Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

miércoles, 9 de enero de 2013

La conciencia de Zeno

‟El Yo del critico nunca esta pues en lo que dice, sino en lo que no dice, o mejor, en la discontinuidad misma que marca todo discurso critico; quizá su existencia es demasiado fuerte para que la constituya en signo, pero tal vez a la inversa sea también demasiado verbal, demasiado penetrada de cultura, para dejarla en el estado de símbolo indicial”.

Tras una breve lectura de La conciencia de Zeno, la cual llego por las múltiples sugerencias escritas del mismo, y sobre todo por la cercanía de Italo Svevo con James Joyce, no dejo menos a mi interés que comprar el libro, pues en mis adentro fueron muchas las imágenes que me hice , imágenes que iban mas lejos de coronar uno de los libros mas importantes de lo que había leído.

La conciencia de Zeno es una novela cuya trama es en sí ordinaria, opaca, hecha de episodios irrelevantes: la vida aparentemente tranquila y monótona de un burgués sellado por la nicotina, Zeno Cosini. Este personaje, fumador, quien decide someterse al psicoanálisis es el móvil que utiliza para dejar atrás su adicción al tabaco. Esta será la excusa de las irónicas memorias de Zeno, la cual solicita que se escriba .

A todo rasgo la historia que nos trata de contar Svevo, la cual en si es una autobiografía, ya que era un fumado peticionario, pues tras sufrir un accidente, solo pedía a las visitas que le llevaran cigarrillos, es un novela de la cual espere mucho mas de lo que me había imaginado, el solo hecho de ser mencionado por James Joyce, me hizo ir al monologo interior, al Ulises o en un caso mas cercano a La muerte de Artemio Cruz de Carlos Fuentes, pero todo quedo en el solo hecho narrativo de este personaje, donde en escasos momentos de todo el libro uno se siente que el escritor va a arrancar, pero todo queda en el mero deseo que se disipa en el humo.

Esta en sus manos ser el juez del mismo.

No hay comentarios: