Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

viernes, 13 de septiembre de 2013

Ignacio de Loyola

A lo largo de su azarosa vida, Ignacio de Loyola fue un hombre de muchas facetas: paje, soldado, peregrino, estudiante y sacerdote. Se vio obligado a hacer frente a grandes limitaciones, empezando por su escasa prestancia y su constante mala salud, y tampoco poseyó grandes dotes para el estudio ni la producción literaria. ¿Cuál fue entonces el secreto de su enorme carisma, que le permitió no solo fundar la Compañía de Jesús sino además ser declarado santo por la Iglesia Católica?

De la minuciosa labor de investigación de Enrique García Hernán emerge una figura que forjó su identidad con materiales contradictorios, un mediador flexible, inteligente y creativo, con excepcional capacidad para la conciliación y la comunicación, que supo pactar con diferentes actores y adaptarse a las necesidades de su momento histórico, la convulsa Europa del Renacimiento y la Reforma. Esta novedosa biografía separa nítidamente la idealización religiosa de la realidad documental para trazar el definitivo retrato, no del santo que Ignacio de Loyola llegaría a ser, sino del hombre que fue.
Una contribución decisiva al género biográfico de la mano de un experto en san Ignacio de Loyola.

PRÓLOGO
La biografía oficial de Ignacio de Loyolase concibió con la intención de establecer un modelo paradigmático: su vida era perfecta en todos los sentidos, dueña de una ejemplaridad heroica, pública y comprobable; nada había en secreto, falso ni oscuro. No se preconizaba exactamente hacer lo que él había hecho, es decir, imitarlo, sino más bien imitar según -su modo de proceder-, para no equivocarse en las elecciones de la vida. No obstante, su historía sigue siendo un enigma: sabemos muy poco de su periodo anterior a su llegada a Roma, dónde falleció en 1556, por lo que ignoramos 50 de los 65 años que vivió. 

No hay comentarios: