Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

jueves, 24 de julio de 2008

Jean Paul Sartre

La infancia de un jefe (fragmento)

" Lucien no pudo decidirse a tomar la iniciativa de volver a casa de Bergère. Durante las semanas que siguieron, creyó a cada paso que iba a toparse con él, y cuando trabajaba en su habitación se sobresaltaba cada vez que sonaba el timbre de la puerta. Por las noches, tenía espantosas pesadillas. Por ejemplo, Bergère le poseía por la
fuerza en mitad del patio del liceo Saint-Louis y en presencia de todos los compañeros, que contemplaban el espectáculo riendo a carcajadas. Pero Bergère no hizo ninguna tentativa por volver a verlo, ni dio señales de vida. "Sólo quería eso de mí", pensó Lucien vejado. Berliac había desaparecido también y Guigard, que a veces iba con él los domingos a las carreras, afirmaba que se había ido de París tras una crisis de depresión nerviosa. Lucien se tranquilizó poco a poco. Su viaje a Ruán le parecía ya únicamente un sueño oscuro y grotesco, no ligado a nada; había olvidado casi todos los detalles y sólo conservaba la impresión de un soso olor a carne y a agua de colonia y de un intolerable aburrimiento. "

miércoles, 16 de julio de 2008

William Faulkner

Estos pequeños fragmentos fueron escritos por uno de los novelistas estadounidenses mas importante de la literatura. Autor que retrata a través de sus sagas el condado ficticio de Yoknapatawph, mostrando asi los conflictos entre el viejo y nuevo sur del país. Es un escritor que exige que su lector se comprometan con su lectura, creando atmósfera determinada, frases complejas alargándose en todo una página, prestandose entre los protagonistas en cada escrito, creando un juego con el tiempo en las narraciones, ensamblando relatos, experimentando con múltiples narradores e interrumpiendo el discurso narrativo con divagantes monologos interiores.

Los invito a leer a nuestro amigo William Faulkner


Mientras agonizo

" Recordaba que mi padre solía decir que la razón para vivir era prepararse para estar muerto durante mucho tiempo. Y cuanto tenía que verlos día tras día, cada cual con sus pensamientos egoístas y secretos, cada cual con su sangre distinta a la de los demás y a la mía, y pensaba que al parecer era mi único modo de prepararme para estar muerta, odiaba a mi padre por haberme engendrado. Solía estar deseando que cometieran alguna falta, para así poder zurrarles. Cuando la vara caía, podía sentirla en mi propia carne; cuando les levantaba cardenales y verdugones, era mi sangre la que corría, y a cada golpe de vara pensaba: ¡Ahora vais a saber quién soy! Ahora soy alguien en vuestras vidas secretas y egoístas, soy quien ha marcado para siempre vuestra sangre con la mía. "


El sonido y la furia


" Quentin, que amaba no el cuerpo de su hermana, sino algún concepto de honor familiar y (él lo sabía bien), temporalmente suspendido en la frágil y diminuta membrana de su virginidad, semejante al equilibrio de una miniatura en la inmensidad de la esfera terrestre sobre el hocico de una foca amaestrada. Quien amaba, no la idea del incesto que no cometería, sino algún presbiteriano concepto de su eterno castigo: él y no Dios, podría arrojarse a sí mismo y a su hermana al infierno, donde eternamente podría protegerla y cuidarla para siempre jamás, invulnerable ante las llamas inmortales. Él que sobre todas las cosas amaba la muerte, y que quizá sólo amaba a la muerte, amó y vivió con deliberada y pervertida curiosidad, tal y como ama un enamorado que deliberadamente se reprime ante el prodigioso cuerpo complaciente, dispuesto y tierno de su amada, hasta que no puede soportarlo y entonces se lanza, se arroja, renunciando a todo, ahogándose. "

