Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

martes, 26 de mayo de 2009

De lo sanguíneo a lo religioso I

En el discurrir del tiempo, la esencia religiosa del hombre, como ente espiritual y social ha sido tema de amplio debate para dar con una explicación aproximativa de lo religioso en él, no es menos cierto, que los apuntes antropológicos, filosóficos, históricos y teológicos no han mermado por llegar a una aproximación extensa a las divergencias que brotan entorno al hombre, como ese ser que se ve arropado, encadenado por lo religioso, donde se admite en algunos estudios la religación con lo divino. Lo que caracteriza al hombre de los animales es el marco racional ante los fenómenos naturales, esta religiosidad natural esta presente , como sello imborrable, desde la aurora de la humanidad, cuando en proclama de un hecho visual se transfigura en hecho de praxis y de un elemento acabado a como costumbre axiomática. Este hecho visual desfigura y desvirtúa su mente, estableciendo y legitimando de manera espontánea rasgos de lo verdadero y trascendente, encaminándolo a expresar una conciencia como principio y fin de su propósito de vida.

¿El hombre está condenando a ser religioso?, ¿Por qué el hombre es un ser religioso? ¿Qué es lo que hace que se vuelque totalmente a lo religioso y teniendo como meta lo divino?

A estas interrogaciones hemos hecho referencia de cómo las ciencias ha pretendido de manera tácita adosarse a lo religioso del hombre. A principio del siglo XX, dos escritores, que según referencias no habían tenido contacto alguno, sino mas bien habían recibido las influencias de Martín Heidegger, se hacían la misma interrogantes ¿Por qué es religioso el hombre?. Ambos escritores defienden el método de la correlación, la cual determina que no se puede dar respuestas a preguntas que nadie se hace y que toda pregunta o cuestión nace de una previa experiencia humana que la hace posible y le da sentido. Paul Tillich evidencia esa experiencia previa en la dimensión profunda en la que se encuentra el hombre a aquello que le concierne incondicionalmente, llamándolo o no Dios. Mientras, Xavier Zubiri dispone que dicha experiencia se equidista en la religación al poder último, posibilitante e impelente de lo real.

El conocimiento de Dios (dioses) que se construye el hombre, lo hace entrar en la intimidad de lo desconocido, aunque no todos los hombre admitan dicha intimidad de religación a la divinidad. Paradójicamente, lo espiritual o anímico del hombre y su autodeterminación o aquililatación a lo trascendente lo hacen asentir que él no es solo, que no se auto-proclama independiente a lo fenomenológico, que no es ausencia de eco alegatorio en su estrechez individual, que no es potestad y determinación absolutistas en las decisiones humanas. “el hombre no puede vivir sin arrodillarse... si rechaza a Dios, se arrodilla ante un ídolo de madera, de oro o simplemente imaginario” Fedor Dostoievski

¿En realidad está condenado el hombre a lo religioso? Mas luego, en una nueva entrega le hablare al respecto.

lunes, 25 de mayo de 2009

Masticando teología

En estos últimos días me ha sorprendido las lecturas teológicas, y mas que lecturas, me he dado a la tarea de escribir en otros blogs al respecto. Esta tarea no me resulta extraña, como dirían algunos, me acabo de dar con los números de lotería o dí con la composición química del jugo de caña, no, todo lo contrario, porque siempre han estado a mi lado, en las grandes caminatas del saber esos libros, que en cierto modo te hacen ver un poco mas allá de los asuntos mero ficcionarios, aunque a sabiendas de que un grupo los vean como ficción estos libros. Una biblioteca que este solo conformada de novelas, cuentos e historia, podríamos considerarla como incompleta, hay que poner una pisca de teología a nuestro estudio.

Por lo general, por cada libro que compro siempre hay uno en la bolsa que tiene que ver con teología. Veo a la teología, como esos libros de cocina, que siempre se están reinventándose, siempre surgen escritores proponiendo nuevos platos, pero siempre, siempre con los mismos condimentos, qué rica es la cocina. La teología, cuando es pensando de manera no-denominacional, siempre es rica, los conceptos, la historia intrínseca, los personajes que en ella circundan la hacen, por ósmosis, rica en estructura y dimensión.

A manera de recomendación, para aquellos que quieren saber un poco mas sobre teología, pero principalmente de las escuelas o corrientes teológicas le recomiendo que se compren "La teología del siglo XX" de Rossini Gibellini de la editorial Sal Tarrae. Es un libro ameno, fácil de digerir, donde escritor nos hace navega en su nave, que es la forma como va describiendo las corrientes teológicas del siglo XX.

