Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

miércoles, 7 de abril de 2010

Ventanales: Amores coloniales, amores modernos

De paso por la vieja ciudad, adornada por los ventanales coloniales, que dejan desprender los colores del caribe en sus flores, y que en algún momento del recuerdo fueron estadíos de amoríos entre dos. Uno miraba hacia abajo y otro con expresión de estar preñado de palabras, expresaba el amor enceguecido, que de cierto modo, parecido al amorío entre Aberlado y Eloisa, no dejaba espacio entre comas para dejar el corazón a los pies de quien mira hacia abajo, me hizo rememorar que hoy día, todo aquello quedo resagado a un olvido, que no tiene la esencia que embellece el amor entre Calixto y Melibea.

En el ahuecado silencio de los ventanales actuales solo se logra escuchar voces de pasos lentos y lejanos, que no despierta el amilanado amorío de dos, que se ataviaron con los colores fantasmales de la colonia revoloteando las mas sinceras expresiones de amor. Quien mira hacia abajo en la actualidad, es un aficionado al facebook, al twitter, a todas la redes sociales, quien mira detrás de su pantalla es otro que ha sido amarrado por el modernismo que ha apagado la preñez de las palabras. Se logra ver que la modernidad de los amoríos ha des-encarnizado los sueños de Tristán e Iseo.

La perdida de amor de Grania por Diarmuid, hacia dar pasos mas allá del hombre, mas allá de su universo. Grania, quien acicalada con su lunar en la frente, forjaba de este una franca expresión de amor, donde enloquecía, hacía irresistible el repiqueo de los pies de Diarmuid ante el ser-amor de Grania, engendraba un hechizo enfermizo, enceguecedor hasta convertirse en amantes, sin importa de estar comprometida con Finn. Ambos amoríos quedaron asueltos en la actualidad por el liberalismo del ser humano, donde lo podemos ver en las cerradas puertas de cualquier casa colonial, las cuales eran la expresión del si, de quien miraba hacia abajo. Ese silencio fue reemplazado por el clip de un moderno mouse, que ha dejado mal parado el derrumbado arco físico del corazón "no como la revolución que se presenta como enemiga de lo anterior, sino melancólicamente al mismo tiempo que se despide de un mundo, que era perfecto en sí mismo y a su manera y nunca volverá a la forma anterior".

En las calles coloniales de cualquier ciudad del mundo, donde muy de manos iban susurandose el amor un : Eco y Narciso, Cupido y Psique, Afrodita y Ares, Píramo y Tisbe, Cleopatra y Marco Antonio, Shah Jehan y Muntaz Mahal, Edgar Allan Poe y Virginia Clemm, Francisco Petrarca y Laura de Noves, Romeo y Julieta, ha sido reemplazado por el silencio, que no levanta polvo de un resucitado amorío.

"Si bien la medicina cura al hombre como individuo, lo hace enfermar en su totalidad, de modo que antes, en concreto, el hombre tenía una relación sana con la enfermada y, sin embargo, actualmente tiene una relación enferma con la salud"

Se escucha el crujir de una ventana al cerrarse a lo lejos......

lunes, 5 de abril de 2010

Querido pequeño ser

Viernes.

Amaral, Milow, Ana Rosa y El hipnotista definitivamente sin terminar (no es Larsson).

Simone de Beauvoir empieza una de sus cartas de amor a Sartre con el encabezamiento siguiente:

Querido pequeño ser

Estoy ojeando el último número de la revista Litoral, Cartas&caligrafías, y me encuentro con semejante talón de Aquiles en la acorazada y reivindicativa existencia de la autora de El segundo sexo . De repente, me siento un poco poseída por ella y tengo la certeza de que, si hubiera compartido mi tiempo, su admiración por Colin Firth , tal vez secreta, hubiera sido similar a la mía. ¿Y el Sávame? El Sálvame lo hubiera visto a escondidas, cambiando de canal a la más mínima sospecha de la proximidad de Sastre.

Simone, Querido pequeño ser te delata.

Hace años, leí los relatos de La mujer rota. Creo que no los entendí, pero me gustó el malestar que desprendía cada línea, cada situación; me gustó la radiografía cruel del alma femenina, tan desordenada como una mesa por recoger después de una orgía, en rebelión perpetua, soterrada.

Nuestros espíritus recorren el bosque con antorchas.

Y amar a alguien, lo compruebo al enfrentarme a las palabras de Henry Miller, Hemingway, Ana Bolena o Marlene Dietrich, nos arrastra hacia una extraña fijación por compartir los detalles cotidianos, como si en las cosas más pequeñas (lo que desayunamos, la hora a la que leemos el periódico, el lado de la cama en que dormimos) se ocultasen los secretos que nos hacen más débiles. Más allá de la literatura, nuestro corazón se esconde en los botes de cristal de la cocina y en la alarma del despertador. Se encuentra a la intemperie, siempre a la vista y sin ninguna protección.

