los demás, pero ante el más pequeño punzón o provocación reaccionan y muestran que son en realidad. No importando el tiempo que tenga en las filas del cristianismo, no te da la certificación de que eres mas papista que papa, que aunque seas el mas grande anacoreta de todos los tiempos no demuestra que tiene comprado el cielo, que el mejor acto de religión es reconocer primero que eres humano, ante todo, y no esconderte detrás de un hábito, de una Biblia haciéndote creer que eres el mas santo de todos. Cuan bella sería la vida sin dejamos a un lado las denominaciones religiosas y unifiquamos esfuerzo por transformar la humanidad a través de la enseñanza, de esa historia que a diario nos enseña algo nuevo, que “Lo peor fue que, esta guerra, las armas que habían sido tomadas en defensa de la religión aniquilaban toda religión” Castelnau, Memorias. Que nuestra religión se apropie en la búsqueda de la verdad, si es que esta existe.

Este enfrentamiento me recordó en algo a Jesús, cuando en el Templo convertido en mercado municipal, arrebató a los mercaderes sus mercancías, mostrando su naturaleza humana. Estos monjes expusieron el lado “oscuro” de su vida, claro, si es que es oscura esa pasión del alma que causa indignación y enfado. Si por no ser invitado a una conmemoración, imagínense estos grupos religiosos en una guerra religiosa, y no hablaremos de las grandes guerras religiosas que han parido la iglesia o cualquier otra institución con fines religiosos, pues lo cansaría, hablando de las cruzadas, de las guerras judaicas asociadas a la religión, de las luchas internas entre Papas, de los conflictos eclesiásticos que devastan la Europa del siglo XVI, de los enfrentamientos entres musulmanes y cristianos, de judíos y árabes.

Qué le parece, es necesario llegar a ese término en la actualidad, de que dos grupos que creyendo ser unísonos en la creencia de Dios, se estén enfrentando. Vaya, cuanto hemos avanzado….

lunes, 10 de noviembre de 2008

Monjes cristianos se agarran a golpes

No sólo se agarraron a golpes, sino que lo hicieron en uno de los lugares sagrados más importantes para el cristianismo: la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén.

¿Qué fue del concepto cristiano de poner la otra mejilla?

Eso seguramente se habrán preguntado algunos de los numerosos peregrinos que visitaban el sitio cuando tuvo lugar la pelea, en la que se enfrentaron monjes de la Iglesia Ortodoxa griega y la Iglesia Armenia.

La policía israelí tuvo que intervenir ante la trifulca e hizo varios arrestos.

Rivalidades y derechos en el sitio sagrado

Un religioso Armenio dijo que los miembros de la Iglesia Ortodoxa griega habían intentado que uno de sus compañeros ingresara al edículo, un antiguo relicario ubicado en el centro del templo sagrado donde, según la tradición, está la tumba de Jesucristo.

"Lo que ocurrió aquí fue una violación del status quo. Los griegos han intentado en numerosas ocasiones que uno de sus monjes entre a la tumba, pero no tienen derecho a hacerlo cuando los armenios están celebrando su festividad", declaró.

La Iglesia Armenia se preparaba entonces para la celebración de la Cruz, con la que conmemoran el descubrimiento en el siglo IV de la cruz en la que supuestamente se crucificó a Jesús.

"Protestamos pacíficamente, nos paramos aquí en el medio y declaramos que no abandonaríamos nuestra procesión hasta que nuestro guardián tuviera acceso al interior (del edículo). Esto no ocurrió y en ese momento la policía intervino", explicó por su parte un clérigo ortodoxo griego.

Seis denominaciones cristianas comparten el control de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Según informa el corresponsal de la BBC en Jerusalén, Wyre Davies, las disputas entre unos y otros clérigos cristianos son frecuentes. Lo extraño es que desemboquen en actos violentos como el de este domingo.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Leer y releer a Carlos Fuentes

Pretender abarcar en unas pocas páginas la creación novelesca de Carlos Fuentes es como intentar apresar con redes el agua del mar. El océano Fuentes es tan vasto como el de Balzac y tan elusivo y complejo como el de nuestro común maestro Cervantes. Es un tejido hecho con trozos de distintas telas que se integran no obstante en un armonioso conjunto; el laberinto y el círculo de Borges y Las mil y una noches; un incentivo y fascinador recorrido por el territorio de la lengua de España e Hispanoamérica.