Ahí le dejo

La Cientología va a juicio en Francia

La polémica Iglesia de la Cientología enfrenta desde este lunes un juicio en Francia por presunto fraude organizado.

El proceso se basa en la denuncia de una ex integrante del culto, que alegó haber sido presionada para pagar grandes sumas de dinero a la organización.

Se espera que el proceso dure dos semanas y, de resultar culpable, la iglesia fundada por el autor de ciencia ficción estadounidense Ron Hubbard podría tener que disolver sus principales estructuras en Francia, donde asegura contar con unos 20.000 fieles.

Asimismo, podría tratarse de la primera vez que la Cientología esté prohibida en Europa.

La cara visible de la organización la proporcionan dos actores famosos, John Travolta y Tom Cruise, y numerosos fieles que, en las principales arterias de varias ciudades europeas, tratan de atraer a los transeúntes para que se sometan a una prueba de personalidad.

Con una clara retórica mística, esta organización propone el "estudio de la verdad" y el manejo del espíritu en relación con sí mismo, con los otros y con la totalidad de la vida. Para sus detractores, es un secta cuyo objetivo es la manipulación mental de sus seguidores.

Sin ahorros

La querellante en el juicio que se inicia en París asegura que miembros de la Cientología le ofrecieron la prueba de personalidad de forma gratuita, pero que terminó gastando todos sus ahorros en libros, medicamentos y un E-meter, un aparato electrónico que presuntamente mide el estado mental de las personas y forma parte de la parafernalia del culto.

Por su parte, los representantes de la iglesia aseguran que no es culpa de la organización que algunos de sus miembros busquen ocasionalmente ganancias personales.

Según el corresponsal de la BBC en París, Hugh Schofield, las autoridades francesas no han ocultado su desagrado hacia la Cientología.

En Francia, este grupo es considerado oficialmente como una secta y no es la primera vez que tiene problemas con la ley.

De hecho, el juicio que comienza este lunes reitera los términos de otro proceso que el culto enfrentó en 2002 por fraude y falsa publicidad en sus esfuerzos para reclutar y mantener a sus miembros.

Según el juez Jean Christophe Hullin, quien instruye la causa, la Cientología ha engañado a las partes civiles "con su recurso sistemático a tests de personalidad desprovistos de todo valor científico (...) con el único objetivo de vender sus servicios o diversos productos".

Por su parte, la Cientología se defiende y aduce que el gobierno de París trata de destruir su religión.

En el pasado, este culto presentó una queja a Naciones Unidas en contra de Francia por "violación de los derechos humanos".

Redacción

BBC Mundo

jueves, 21 de mayo de 2009

La compresión del Ser-ahí

"La compresión es el modo de ser del hombre y es, por tanto, la raíz de todo conocimiento. El Ser-ahí, es decir, el hombre en su ser-en-el-mundo, es constitucionalmente comprensión de la existencialidad de la existencia. El hombre a diferencia de las cosas, existen como el que se comprende como existencia, como poder-ser, como posibilidad, como proyectualidad, la comprensión no es un reflejo de algo y dado, sino apertura, es abrirse del hombre como proyecto: El Ser-ahí, en cuanto compresion, proyecta su ser en posibilidad"
Martin Heidegger.

sábado, 16 de mayo de 2009

La libertad como presupuesto del amor

Para conocer al hombre hay que dejarlo libre. La libertad que presupone al hombre lo hace emplazarse o verse en la revelación tal como es, funcionando como principio hermenéutico de la verdad que convive en su existencia, en su mundanidad. Esa libertad que prorrumpe y articula en el ser, recrea un círculo del lenguaje, donde el proceso real, es a la vez, fuerza de comprender su hábitat, su accionar como grano de arena o parte fundamental del ajedrez social. "Dime con quien andas y te diré quien eres". La concepción teológica de la libertad en el devenir del tiempo, ha sido espina de espacios ocupados por las concepciones filosóficas, donde ven la facultad intrínseca del ser humano a decidir llevar o no determinada acción, atendiendo a su inteligencia o voluntad. Los pensadores marxistas sentado en la bancada izquierda no están de todo acuerdo sobre el lugar que hay que acordarle dentro del marxismo , a la libertad. El intelectual y sociólogo francés, Pierre Naville, quien pertenciera al Partido Comunista Francés, en su libro: Psychologie, marxisme, matérialisme; 1948, acciona en el escenario con la sujeción absoluta del hombre al juego de la causalidad mecánica; mientras que, el filosofo, intelectual y crítico literario, con su accionar de sociólogo marxista francés, Henri Lefebvre, trata en su Marx, de probar que el marxismo es una verdadera filosofía de la libertad, que solo rechazaría la concepción burgueza e individualista de la libertad. Lo propuesto por Henri Lefebvre es una concepción determinista económica.