martes, 15 de julio de 2008

La temporalidad del ser

El efecto de disolución entre la esencia y la existencia, como agua por adivinarse entre el aceite desde la Antigüedad hasta Heidegger, fue el de asimilar o equiparar el ser con la eternidad, sin importar dictámenes atinadas con la permanencia o con la perduración, en oposición al carácter cambiante y efímero del tiempo, tiempo este, el cual según la filosofía vemos a aparecer ya con las reflexiones sobre la naturaleza del tiempo, en los mismos inicios presocráticos buscando un proceso de consolidación del enfrentamiento entre naturaleza y lenguaje, entre lo que las cosas son por sí misma y lo que las cosas son en tanto que dichas en un lenguaje que presenta problemas a causa de su convencionalidad. El tiempo era visto por Platón como la imagen móvil de la eternidad, imita a la eternidad y se desarrolla en la eternidad, es decir una concepción cíclica del tiempo. Considera que el tiempo nace con el cielo y los movimientos de los astros miden el tiempo, así lo que es, es una participación del Ser según el tiempo, pero para Platón el Ser es un idea preexixtente y separada del mundo sensible .


Ahora bien, ¿Cómo vamos a comprender el ser, ese fundamento de toda reflexión sobre la existencia, si está condena a planear por encima de las realidades empíricas? Si el ser es la raíz fundamental y la fuente de todas las cosas. La filosofía heideggeriana plantea el Ser como un misterioso humo que desvelándose se vela, cercano y lejano, siempre conocido y olvidado, a la vez fundamento y abismo. El ser y el ente están relacionados íntimamente pero el ser no es el ente ni viceversa, hablándose del “Ser del ente y del Ente del ser”, cuestiones que pueden ser entendidas desde una exégesis mas del lado del uso del lenguaje pues atañe al genitivo objetivo y otro al genitivo posesivo. Parménides enuncia que “el ser no fue ni será , sino que es, a la vez, uno, continuo y entero” prescribiendo así la noción de sempiternidad.


El deber ineludible del filósofo consiste en enraizar este ser en la esfera de la temporalidad. Esta temporalidad no se enmaraña, entonces, con una sucesión de momentos, sino que designa la contemporaneidad del pasado del presente y del futuro. En otros términos, el ser no es esto o aquello, sino lo que “tiene que ser”. Es el hombre, el ente, el que le hace ser continuamente.

jueves, 10 de julio de 2008

Las librerias más bellas del mundo

Me encontré con estas maravillas del mundo en cuanto al libro. Yo siendo un amante de las librerias, no pude contener mi asombro ante estos monumentos del libro. Si he de viajar un día por unas de las calles que acojen esas librerias, mi sueño sería estar ahí hasta cerrar las puertas, si es que la cierran a los visitantes.

Por Mario Escobar, escritor e historiador.

El famoso diario londinense The Guardian hizo una selección de las librerías más bellas del mundo. Hoy queremos dar un repaso con vosotros por las mejores casas de los libros.

Los amantes de los libros de los libros tenemos nuestra tienda favorita. Aunque en los últimos años muchas librerías pequeñas han tenido que cerrar, todavía hay verdaderas joyas que se resisten a entrar en el modelo librería-cafetería-centro comercial.

Muchos de los aficionados a la lectura ojean en la sección de libros de los Hipermercados con la esperanza de encontrar el libro que le ayude a pasar las vacaciones o le sirva de compañía en el transporte público. Otros prefieren comprar libros por Internet, pero un grupo de irreductible “galos” se resiste a rendirse. Para demostrarlo, Sean Dodson eligió a las diez librerías más bellas de todo el mundo, nosotros le hemos seguido en su viaje.

Boekhandel Selexyz Dominicanen, en Maastricht.

Una hermosa iglesia de Masstricht es ahora la sede de una de las librerías más bellas del planeta. El espacio sagrado se dedicaba hasta hace poco a la venta de bicicletas, pero los arquitectos Merkx & Girod, ha convertido el edificio, en la que podía ser la librería más bella de todos los tiempos. El Boekhandel Selexyz Dominicanen se inauguró poco antes de Navidad conservando la personalidad y encanto de la antigua iglesia, equipada con un minimalista y moderno diseño de interior. Sin duda esta es una librería que roza el cielo de la perfección.