Por eso pasa desapercibido.

Escrito por: Marina Sanmartin

Los mejores libros de la primavera

Canetti, Coetzee, Ford... Y unos cuantos autores más empiezan a hacer fila en mi mesa de libros esta primavera. Aunque no soy muy amigo de avanzar los resúmenes de las novedades literarias, la verdad es que esta vez me ha resulado tentador por varios motivos: primero porque el espacio del blog es el preciso para recomendar lecturas entre amigos, segundo porque varios de ellos ocupan un espacio especial en mi biblioteca y tercero porque parece que voy a descubrir nuevos autores. Este será un post en continua creación durante unos días con el fin de ir incluyendo títulos de los que me vaya enterando poco a poco, y que no resulte una mera enumeración y catálogo. Esta es una primera avanzadilla en narrativa, los de poesía y ensayo saldrán más adelante. Por su puesto, habrá un espacio para algunos autores poco o nada conocidos en España y que pueden ser una gran sorpresa para todos, siempre descubrir escritores es muy estimulante y un placer recomendarlos y que nos recomienden.

Voy a empezar con algunos de los consagrados. Sin duda uno de los títulos más importantes de la temporada es el Libro de los muertos de Elias Canetti que mañana pone en circulación Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. Es un inédito sobre un proyecto que Canetti acarició durante media vida y que realiza a través de sus acertados apuntes donde deja clara su posición contra la muerte (ELPAIS.com da hoy un avance exclusivo).

Magnífica es también la tercera parte de la autobiografía de J. M. Coetzee: Verano (Mondadori). Esta vez el Nobel surafricano, tras Infancia y Juventud, centra su narración en sus años treinta. Y, una vez más, Coetzee apuesta por una estructura diferente: crea el personaje de un joven biógrafo que quiere escribir su vida porque ya ha muerto y entrevista a una serie de personas que lo conocieron, eso le permite a Coetzee tomar distancia sobre sí mismo, ser duro y muy autocrítico; y todo lo arma a través de una estructura interesante en el género autobiográfico al centrarse en cinco personajes y/o hechos esenciales en su vida, esos acontecimientos o personas que determinaron los derroteros que habría de seguir en lo personal, sentimiental y literario. Y, claro, de telón de fondo una radiografía de Suráfrica.

El tercero del que hablo, por ahora es Richard Ford. Anagrama edita Mi madre, una novela corta en la que el escritor estadounidense reconstruye con toda la sutileza y hondura de su lenguaje la historia de su madre. Es una novela corta que él publico en 1988 y que le sirve para despedirse de ella, de Edna Akin, a través de la cual crea un retrato del Estados Unidos y su sociedad de la primera mitad del siglo XX. Una historia tan personal y bella que me recuerda otro libro suyo íntimo y breve, y que es uno de los preferidos del propio Ford, Incendios.

Otros escritores que tendrán novedades y de los que hablaré más adelante son Carlos Fuentes, Thomas Pynchon, José Emilio Pacheco, Alberto Manguel, Marcos Giralt Torrente y Raymond Carver. De Murakami no hablaré mucho porque un compañero hará un post a propósito de su último libro en España: De qué hablo cuando habo de correr (Tusquets). Y avanzo una buena noticia: la vuelta de Silver Kane. Sí, Francisco González Ledesma retoma ese personaje con el que firmó libros del Oeste y que tantos momentos agradables ha hecho pasar a varias generaciones de españoles. Y debo confesar que aunque aún no he leído las aventuras de Silver Kane creo en el entusiasmo de mis amigos.

El País

jueves, 1 de abril de 2010

dios no es bueno. Alegato contra la religión

Realizar una travesía, surcando las ideas y concepciones, que una vez más, hace notoria la convicción, del escritor de ¿Dios no existe?, es cruzarnos apoyado en cada una de las paginas ante la concepción que tiene Christopher Hitchens con respecto a todas las religiones, del cual ha sido participe de los escritos de su génesis a través de la historia, de desvío, contaminación, deterioro, desmoralización, corrupción, todo esto traducido al fuerte fundamentalismo que en sus senos crean y recrean cada grupo profesante de dios. En este libro: dios no es bueno. Alegato contra la religión, interpreta las ideas que dieron formas a las principales religiones del libro, demostrando, que todas son productos de la invención del hombre, que esta adherida al peligro represivo-sexista y desfigura el hecho explicativo del origen de nuestro universo.