Los filósofos han hecho grandes intentos de demostrar la libertad del hombre mediante especulaciones sobre el libre albedrío y deducciones a priori. Según el postulado admitido, se llegaba siempre a afirmar o rechazar en bloque la libertad humana. "Nosotros no queremos buscar las pruebas de nuestras libertad en la (naturaleza) del hombre, veremos que el hombre no es libre más que en la medida en que no es su (naturaleza), sino en su acción. ¿Qué nos dice la experiencia interior o exterior sobre el obrar humano? ¿Es libre o determinado?". Las distinciones aristotélicas sobre la libertad, son bien conocidas entre los actos del hombre y los actos humanos. Las intenciones del estómagos al momento de recibir el aroma de un buen menú, los impulsos realizados por nuestros corazón, ya sea que lo provoque el amor o el miedo y otros tantos órganos, apenas tienen la pura motivación de la voluntad y se hacen funcionar automáticamente. Cuando nos embarcamos en un proyecto, donde el uso frecuente de nuestro intelecto es la materia prima, es porque hemos concebido un proyecto el cual nos ha movido una intención. Ese proyecto e intención pueden ser más o menos explícitos, pero no son obstante ellos los que dan el ser al acto humano. Colocar a un ser desprovisto de libertad no podría tener ninguna acción intencional, solo sería un distribuidor automático de actos: su palabra no sería mas expresiva que la del papagayo, ni su trabajo más creador que los movimientos mecánicos de la máquina.

La libertad es en el hombre poder creador, materialización y actualización de ideas y hechos que se van tejiendo, formando redes ilimitadas en su estado existencial, donde la comprensión de lo posible se transforma en un presupuesto de la congenialidad o afinidad. Todo acto creador le proporciona una prueba exterior de su libertad y de la libertad de los demás, y esa prueba le muestra que tan unísonos son el músico y su instrumento a la hora de hacer alarde de una pieza musical y esta afinidad entre músico e instrumento nos hace persivir las horas de prácticas, que la libertad no es un instrumento dado para hace de ella murallas antojadizas, carente de presupuestos descifrados. Para aprehender la verdadera naturaleza de nuestra libertad, es menester abandonar la especulación abstracta y colocarnos en el plano existencial en que el hombre se nos parece como un ser en situación. Nuestra libertad concreta se funda en cada uno de los elementos constitutivo de nuestra situación, y ellos encuentran a la vez auxilio y obstáculo.

"En las montañas vive la libertad - exclamó Hans Castorp cantando frívolamente-. Define la libertad- continuó diciendo-. Naphta y Settembrini han discutido hace un momento y no han podido entenderse. "La libertad es la ley del amor de los hombres", ha dicho Settembrini..." La Montaña Mágica de Thomas Mann. y recondando en mis lecturas a Don Quijote de la Mancha de Cervantes: ..."La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres." Jean Paul Sarte:..."El hombre está condenado a ser libre".

domingo, 10 de mayo de 2009

Dulce sabor de lo desconocido

El conocimiento exige cierta estabilidad de las cosas conocidas. En todo caso, el terreno de lo conocido es, al menos en cierto modo, un terreno estable, donde uno se reconoce, donde uno se ubica, donde traspone el misticismo y la historicidad, mientras que en lo desconocido no hay forzosamente movimiento, las cosas por ósmosis pueden estar por completo inmóviles, pero no hay garantía de estabilidad, se desvanece en bola de humo la posibilidad existencialista del hombre. La estabilidad puede existir, aunque ni siquiera allí hay garantía en cuanto a los límites de los movimientos que pueden producirse. Lo desconocido es, evidentemente, siempre lo imprevisible. Por lo general, es dado en lo risible, en los objetos que excitan en nosotros ese efecto de trastorno íntimo de sorpresa sofocante, que llamamos risa.

La finalidad de la existencia del hombre no es otra cosa que hacer uso de sus oportunidades en el espacio-tiempo de tal manera que pueda acceder al conocimiento del reino de Dios, de la realidad intemporal, o por decirlo al revés, para que pueda adecuarse a que la realidad llegue a hacerse manifiesta en El y a través de El.

En el lenguaje y en la concepción del Nuevo Testamento, la existencia inauténtica es el pecado, y la existencia auténtica es la fe. La finalidad exitencialista y el conocimiento de lo desconocido viene a ser tornillos desesperantes del hombre en querer satisfacer sus oportunidades, las cuales se deterioran por la condición humana que lleva a su espalda. Esta condición algunos la llaman pecado, otros fracaso de la humanidad, error cíclico, andamiaje de la humanidad, laboratorio no manipulado. Tomando el primer concepto "Pecado", pecado es querer vivir por si, con las propias fuerzas, en lugar de vivir el abandono radical de Dios, en lo que Dios exige, otorga y concede. Ahora bien, como sustento y dogmática teológica, la gracia de Dios libera de este pecado al hombre que se abre a ella en un abandono radical de sí mismo, es decir, en la fe. "Inautencidad es el pecado, entendido como autosuficiente, encadenamiento al pasado, miedo de quien se mantiene apegado a sí mismo, vida fallida, cerrazón al futuro; autenticidad es la fe, entendida como libertad del mundo (des-mundinización), abandono radica en Dios, nueva compresión de sí"

La fe, pecado, finalidad, oportunidad, conocimiento, no son aquellos conceptos manoseados entre la franja de lo verdadero y lo falaz, sino cadenas de lo real, de lo temporal y atemporal de la humanidad. No hablamos de proposiciones dogmáticas salpicado de fanatismo, de emocionalismo, sensacionalismo, sino de propuesta reales, de planteamientos concretos para la vida, de decisiones acogida en la fe, la cual significa autocomprenderse de un modo radica a lo nuevo. Creer no es adherise a algo misterioso e incompresible; creer es comprenderse, creer es comprender que no pertenecemos a este mundo, que es el espacio de la caducidad, del pecado y la muerte, sino que se pertenece al Dios de la vida. Solo en la fe se llega a la verdad de la propia existencia.

martes, 5 de mayo de 2009

La oreja de Van Gogh la cortó Gauguin

El pintor de los girasoles resultó mutilado durante una pelea con su colega francé.

La historia es conocida. Van Gogh, genial pintor holandés y mentalmente inestable, se cortó una oreja con una cuchilla en 1888, en Arles (sur de Francia), después de un rifirrafe con su colega francés Paul Gauguin. Pero según un nuevo libro, que se basa en la investigación policial sobre el caso, fue el volcánico Gauguin el que, en plena disputa, le seccionó la oreja a su compañero con una espada, según informa la cadena britànica BBC.

Esta es la principal inconsistencia de la versión oficial, aunque no la única, según los académicos alemanes Hans Kaufmann y Rita Wildegans, autores del libro Van Gogh's ear: Paul Gauguin and the pact of silence. Tras diez años de investigación, han cotejado declaraciones de testigos y la correspondencia entre los dos artistas y han concluido que la trifulca acabó cuando Gauguin, un experto espadachín, le cortó una oreja a su amigo. Al parecer, después Van Gogh envolvió la oreja en una tela y se la entregó a una prostituta llamada Raquel.

¿Un accidente o algo más?

No está claro si fue un accidente o si de verdad Gauguin quería herir a su amigo, según incide Kaufmann, pero después del incidente ambos acordaron contar a la policía la versión de la autolesión para proteger a Gauguin. Además, señala el investigador, la versión tradicional se basa en pruebas contradictorias e improbables, y no existe ninguna declaración de ningún testigo independiente. "Gauguin no estuvo presente en la supuesta automutilación", ha señalado Kaufmann en el periódico francés La Figaro.

"Por su parte, Van Gogh nunca confirmó nada. El comportamiento posterior de ambos y varias sugerencias de los protagonistas indican que ambos ocultaban la verdad". Poco después, Gauguin se trasladó a Tahití, donde pintó algunas de sus obras más famosas. Van Gogh murió en 1890 tras dispararse en el pecho.

lunes, 4 de mayo de 2009

El Siglo de Oro, de puño y letra

La Biblioteca Nacional(España) inaugura hoy un portal en Internet consagrado al teatro del Siglo de Oro, periodo de apogeo de la literatura en castellano, entre los siglos XVI y XVII. La web ofrece por el momento una colección de 137 manuscritos autógrafos de autores como Tirso de Molina, Lope de Vega y Calderón de la Barca, pero la idea es que vayan publicándose hasta 2.000 manuscritos.