El Ateneo, en Buenos Aires.

El Ateneo es un antiguo teatro en el centro de Buenos Aires transformado ahora en una librería impresionante. La gran afición de los porteños a los libros les ha llevado a reconvertir esta joya en uno de los símbolos del progreso intelectual del país. La antigua platea está ahora ocupada por estanterías y por todas partes hay rincones donde perderse y disfrutar con la lectura de un buen libro.

La Librería Lello Porto en Portugal
La Librería Lello Porto es una de las librerías en activo más antiguas de Portugal. Lleva vendiendo sueños desde su fundación en 1881. Con una escalera que recuerda a la que vio el patriarca Jacob en y un bellamente techo de paneles de madera y columnas, es una de las maravillas de la arquitectura librera.

Secret Headquarters comic bookstore en Los Ángeles
Sin duda esta librería no es tan bella como las anteriores, pero situada en el Silver Lake, al este de Hollywood, esta boutique de los libros ofrece una sofisticada tienda alternativa a la mayoría de sus rivales y tiene la reputación de ser una de las tiendas de comic mejores del planeta.


Borders en Glasgow

Originalmente diseñado por Archibald Elliot en 1827 para el Royal Bank, Fronteras ha ocupado un lugar de excepción en la Plaza Real, donde antiguamente se vendía el ganado. La estatua de Wellington vigila con expectación a los amantes de los libros que entra y salen de sus puertas.


Scarthin en el Peak District

Scarthin Libros en el Peak District es una de las librerías más importantes en la venta de libros nuevos y de segunda mano, desde mediados de 1970. Cuenta con salas repletas de libros nuevos y viejos, un delicioso café y un pequeño museo de curiosidades en el primer piso.

La Posada en Bruselas
Situado en una antigua casa cerca de la iglesia Santa Magdalena en la iglesia, La Posada Libros es una librería especializada en libros de arte. Tiene una notable colección de catálogos de exposiciones, que se remonta al inicio del siglo pasado y que en ocasiones se muestra al público.

El Péndulo en México
La rama del Péndulo Polanco en la Ciudad de México es el refugio del turista cansado y agobiado del calor de la Capital Federal. Su arquitectura abierta poblada por árboles, convierte la librería en un oasis en medio de la bulliciosa ciudad. Dicen que en ella se sirve el mejor café de México.

Keibunsha ichijyoji store 2

Keibunsya en Kyoto

Esta joya de oriente es una de las librerías mejor iluminadas del mundo. Pero sobre todo destaca la paz que se respira en su interior. Sus libros de arte japonés y su selección de libros en inglés.



Hatchards en Londres

A pesar de que la librería de la Universidad de Cambridge es la más antigua de Gran Bretaña, Hatchards, en Piccadilly, es una de sus hermanas menores, ya que vende libros desde 1797. Su carácter aristocrático no debe asustarnos. Al fin y al cabo, los libros son el elemento más democratizador del mundo. No sólo cuenta con tres órdenes reales, lo que significa que suministra de libros a Su Graciosa Majestad, también fue una de las librerías preferidas de conocidas figuras de la historia británica como Disraeli, Wilde y Byron. La librería conserva el espíritu del Imperio Británico. Su interior parece el de un antiguo palacete de la época Victoriana.

Por desgracia en España no tenemos nada parecido. Tal vez, La Casa del Libro de Madrid, fundada en 1923 y que todavía recibe a los amantes de los libros, sea una de las pocas librerías a destacar. Su escalinata gris, salpicada por las frases y rostros de los grandes literatos de la historia nos acompaña las cuatro plantas, haciéndonos sentir mortales e insignificantes.

Escrito por: bestsellerespanol el 10 Abr 2008

El País

miércoles, 9 de julio de 2008

Las enfermedades de la cultura contemporánea

La cultura contemporánea en la actualidad se ha visto enfrentada a dos enfermedades mortales: objetivismo y el naturalismo. La primera considera los objetos de la ciencia –las cosas de la naturaleza- como autosuficientes, independientemente del sujeto conocedor. Las cosas están dotadas según el filosofo austriaco-húngaro Edmund Husserl, de una racionalidad que es sólo aparente y cuya única realidad radica en la confianza absoluta que se tiene en ellas. De esta racionalidad usurpada o natural, Husserl afirma que su naturaleza, considerada en la verdad que le confiere las ciencias de la naturaleza, solo tiene una autonomía aparente y, con las ciencias de la naturaleza, sólo accede aparentemente a un conocimiento racional para sí mismo.

La enfermedad que es naturalismo se deriva, según a juicio de Husserl, del objetivismo. Se trata de una representación que uno se hace de la existencia de la totalidad del ser como hecho natural, sin operación intermedia del espíritu. Las concepciones filosóficas se conciben como rivales, frente a una naturaleza que constituye ya por sí sola una totalidad. Las ideas, las normas y la conciencia pertenecen, pues, de hecho, a la naturaleza y no a la reflexión intelectual o filosófica.

Se puede descubrir, subyacente a la reacción husserliana contra los excesos de un positivismo ingenuo, su constante preocupación por una terapia considerada como una solución al “mal existencial” que ataca al hombre moderno. Se trata, según dicho filosofo, de reparar esta perdida de la unidad del saber y el sentido, reconstruyendo una cierta metafísica a partir de un método filosófico centrado en torno al sujeto, o , en otros términos, se trata de construir una “fenomenología

viernes, 4 de julio de 2008

Algunas frases para variar

Lo que se ignora, se desprecia
Antonio Machado

Lo que conduce y arrastra al mundo no son las máquinas
sino las ideas.
Victor Hugo

Las críticas no serán agradables, pero son necesarias.
Winston Churchill

Uno está tan expuesto a la crítica como a la gripe.
Friedrich Dürrenmatt

Me desconcierta tanto pensar que Dios existe,
como que no existe.
Gabriel García Márquez


La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos
el sombrero,
no la cabeza.
Gilbert Keith Chesterton

El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla.
Manuel Vicent




jueves, 3 de julio de 2008

La cárcel del realismo

La cárcel del realismo es que por sus intersticios sólo vemos lo que ya intimamos. Que a través de sus vértices solo divisamos aquello que evocamos, de tal forma que hilamos sobre vientos pavorosos. La libertad del arte en ese realismo irónico consiste, en cambio, en inundarnos con lo que no sabemos. El escritor y el artista no saben: imaginan, cual intruso en un mundo el cual es violentado por su mera voluntad, creyendo que la vida es más de lo que conocemos y la muerte menos de lo que tememos, creyendo que todo ser es más o menos fabuloso y que las fábulas sustentadas en el no ser no sólo carecen de realidad sino de imaginación. Su aventura radica en decir lo que ignoramos, en sugerirnos pletóricas humaredas susceptibles al atolondramiento . La imaginación es el nombre del conocimiento en literatura y arte. Quien tan sólo acumula datos veristas, jamás podrá mostrarnos, como Cervantes o como Kafka, la realidad no visible y sin embargo tan real como el árbol, la maquina o el cuerpo. Es como la novela que ni muestra ni demuestra el mundo, sino que añade algo al mundo.

