Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

sábado, 31 de enero de 2009

Leer os hará libro

A veces, muchos de mis lectores, que al menos, gastan un poco de sus minutos leyendo de lo poco que le traigo cada ciertos días, se diran qué estará haciendo en esto momento quien escribe, se habrá olvidado de que tiene un página, pero ante su incognita, le dire que no, lo que pasa es que estoy un poco calgado de trabajo (financieros) y estoy leyendo un libro, que me ha ocupado un poco el tiempo "Las formas elementales de la vida religiosa de Emile Durkiem", el cual es muy interesante, sobre todo, por todas las informaciones que nos ofrece y que, por lo general, debo estar siempre hurgando informaciones en la red, pues cada dato que ofrece, muchos de ellos me son desconocido. Mas luego le hablaré a fondo del libro.

Cambiando de tema, hace poco me encontré con una página en la internet, que son de estas páginas, que cuando chocan con uno, te sorprende y mas para las personas que no tienen mucho tiempo para pasarse todas las horas buscando páginas interesantes, pero esta me llegó a través de Alerta Google en mi email, la página Literalia.tv, la cual esta conformada por varias personas, mas que una página es una propuesta de literatura por internet, pues hacen televisión por internet, sus miembros abordan temas literarios, escritores, hacen recomendaciones, hablan con los editores, entre otros tramos de la literatura, pero sobre todo hay un programa que se llama "Leer os hará libro", donde sus dos protagonistas: Ignacio Merino y Gonzalo Escarpa recomiendan las mejores lecturas, pero a la vez, tienen una chimenea, que tiran a aquellas que no pasan por su termometro calificativo, donde podremos estar o no de acuerdo. Espero que den un vistazo por esta página.

domingo, 11 de enero de 2009

Fouché, el genio tenebroso

Hace varios meses, mientras navegaba entre mis libros y revistas para ver cual sería mi próximo implicado y compañero de paseo, me topé con un libro que hace mucho quería leerlo, lo había comprado hace un buen tiempo, pero estaba en fila como hay otros, la razón de haberlo tomado viene al punto, pues a veces, uno ha escuchado de alguna biografía o de algún protagonista de la historia y lo escucha y hasta habla de ese protagonista, pero habla en remolino, las misma informaciones, repitiendo datos que hemos escuchado de otros, a veces hasta cayendo en yerros, por no asirnos de un buen libro biográfico, pues para no alárgale en palabras, vi con asombro la gran biografía:


FOUCHE: EL GENIO TENEBROSO

STEFAN ZWEIG


Este protagonista de la Francia revolucionaria, vino a ser uno de los hombres más poderoso y extraordinario de la época. Sin importa la poca cordialidad que gozaba por sus contemporáneos, se izó sobre los demás a espalda de muchos y siempre tomando un segundo plano, nunca quiso ser el primero o protagonista, sino uno que trabaja a la sombra. Sus acciones lo llevaban a ese estadio de situación. “Traidor de nacimiento, miserable, intrigante, de naturaleza escurridiza de reptil, tránsfuga profesional, alma baja de esbirro, abyecto, amoral.. No se le escatiman las injurias”


Muchos biógrafos han intentado de transcribir la persona de Joseph Fouche, ni Lamartine, ni Luis Blanc, ni Michelet lo han hecho seriamente. Es poco después, cuando el escritor Luis Madelins se desboca con sus datos biográficos proponiendo sus verdaderas proporciones en una biografía monumental. Pero como afirma Stefan Zweig, quien mejor lo trata es Honore de Balzac, quien con su acuciosidad y entrega nos lleva a la literatura el personaje mas interesante del siglo.


Algunos datos:

Balzac atribuye a Joseph Fouche el “haber tenido mas poder sobre los hombres que el mismo Napoleón”. Pero como lo demuestra su vida, siempre acudió al segundo plano del Poder. Fue sacerdote y catedrático de física y matemática en el colegio de los oratorianos 1790, después la revolución francesa, para el año 1792 fue un saqueador de iglesias, se consagró un comunista fierro para 1793, dejando cinco años mas tarde su dislocado comunismo, se hace multimillonario y Duque de Otranto. Poco a poco va aprendiendo el arte de la diplomacia: callar, la ciencia magistral de ocultarse a si mismo y la maestría para observar y conocer el corazón humano, por tal razón lo llevan al sitial con los principales diplomáticos Talleyrand y Sieyés. Poco a poco este hombre va conquistándose un sitio en toda Francia y más allá de los territorios franceses. Es un buen oportunista, tiene la habilidad de transformase de moderador a ultraterrorista. Donde mejor llevó a cabo toda su maquinaria malvada, fue cuando le tocó dirigir el ministerio policial, nadie se le escapó al soborno, donde hasta la mujer de Napoleón, Josefina, estaba amarada por este rufián. Obligó a los sacerdotes a dejar sus hábitos, a contraer matrimonio, fueron muchas las iglesias que demolieron, cientos las cruces que besaron las mojadas tierras convertidas en sangre, fueron muchos los sermones ateístas que pronunció. Cuando no empleaba la guillotina, empleaba los cañones, por tal razón se le llamaba a él y sus compañeros los ebrios de sangre. Este hombre se llevó de paso a: Mirabeau, Marat, Danton, Desmoulins, Vergniaud, Cordorcet, Robespierre, Napoleón y otros tantos.


Mi recomendación de hoy es este libro, muy interesante, a parte de interesante lo llevará por toda una historia, bien recreada por Stefan Zweig de la Francia de 1789 a 1890 cuando es que muere este gran oportunista, pancista y aprovechador. Este gran ministro quien a través del soborno logro ocupar un sitial en toda Francia.

sábado, 10 de enero de 2009

Que gran negocio

Gran parte de mi vida me la he pasado estudiando la historia de Israel y sus contornos. Para departir de las brutalidades que se están suscitando en este instante entre Israel y la franja de Gaza debemos remontarnos muy atrás en la historia, sobre todo en el génesis de esta antipatía entre estos dos pueblos, que más que pueblo son hermanos. Pasando revista a esta enemistad recuerdo que un 13 de noviembre de 1974, todos los medios de comunicación del mundo tenían su vista puesta en las palabras que daría el principal líder, ya muerto, del la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat, el cual se presentó por primera vez ante la Asamblea General de la ONU. Tras veintiséis años de silencio forzado, todos los representantes de las naciones, esperaban anhelante y ávido a este palestino. En pie, con los brazos extendidos hacia la audiencia, Arafat dijo: Hoy he venido con una rama de olivo en la mano (símbolo de la paz) y una pistola de combatiente de la libertad. No dejen que la rama de olivo caiga de mi mano. Repito: no dejen que el ramo de olivo caiga de mi mano. Esta fue la primera vez que Yasir Arafat habla de paz a su acérrimo enemigo de Oriente: Israel. No fue dos décadas después, el 13 de septiembre de 1993 cuando Yasir Arafat, líder de la OLP y el primer ministro de Israel, Isaac Rabin se fuman la pipa de la paz con un apretón de manos.

Aunque, tal y como afirma el historiador francés J.P. Derriennic, los problemas de Oriente Próximo son, en su mayor parte, una herencia de la Primera Guerra Mundial, la construcción del Estado de Israel en el centro del mundo árabe, tras la segunda Guerra Mundial, lo que hizo que la perilla de la granada detonara. Pero más que lo que afirma J.P.Derriennic, es más que un trasfondo de algo

Hablar de esta acérrima enemistad entre árabes e israelíes, es dejar caer dos pequeñas plumas en un río, a ver cual llega primero al mar. Todo inicia con la demora de Abraham y Sara para tener hijo, al pasar diez años en Canaán sin tener hijo, Sara encamina a Abraham para hacer cumplir la promesa, la cual no la podía lleva a cabo, pues era estéril. Imaginen, cuando Dios llamó a Abraham, este tenía 75 años, 80 años cuando le prometió un hijo, 86 años cuando nació Ismael y 100 años al momento de nacer Isaac. Según la ley mesopotámica de aquel entonces, una esposa estéril podía dar a su marido una sierva como mujer y reconocer como suyos a los hijos nacidos de esta unión. Pero, Abraham, ante la propuesta de Sara, se sitio incrédulo, pero cediendo al plan, trajo consigo todo esto que vemos hoy día. Agar, la sierva, quien mas tarde reacciona ante el trato duro que le dispendia Sara, echándose al desierto, pues desde el punto de vista humano la tomó tan solo como un objeto, como un recipiente para llevar a cabo una promesa, promesa que dio lugar al nacimiento de Ismael, el hombre fiero o como literalmente lleva el mote de asno salvaje, que es la caracterización mas aproximada de Ismael y sus descendientes, los árabes. Nómadas del desierto, amantes de la libertad, evitando toda sujeción, dispuesto a pelear contra cualquiera. Ahí encontramos la raíz de una enemistad entre Isaac (israelíes) e Ismael (árabes), los demás acontecimientos son parchos de la construcción de estos pueblos en la historia.

Hacer un listado de las vicisitudes, de los enfrentamientos de los israelíes o de los árabes, es trazar un crucigrama que nos llevaría al mismo punto de inicio. Hablar de los judíos en tiempo de los egipcios, de los babilónicos, de los Medo-persas, de los griegos, de su gran expulsión en el año 70 d.c, en tiempo de los romanos, para más luego convertirse en los judíos de la diáspora, con el desmantelamiento del centro religioso de Jerusalén. Tratar de exponer al judío errante, es trazar toda una línea desde la primera migración de la tierra de Canaán a Egipto hasta su última desde la antigua Unión Soviética hacia Israel, pasando por las deportaciones que siguieron a la destrucción del Templo y las expulsiones de países y ciudades de Europa (Inglaterra en 1290, Francia en 1380, España 1492, Praga en 1542, Viena 1670 y Moscu en 1891), esa es la historia del pueblo de los judíos, que a base de periplos a través del mundo ha tenido que lidiar en estos últimos tiempos el enfrentamiento a los árabes que ya estaban ocupando esas tierras, hasta ser proclamada la creación de Estado de Israel en el 1948. Desde que proclamaron la creación el Estado de Israel han sido constantes los enfrentamientos entre ambos bandos, marcados por la guerra de 1956, la guerra de los Seis Días, en 1967, la guerra del Kippur, en 1973, la guerra con el Líbano desde 1982 hasta el día de hoy.

Cuando terminó la guerra con la proclamación del Estado de Israel, en 1948, unos 700 refugiados árabes tuvieron que abandonar su hogar. La mayor parte permaneció en los limites del territorio de la antigua Palestina, en Gaza, 200,000 personas para el año 1992, en Cisjordania, 200,000 personas y en Transjordania, unos 100,000

Atendiendo al lenguaje bíblico, Israel no será destruido por la guerra, sino que todo apunta a que Israel será traicionado y obligado a aceptar un convenio en la mesa de la paz, y de ahí vendrá toda una hecatombe entre las naciones, para llevarnos la gran Armegedón que menciona el Apocalipsis, en su capitulo 16:16, donde los ejércitos del mundo se enfrentaran “en un lugar que en hebreo se llama Armagedon”, “arm”, que significa monte y “Meguido”, que se refiere a un lugar ubicado al norte de Palestina, aunque suena fantasioso o ficticio, pero desde el punto bíblico es lo que apuntan los acontecimientos.

Humanamente, ningún ser con dos dedos de frente apoya estos enfrentamientos, ni los bombardeos de Israel, ni los bombardeos de Hamas. Son muchas las victimas que se pierden por culpa de sus líderes, es lo que vemos hoy, niños desmembrados, cuerpos de hombres y mujeres mutilados, escenas dantescas. Los israelíes culpan a los de Hamas y los de Hamas dirigen sus dardos de culpabilidad a Israel. Los noticiarios dicen que Israel lleva la delantera con más muertes propinada a los árabes, mientras que muchos embajadores y asociados de Israel siguen aguijando y provocando la guerra. Cuanta irresponsabilidad hay en los hombres, que gran negocio es la guerra, dónde estarán los paladines de la paz “EUA”, que no le han metido la mano a Israel, a verdad, ellos apoyan esta vagabundearía, donde estará la ONU, que no ha retirado sus credenciales a los Israelíes.

Gran mentira e ilusión es esta vida, lo que es, no es, y lo que no es, es. A quien creerle, donde estará tu Chapulín……

A correr fanático