De entrada, Hitchens, advierte a los lectores, de quienes quieren expresar sus discrepancias con lo que escribe en este libro y opinar de los pecados que lo llevaron a redactar, a que guarden sus andanadas de refutaciones, porque “no tendrían que discutir únicamente con el incognoscible e inefable creador que, presuntamente, decidió crearme como soy”. Es tajante y preciso de su convicción, estableciendo que su fundamento no reside en la fe, que su principio no es una fe, pero a la vez establece, que no confía exclusivamente en la ciencia y la razón, porque son elementos necesarios en lugar que suficiente, pero gira en decir, que desconfían en todos aquellos que tratan de desviar la atención de los principios de la ciencia y la razón, que tratan de entorpecer los avances con el irrespecto a la libre indagación. Es un gran promotor de la vida laica, de que se puede vivir una vida ética sin religión, que la religión es innecesaria a la formación del hombre, que los que profesan toda ideas contrarias a la religión, no necesitan de los elementos que adorna a la religión, porque ningún lugar del mundo es mas santo que otro, o sino miren los innumerables ejemplos desplegado por las acciones de los hombres que profesan determinada religión.

Entre otros puntos que Hitchens nos refiere, es a la actitud de la religión hacia la medicina, de cómo la religión persigue o trata de frenar la ciencia. “un creyente de nuestros días puede afirmar e incluso creer que su fe es bastante comparable con la ciencia y la medicina, pero la cruda realidad será siempre que ambas cosas tienen tendencia a quebrar el monopolio de la religión, y por esta razón a menudo han sido combatidas ferozmente” La religión, siendo soporte del estado de algunos países, ha sido tropiezo para la prevención de las enfermedades. Las autoridades islámicas en el Consejo de Ulemas de Indonesia en 1995 ratificó y prohibió el uso de condones, que estos solo tuviera a la disposición de los matrimonios y con la prescripción de una receta médica. Así como en Irán, una persona con los síntomas, sin importa que sea seropositivo, con sida, se le niega a la asistencia médica. Todas las religiones se atribuyen milagros. Los milagros son los soportes de las religiones, con los avances en la medicina, esta ha venido a ser una merma. Los creyentes se afianzaban en los seres sobrenaturales para recibir una sanación, hoy día nos vemos más dispuesto pasar una súplica a las pastillas, a los médicos. El mismo Agustín manifestó que él no había creído en el cristianismo si no hubiera sido por los milagros. Hoy día las personas, independientemente, de que busca sanidad, como está revestido todo el Nuevo Testamento, prefieren pasar su tormento a la salvación del alma, menos a la autoridad que tiene dicho líder religioso a curarlo.

Una historia que nos presente, es el caso de los mohel entre los judíos, que son los encargados de realizar la circuncisión y eliminación del prepucio, una autoridad que le viene dada de los antiguos escritos, donde le ordena tomar el pene del bebe, recórtale el prepucio y finalizarla acción introduciendo su pene en la boca. Cuantas enfermedades se trasmite a través de esta, práctica que hoy día ha sido advertida, y como nos explica Hitchens que en la ciudad de Nueva York en 2005 un mohel de unos cincuenta y siete años, le produjo herpes genital a varios niños, llegándole a ocasionar la muerte. Médicos judíos advirtieron sobre el caso, pero el alcalde de Nueva York, Bloomberg, que estaba en campaña hizo caso omiso sobre el informe, donde advertía de los peligros de dicha practicas. Son prácticas que no solo queda registrada entre los judíos. Tenemos el caso de una gran franja del territorio Africano, quienes suscripto al animismo y al musulmán, someten a los jóvenes a los tormentos de la circuncisión y la infibulación, donde rebana los labios vaginales y el clítoris con una piedra afilada, para mas luego coserla, hasta que la joven se case y su esposo lo rompa. El gran culto al dolor, expresado en las religiones, que ven dicha práctica la pignoración, que lo deja cegado en medio de tanto avances científicos.

“la primera es que la religión y las iglesias son un producto de la invención humana y que este hecho destacado resulta demasiado obvio para ignorarlo. El segundo es que la ética y la moral son bastante independientes de la fe y que no se puede deducir de ella. El tercero es que la religión apela a una exoneración divina especial por sus prácticas y creencias, no solo es amoral, sino inmoral”

La intromisión de la religión en el aparato educativo, la cual proporciona grandes agujeros en la enseñanza de los niños, daños incuantificables, donde profesores tratan de inculcar mentiras, acompañado de un vejigazo, humillación, que a la larga desarrolla en maltrato psicológico. En muchas de estas instrucciones se ve el maquinación destructiva de la religión, donde asido del apocalipsis ven el derrumbe de toda una sociedad, la cual no está en los lineamiento del ser divino al cual proclaman. O el caso de los grandes hallazgos científicos, donde a través de la arqueología, los científicos dan el tiempo en que se formó el cosmos, mientras que la religión, como fue el caso del arzobispo James Ussher de Armagh, que estimó que la tierra nació el sábado 22 de octubre del año 4004 a. C., a las seis de la tardes.

“los anticuerpos del fanatismo, el suicidio y el masoquismo existen y son exactamente igual de innatos en nuestra especie”

Las influencias de algunos intelectuales dentro de las religiones dieron al trate de proponer algunos manifiesto, que hoy día son todos datos que quedaron empobrecidos por el tiempo, y que los líderes religiosos han tenido que hacer breves revisiones. Maimonides, en su libro Guía del perplejo calificaba de indigno de merecer el esfuerzo: a los pueblos <>, negros y nómadas cuya naturaleza es como bestias privadas de hablar”. Tomás de Aquino hacia sus proyecciones basándose en la astrología y que a la vez aseveraba que en cada espermatozoide estaba completamente formado en su núcleo un ser humano. Agustín afirmaba que el sol giraba alrededor de la tierra, así como la idea de que los niños que mueren se encuentran en el limbo.

“debemos afirmar con rotundidad. La religión proviene de un periodo de la prehistoria de la humanidad en el que nadie, ni siquiera el poderoso Demócrito, que concluyó que toda la materia estaba compuesta de átomos, tenía la mero idea de lo que sucedía”.

Los intentos de armoniza la fe con la razón ha ido del todo del mal en peor. Siempre la iglesia ha tratado de concordar aquellas diferencias científicas con los dictámenes de la fe, a través de reuniones donde se invitan a reconocidos científicos. Sabemos, de ante manos, que ha habido científicos que han tenido cierta afiliación a la religión, como el caso de Isaac Newton, que era espiritualista y alquimista. Fred Hoyle, ex agnóstico, que se encapricho con la idea del diseño, el astrónomo que acuñó la expresión del big bang. Antes de desarrollar las tesis de la evolución, Darwin, así como Einstein sobre los orígenes del cosmos, muchos científicos y pensadores adoptaban una creencia deísta sobre el orden y la predictibilidad del universo.

“Desde nuestra nueva condición mediocre y semilaica, incluso las personas religiosas referirán con bochorno la época en que los teólogos disputaban con un fervor acerca de proporciones fútiles, medir la longitud de las alas de los ángeles, por ejemplo, o de debatir cuántas de estas criaturas mitológicas podrían danzar en la cabeza de algún alfiler”

Como la violencia, la intolerancia, el fundamentalismo y fanatismo hicieron hostil la libre indagación de los científicos en el devenir de la historia. Muchos hacedores del saber fueron pasado por el cuchillo, que no pregunta, que tipo de carne estoy sintiendo, murieron por no compaginar los argumentos de la trinidad con las creencias de sí mismo. Como en la Edad Media la muerte y el juicio final, fue la horca personificada al miedo de ver acabado los días en una sociedad analfabeta.

Un caso partícula es el tramado ocurrido a Guillermo de Ockham. Filósofo y teólogo medieval, quien se buscó la enemistad con el papado de Aviñón en 1324, en torno a la división de los poderes del estado secular y eclesiásticos. Fue ineludible a búsqueda de la protección del emperador. Se interesó en el estudio de la estrellas, utilizándola como argumentos especulativo. “suponiendo que dios pueda hacernos sentir la presencia de una entidad inexistente, y suponiendo además que no necesite complicarse de este modo si puede producir en nosotros el mismo efecto mediante la presencia real de dicha entidad, si quisiera, dios siempre podría hacernos creer en la existencia de las estrellas sin que estuviera realmente presente” ‘toda efecto que Dios causa por la mediación de una causa secundaria puede producirlo mediante por sí mismo”. La mejor conocida navaja de Ockham cuya razonabilidad presume en el deshacernos de las suposiciones innecesarias y aceptar la primera explicación o causa suficiente.

“si debemos tener fe para creer algo o en algo, entonces la probabilidad de que ese algo tenga visos de certeza o de valor disminuye considerablemente. La mucha más esforzada labor de investigar, poner a prueba y demostrar algo es infinitamente más gratificante y nos has plantado cara con hallazgo mucho mas (milagrosos) y (trascendentes) que cualquier teología”

Se hace extenso el comentario de este libro, pero para finaliza nuestro breve paseo por algunos de los temas que Hitchens trata y que con argumentos anclados en los ejemplos que nos ha otorgado la religión, pone en claro, que sus planteamientos están basado en los hechos que han sido notorio a través de la historia, donde el fundamentalismo religioso ha sido el fiel norte de la convicción de los creyentes y donde al parecer no aparece la menor generosidad de estos hacia su persona: “ La fe religiosa es imposible de erradicar precisamente porque somos criaturas que todavía estamos evolucionando. Jamás sucumbirá; o , al menos, no sucumbirá hasta que superemos el miedo a la muerte, a las tinieblas, a lo desconocido y a los demás. Por esta razón, no la prohibiría ni siquiera en el caso de que pudiera hacerlo. Usted dirá: . Pero ¿serán los creyentes igual de indulgentes conmigo?”