Esa realidad es única, como el agua del río es única en pasar por un mismo sendero, asumiendo la salvedad que jamás volveremos a ver pasar ese instante de agua. Solo queda el aprecio de ese relámpago irreversible de nuestro recuerdo, pero nunca volverlo a experimentar con la misma intensidad, pues ese segundo quedo pegado a nuestra imaginación, y es nuestra imaginación que nos hace transitar en caminos sigilosos del cual jamás volveremos a pasar. Realidad – Imaginación mixtura en el descubrimiento de lo invisible, de lo no dicho, de lo olvidado.

miércoles, 2 de julio de 2008

Les Misérables

El pasado sábado 28 de junio 2008 asistí al Teatro Nacional a presenciar uno de los musicales mas grande que se hay preparado alguno. Les Misérables, un espectáculo que se estrenó por primera vez en el Palacio de los Deportes de París en el mes de Septiembre de 1980 con la escena de Robert Hossein, musicalidad de Claude-Michel Schonber y letras de Alain Boublil y Jean-Marc Natel, permaneciendo en cartelera durante 16 semanas, alcanzando la máxima representación de 107 y unas 500,000 pagaron por verla.


Cuando hablamos de grandes musicales por lo general hacemos referencia a musicales como: Hello Doly, All the Jazz, El violinista en el tejado (Fiddle on the roof), La rosa (The rose), entre otros musicales de broadway. Les Misérables, es mas que un musical, por su temática, argumentación e instrumetalización la hace separarse de esos musicales antes mencionados, la veo más cerca de las óperas (mi modo de parecer). He tenido la oportunidad de ver a Rigolleto, Amadeus, entre otras, y me hace mas fácil encasillar a Les Misérables en el renglón ópera.


Cuando uno tiene en sus manos el escrito de Los Miserables de Víctor Hugo, con el cual esta basada el musical, en realidad no es tanta la perdida escritural llevada a escena, si hacemos una comparación entre el texto y lo exhibido. Los que concibieron Robert Hossein, Claude-Michel Schonber, Alain Boublil y Jean-Marc Natel nos da al traste a instituir una perfecta adaptación plasmada por ellos, donde no se disipa el contenido de la novela, ellos toman los grandes rasgos característicos de la novela y como artesanos zigzaguean en cada una de las páginas visuales del musical. Esta adaptación esta tan bien estructurada de tal forma que el espectador en cada uno de los cambios o actos no desaprovecha el hilo de lo escenificado.


Todo comienza con las escenas en Digne, 1815, luego tras 19 años de prisión de Jean Valjean se da cuenta de que el pasaporte amarillo de libertad condicional que debe mostrar , lo condena a ser un paria. En todo este periplo solo el obispo de Digne le ofrendó buenos tratos, pero Jean Valjean le redimió de mala manera sus buenos tratos sustrayéndole los utensilios de plata. Mas luego es capturado y conducido ante el obispo, pero este es premiado con el perdón, dejando que Jean Valjean haga una nueva vida.


Ocho años después en Montereuil-Sur-Mer y habiendo agrietado su libertad condicional, decide cambiar su nombre a Monsieur Madeleine. En esta parte entra los personajes de Fantine y Cosette. Jean Valjean siendo dueño de una fabrica y a la vez alcalde de la ciudad, a esta Fantine se le descubre que tiene una hija ilegítima, incitando que las mujeres emplazaran de su despido. Ya moribunda, Fantine, le pide a Jean Valjean que cuide de Cosette.


Como nuestro intención no es interiorizar todo lo visto, se dan otros aspectos en el musical, como los suscitados en Montfermiel, 1823, ya viviendo Cosette con los Thénadier. París,1832, año en que se originan sediciones por la muerte del líder popular, General Lamarque, el único del gobierno que le importaba los pobres. Las reuniones políticas en un pequeño café parisino, las reuniones de los grupos estudiantiles, pilotado por Enjolras, prorrumpen a las calles en busca del apoyo popular. El enamoramiento entre Cosette y Marius. Entre otros aspectos.



Los últimos aspectos del música están medido en las revueltas estudiantiles engendradas en las barricadas, donde mueren todos los rebeldes, incluyendo su líder. La boda de Cosette y Marius, donde mas luego, Jean Valjean confiesa la verdad de su pasado. Hay otros aspecto que dejo a su libre escudriñamiento.