Internarse en las páginas de sus novelas y relatos, desde La región más transparente -cuyo cincuentenario celebramos- a sus obras más recientes, equivale a recorrer un ámbito donde se entremezclan la realidad y la imaginación, la historia y los mitos, el viejo patrimonio oral de la humanidad y la audaz innovación artística. Las ramas no impiden ver el bosque y el bosque nos devuelve a la espesura de las ramas. La fecundidad de su pluma invita a la aventura de descubrir lo ignoto y lo sumergido en nuestra propia mente.

La curiosidad omnívora de Fuentes es fruto de su condición de avezado lector, de lector que transita de una cultura a otra, consciente de que cada una de ellas se alimenta de las demás. De que una cultura, como no me canso de repetir, es la suma de las influencias exteriores que ha recibido a lo largo de su historia. ¡Nada más empobrecedor, y potencialmente dañino, que el nacionalismo cultural y la busca de esa pureza castiza sobre la que ironizaba Cervantes!

A menudo se le ha acusado de ser poco mexicano, como se acusa a Kundera de ser poco checo, y a mí, poco español. Esto es, de salirse del pequeño contexto nacional en el que se erigen bustos y estatuas a los héroes del relato patriótico. No cabe sino considerar semejante reproche como una forma indirecta de elogio. Pues Fuentes es a la vez un creador y un crítico practicante, sabedor, como Bajun, de que si una obra no se asienta en el pasado, si se inscribe tan sólo en el presente, morirá con éste y no incidirá en el futuro. Un repaso a su Cervantes o la crítica de la lectura nos ayuda a comprender el universo novelesco de Terra nostra. La reflexión crítica -tan escasa en nuestros predios- es compañera inseparable de la creación y evita la trampa fácil de la reiteración, del recurso a lo ya dicho y redicho. Fuentes no cambia simplemente de tema, cambia de propuesta narrativa. Su universo es el de la biblioteca de Babel: incluye a sus autores clásicos, medievales, renacentistas, románticos, a La Celestina y a Rabelais, a Swift y a Sterne, a Flaubert y a Machado de Assis. Su obra no sería lo que es sin este cúmulo de lecturas, sin la estratigrafía literaria en la que se fundamenta su dinámica artística.

La clasificación aproximativa de su narrativa en el conjunto de La edad del tiempo nos procura algunas pistas para acceder a su estimulante diversidad. Pero habría que releer una a una las novelas y relatos agavillados en una quincena de apartados para comprobar que no se trata de compartimentos estancos. Las fronteras son porosas y, por lo tanto, mudables. La perturbadora anacronía de Aura no es la de El naranjo, ni el México de La región más transparente, el de La Silla del Águila. Según la conocida frase borgiana, "el arte no clasifica, desclasifica", y la riqueza y la variedad de la creación narrativa de Fuentes desafían toda tentativa de clasificación. Sus mundos dibujan una constelación de geometría variable. Podemos agruparlos desde la distancia mas la agrupación se desdibuja con la cercanía. Hay que leer y releer cuanto ha escrito para descubrir y trazar nuevas y cambiantes cartografías. Las realidades brutales de la historia española, del México de ayer y de hoy y las de todo el continente descubierto por Humboldt llegan a nuestras manos merced a la pericia del novelista, tejedor de una trama que se ramifica y se transforma al hilo de los días. Calar en una página de Terra nostra o de Las dos orillas es ponerse en franquía para salir al mar y tomar uno de los treinta y dos rumbos de la rosa náutica. El lector navegante arribará a alguna isla desconocida y se convertirá en Robinson.

Carlos Fuentes -como Juan Rulfo, García Márquez, Vargas Llosa o Lezama Lima- es un punto de referencia indispensable de la novela contemporánea y un exponente de esa modernidad que circula a través de los tiempos y no recala en lugar alguno. No hay que erigirle estatuas grandilocuentes sino leerle y releerle como merecido homenaje a su labor de amanuense y tesón de artista. Su obra le sobrepasa y nos cautiva. ¿Qué más cabe pedirle a un escritor? -

Carlos Fuentes ha publicado recientemente La voluntad y la fortuna. Alfaguara. Madrid, 2008. 552 páginas. 19 euros.

JUAN GOYTISOLO

REPORTAJE: LIBROS - Escaparate

El país

martes, 4 de noviembre de 2008

QUE OPINA

Qué opinan ustedes del tipo de votación de los EUA, donde los votos validos son los de los colegios electores y no los votos populares. Hoy vemos que las encuentas, en cuanto a los votos populares los esta ganando Obama, pero cuando se computan aproximaciones de los votos de los colegios, el panorama es algo diferente, en el sentido, de que los margen estan mas cerrados. ¿Podrá lo mismo pasar lo que pasó en las elecciones pasadas, donde todos daban por ganador a Al Gore, pero Mr. Bush ganó, claro con algunas marruñas, las elecciones?.

Opinen,

sábado, 1 de noviembre de 2008

Un filósofo derribado por una mujer

Los poemas perdidos que en un momento de la vida de Aberlado vinieron a ser a veces dialécticas y teología. Porque el Filósofo había experimentado un cambio del cual él era el primero en sorprenderse, dio un vuelco a su vida. Pues, las cuestiones que discutía con tanto ardor unos meses antes, en lo sucesivo no las encuentraba de interes. Solo le ocupaba la poesía amorosa. Al responder a la llamada de los sentidos no se imaginaba ni un solo instante que ello iba a dar lugar a que brotara un sentimiento capaz de transformarle. Mucho mas tarde , en la senetud, se percibirá el eco de la estupefacción con que comprobó lo que se operaba en él.

"Cualquiera que fuere la especie del pájaro de presa
más apto para apresar, la mujer es más fuerte que él.
Ningún ser se adueña mejor que la mujer de las mentes humanas"

La violencia con que se entregaba a esta nueva pasión influye en todo su comportamiento: "A medida que la pasión del placer me invadía, pensaba cada vez menos en el estudio y en la escuela. Me molestaba en extremo ir o quedarme en ella. Me suponía también una gran fatiga, puesto que las noches las dedicaba al amor y los días al trabajo" "Las lecciones las daba únicamente con indiferencia y sin entusiasmo. No hablaba ya de inspiración sino de memoria. No hacia más que repetir las lecciones dadas y, si la mente estaba suficientemente predispuesta para componer algunas obras en verso, era el amor, no la filosofía el que me las dictaba."

De esta formar quedó doblegado el espíritu de uno de los más grandes representantes de la dialéctica, cuando se le cruzó una mujer que le daría 180 grado a la vida de este filosofo. Ni mas ni menos, Eloísa transformó la vida de Aberlardo, de un hombre que promovía las grandes discusiones filosóficas-religiosas, a una vida enteramente dedicada a una mujer, que más luego entre ambos dieron forma a escritos puramente teológicos, con fuertes versos llameantes donde predominaba el amor.

Es una de mis más grandes historias de amor. Tan hermosa que ambos fueron enterrado desde 1817 uno a la lado del otro, en uno de los cementerios más celebres, el cementerio parisino de Pére-Lachaise, para proseguir esa historia de amor eterno.

Y siguen en la pelótica, mejor dicho política

La política como actividad humana tendente a gobernar y dirigir la acción o destino del Estado en beneficio de la sociedad, como toda ciencia se va transformando con el tiempo. Platicar de esa política que en algún tiempo fue escenario de un marco atestado de imágenes y tipos, de señales que atenuaba la renovación ciudadana a costa de la interrelación mágico – religioso se fueron esfumando con las ideas pragmáticas que el hombre ha ido procesando e incorporando a su corpus dogmático. Los tanteos teocráticos que el hombre se adjudicó como buenos y validos fueron dejando en el camino una estela de duda que hizo que hombre, a través de una revolución ideológica convirtiera la institución establecida. Ese proceso social se fue orientando hacia las tomas de decisiones para la consecución de los objetivos de un grupo. Aunque el termino como tal fue utilizado en Atenas a partir del siglo V antes de Cristo, sobre todo en las obras de Aristóteles, y en especial Política. El mismo Aristóteles ha definido a ser humano como un animal político por excelencia.


