Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

martes, 28 de mayo de 2013

La prueba

Si en la primera novela, El gran cuaderno, Agota Kristof, no desvela ninguno de los nombres de los gemelos, en la segunda entrega, La prueba, ya separado, si podemos conocer los nombres de los mismos, Mientras Claus logra cruzar la frontera,escampando de las asechanzas enemigas, Lucas, solo y en contaste extrañeza queda solo en el lugar donde vio crecer las historias que cuenta El gran cuaderno. Esta separación es una continua falta, es el mismo desprendimiento de una parte de su carne que esta al otro lado de la frontera, y la cual tiene que esperar para que Claus regrese a aquel lugar que se ha ido borrando con el tiempo, tratando de reencontrarse con Lucas. Es todo un enigma, donde la vida de Lucas se va extinguiendo para dar paso al final texto al personaje de Claus nuevamente.

Este texto es una propuesta continuista, que no hace mas que lindar el mismo contorno del texto anterior, aunque en termino narrativo, podríamos decir, descriptivos tiene mas matices. Esa armonía universal de texto que presupone Agota Kristop solo admite un orden establecido, donde ofrece un conciso panorama de los intentos que quiere contar, contar la historia, sin mucho floreo, sin mucha contemplación del colorido del mundo. Es tanto, si de quien trata esta entrega, Lucas, nuestra escritora pone mas énfasis en los personajes que lo rodean, donde teje todo un universo totalitarista.

De esta forma termina el texto:“En lo que concierne al contenido del texto, no puede tratarse más que de una ficción, ya que ni los acontecimientos descritos ni los personajes que allí figuran han existido jamás en la ciudad de K, a excepción, sin embargo, de una persona, la supuesta abuela de Claus T., de la cual hemos encontrado la pista. Esa mujer, en efecto, poseía una casa en el emplazamiento del actual campo de deportes. Muerta sin herederos hace treinta y cinco años, figura en nuestros registros con el nombre de Maria Z., de casada V.”

En sus mano