Pero cayendo en nuestro patio, nuestra republica dominicana, lo que hicieron cada uno de los actores cantores, eso no tiene madre, me quede pasmado, no creía que habían tanta capacidad cantoral en nuestro país, ver a Frank Ceara interpretando a Jean Valjean, a Antonio Melenciano, interpretando a Javert, excelente este personaje, interpretado por Antonio. Ver a Fantine interpretada por Cecilia Garcia, a Enjolras interpretado por Héctor Anibal, a José Guillermo Cortines (Momo) interpretando a Marius. Uno de los personajes mas gozado, fue el de los Thénardier, interpretados por Nuryn Sanlley y Kenny Grullón. Entre otros participantes de la obra que tributaron grandemente su granito de arena para forjar de este musical una de las grandes obras llevada a las tablas en el Teatro Nacional. No podemos olvidar las personas de Carolina Rivas y Luichi Guzmán, los que hicieron posible este sueño de este montaje, recreando la época de 1815, con una excelente escenografía en movimiento.


Si algún día vuelven a abrir otras funciones, le aconsejo no dejar pasar por alto esta oportunidad, la cual es una vez en muchos años.

martes, 1 de julio de 2008

Memoria del horror hermoso

Esta novela autoría del escritor dominicano José Bobadilla, con la cual obtuvo el premio Nacional de Novela, Manuel de Jesús Galván, 2007. Es una de esas novelas, donde la rapidez de lectura te hace detener por espacios donde el detenimiento nos apremia a regresa o mejor dicho a releer lo antes visto. Es una novela con una excelente narrativa, donde se vuelca de manera sorprendente la capacidad imaginativa de su autor en cada uno de los episodios o pasajes teniendo como marco referencia el siglo XVIII.

Desde sus mas tempranas narracciones, nuestro escritor José Bobadilla ha manifestado formas singulares de su vínculo con el buen manejo del lenguaje, su signo de originalidad, su elegancia estilística y su simbología. Esa fusión entre uno y otro suele darse en su obra como una absorción que nos proporciona el beneplácito de esa intensidad pasional a sus escritos.

Leer Memoria del horror hermoso, fue descoser la memoria a través del barroquismo de algunos textos. La memoria es un arte, incluso cuando actúa involuntariamente. Pues en una ocasión, de esas que nunca esperamos, hasta que nuestros descanso se ve atormentado, se le ocurrió a un profesor darme a leer el libro de José Lezama Lima "Paradiso", una obra asombrosa de la creación de la literatura española. Obra de síntesis donde la exuberancia barroca, el hallazgo de un lenguaje erótico lleno de revelaciones, la sobrenaturaleza de una realidad mágica, se orquestan en un crescendo que conduce al lector desde la autobiografía a la invención de un sistema poético del universo. Hizo en realidad que se produjeran grandes tormentas en mis quehaceres literarios, pues comenzar a leer ese libro fue en realidad una brecha entre seguir leyéndolo o dejarlo inconcluso, pues tuve que dejarlo hasta mas luego. En cierto modo creando una bisagra entre ambos textos, el comenzar a leer Memoria del horror hermoso fue introducirme en algo parecido, pues nuestro autor con una gran destreza hace uso del lenguaje, que en cierta ocasiones no nos hace despegar de un diccionario.

El tiempo, el amor, la vida, la muerte son ríos temáticos de esta novela. Las vidas de seres imaginarios mezclados, el asesinato consciente, los enfrentamientos étnicos, las grandes infidelidades se entrecruzan en cada capítulo. "La vida en el amor es un almacén de lúdicas ambigüedades, un trasiego de apetitos prestados o particulares que se anudan sin miramientos, el amor es un cruel estorbo de la condición humana". En esta novela convergen genero e historia de manera sorprendente, en cualquier ocasión de su lectura te puede encontrar con poesía, teatro e historia que hacen de la novela, una de esas novelas que influyen a tener que leerla nuevamente.