"Autógrafos, copias manuscritas, partes, sueltas, relaciones, conformarán el grueso de los contenidos del portal. Pero además de esta sección principal de Textos dramáticos, en la de Instrumentos bibliográficos se dará libre acceso a índices y catálogos de consulta tan inexcusable como, a menudo, difícil (por carecer de ediciones actuales y antiguas, en algunos casos): Fajardo, Medel, Durán, García de la Huerta, Mesonero, La Barrera, Paz y Melia, etcétera", comenta en la presentación del nuevo portal, Germán Vega García-Luengos, Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Valladolid.

La página cuenta además con un potente buscador y ofrece las obras en varios formatos. El internauta puede sumergirse directamente en las páginas manuscritas en alta resolución y también estudiar las cubiertas de los volúmenes.

Además, el portal cuenta con un glosario, todavía en construcción, de términos técnicos necesarios para el estudio de las fuentes. En el área de enlaces, se encuentran vínculos a los principales grupos de investigación sobre el Siglo de Oro, institutos, asociaciones y otras instituciones españolas y extranjeras dedicadas a este periodo cultural.

El País

sábado, 2 de mayo de 2009

La lectura de una vida

Darme por entero a la lectura de un libro, viene a ser la recreación de aquellos fantasmas que yacen dormidos por un poco de tiempo en las cavernas de mi biblioteca. La lista es algo extensa, comprometida, pero si el tiempo no se convierte en Fidón de Argos, en Cípselo de Corinto, en un déspota y tirano, creo determinantemente, que el que caiga en mis manos será un cómplice mas de mi experiencia literaria. Aproximarnos a la lectura nos conduce a lo lúdico del lenguaje, a la evocación de mundos imaginarios, donde nos convertimos en actor y espectador a la vez de lo que leemos, en receptor y exponente de una fuente de capacidad donde fluyen la crítica y acrítica de lo visual e imaginario, donde gozamos la libertad de razonar en controversia la grandeza y debilidad de esas letras que en principios nos arropan, pero que en el transcurso pueden irse desvaneciendo sino chocan con lo que esperábamos.

Asir la palabra escrita como herramienta de recreación, nos proporciona la belleza de la realidad, creando ilusiones tallada sobre el viento, poniendo en relieve los contornos de aquello que no vivimos, pero desearíamos aproximarnos a las huellas que dejaron los tiempos. Toda lectura es un viaje al simbolismo, un abordaje a la imagen como recurso de lo ficticio o lo real. Un teatro lleno de fuerza y fecundidad, un caserio que fragua la reputacion de los sueños, donde no hay barreras , ni reglas de algo incubado en si mismo.

"La lectura es la palabra usada para referirse a una interacción, por lo cual el sentido codificado por un autor en estímulos visuales se transforman en sentido de la mente del autor". Es ponernos en contacto entre objetivo-autor y objetivo-lector, donde explosiona la satisfacción personal, entre personas que ni por asomo visuales, ni de tiempo se conocen. "Amar la lectura es trocar horas de hastío por horas de inefable y deliciosa compañía" J.F. Kennedy. "Adquirir el hábito de la lectura y rodearnos de buenos libros es construirnos un refugio moral que nos protege de casi todas las miserias de la vida" W. Somerset Maugham.

viernes, 1 de mayo de 2009

Vamos para la Feria Internacional del Libro

Ayer fue mi segundo día de asistencia a la Feria Internacional del Libro. La feria termina el próximo domingo y, al menos, con respecto a la organización se ve un poco mejorada. El publico no es mismo de años anteriores, pero se puede ir mas desaogadamente, claro si va rayando la tarde. Puedo decirle que los libros siguen económico, claro para el que le guste la lectura, pues saben muy bien que muchos van solo a comer y ensuciar libros, pero el caso de los lectores comprometidos se darán cuenta de lo barato que estan los libros.

Ayer pude comprarme otros libros a buen precio, libros que van de escritores de la talla de Vidal Gore "Creación", la novela histórica de John Banville "Copérnico" , la novela historica de Gisbert Haefs "Troya", una que otras obras cortas como de: Oscar Wilde, William Blake, Henry Miller, Alain de Botton "Las constelaciones de la filosofia", Georges Bataille "La oscuridad no miente", entre otros escritores, puede decirse que hice una buena adquisición.

Espero que asistan a ella en estos días que quedan, nos veremos allá......