La política va más allá de las transformaciones sociales, sobre todo de las transformaciones que se dieron en las sociedades griegas. El Neolítico se puede instaurar como punto de partida para poder enlazar esta ciencia social. Fue donde el hombre empezó a organizar la sociedad jerárquicamente, trayendo a tras luz el poder de uno sobre los demás. Era un poder que era caracterizado por el más fuerte o el más sabio de grupo, con una estructura absolutista, como ya se han encontrado vestigios de pueblos centroeuropeos y del mediterráneo, o como en Atenas y Fenicia, donde ya se practicaba la democracia parcial. Pero el sistema absolutista, que estaba personificado por una sola persona no cambio hasta fin del Antiguo Régimen con la Revolución Francesa en Europa y la constitución de los Estados Unidos.


Son muchos los sistemas políticos que ha brotado, pero la misma sociedad los va derribando con el tiempo, es común hablar de: Autocracia, Comunismo, Dictadura, Democracia directa, Democracia, Progresismo, Socialdemocracia, Liberalismo, Monarquía absolutista, Monarquía parlamentaria, Teocracia, Socialismo, Conservadurismo, entre otros. Hoy día todos estos sistemas políticos tienen entre si algo común, el interés, el poder sobre la masa, una masa que esta a merced del engaño, del regalo de un caramelo envenenado, del manejo de la ignorancia de los gobernantes sobre los gobernados, de la astucia del político sobre una sociedad pobre que no reconoce quien es su verdugo, pero si reconoce el poco de dinero que puede obtener del político, a sabiendo que va en detrimento de los recursos del Estado, y mas en estos países “tercermundistas” donde se percibe mas la carencia de fuertes estructuras ideológicas. Todos estos países “tercermundistas” son las mismas vainas, se encierran creyendo que sus gobernantes harán lo mejor por su nación, pero olvidan o al menos que no lo quieran reconocer que hay poderes mas allá de nuestros territorios. Hoy se habla de las elecciones en los Estados Unidos de America, y todos los países tiene su mira al Norte, pues todos dependen de lo que suceda por allá, que si Obama o Mccain. Pero aunque gane Obama, que es el que todas las encuestas dan por seguro ganador, la política norteamericana seguirá siendo la misma sobre las demás naciones que dependen de ella. La política dejo de ser ese instrumento de fortalecimiento de las estructuras de la sociedad, paso a ser un mecanismo de trampa, engaño, donde cada cuatro o seis años los políticos se apersonan para hacerte creer y ofertarte que ellos resolverán los problemas de la nación, “Cuanto mas siniestros son los deseos de un político, mas pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje” Aldous Huxley, cuando una vez están en sus curules o tronos se olvidan de esa masa desprotegidas que una vez volvió a ser engañada. “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnostico falso y aplicar después los remedios equivocados” Groucho Marx, por tal razón la población se deja engañar, porque el que menos sabe de política, más político se hace. Esa política de ensueño ya paso, esa idea de que la política era una empresa noble, que tenía como pretensión cambiar la realidad a través de la razón quedo varada en el sano juicio de sus protagonistas. Platón, uno de los grandes teóricos de la política, dejo a un lado sus pretensiones por la imposibilidad de tener éxitos políticos y mantener los principios éticos. En casos muy especiales como el de Gandhi en la India o el de Václav Havel, presidente Checo, donde hombre moral tuvo éxito, donde la solidaridad se volvió defensor de los derechos humanos. Ni hablar de la manera conductual que proclama Maquiavelo de los gobernantes si quieren mantenerse en el poder, partiendo de una pobre idea sobre el ciudadano común (egoísta en extremo y oportunista siempre). El fin justifica los medios, y uno de esos medios es justamente la distorsión de los hechos, y la mentira es un gran medio para adormece a un masa carente de recursos cognoscitivos.


La política en si es buena, pero sus practicantes desaprueban las perspectivas que de ella se tiene.