Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cuando la literatura se pone al servicio de la solidaridad

Cinco escritoras: Almudena GrandesÁngeles CasoCarmen Posadas,Mara Torres y Rosa María Calaf han prestado su pluma, y su imagen, para una campaña solidaria. Cada autora ha desarrollado una breve biografía inacabada sobre una mujer asiática de referencia social para otras mujeres en su país. El conjunto de estas historias, de diez páginas cada una, se plasma en un libro titulado Vidas en progreso, que sale hoy a la venta por un precio de 12 euros. El total del importe irá destinado a laONG Paz y Desarrollo, impulsora del proyecto. La obra tiene una extensión de 300 páginas. Excepto el espacio que ocupan las biografías, 50 folios, los 250 restantes están en blanco. “Esta es la parte más importante del trabajo. Es todo lo que ellas pueden llegar a ser”, explica Jorge Martínez, el creador de la idea.
Nguyen Thi Thanh Ha vive en Vietnam. Tiene 35 años y es madre soltera. Se dedica a gestionar el Fondo de Desarrollo Económico y Social, que respalda a mujeres pobres del medio rural. Almudena Grandes ha escrito en su biografía: “La pobreza y la enfermedad tiñen la vida de Ha de colores sombríos. Pero su padre, que la adora, se empeña en que al menos continúe sus estudios, aunque a su madre no le parezca bien”. Su trayectoria, como la del resto de protagonistas, es de superación. Sus historias inacabadas sirven de ejemplo para que miles de coetáneas que viven marginadas sientan que puede haber un camino diferente al que la sociedad que les ha tocado vivir les marca.
La pobreza y la enfermedad tiñen la vida de Ha de colores sombríos
La filipina Angélica Precioso tiene 53 años, tres hijos y está casada. Estudió Comercio en la ciudad de Suriago, al norte del archipiélago. Recientemente este conjunto de islas ha sido noticia por la devastación que ha causado el supertifón Haiyán, y que ha dejado unos  2.500 muertos, según las cifras oficiales difundidas hasta la fecha. La periodista Mara Torres ha escrito su historia: “Angelina ayudaba a su padre en todo: recoger madera en el bosque, realizar trabajos de carpintería, recolectar bananas, vender en el mercado. Al volver del colegio se ocupaba de sus ocho hermanos, para que su madre descansara un poco”.
En Bangladesh vive Rahima Begum, de 42 años. Al igual que Precioso está casada y tiene tres hijos. Contrajo matrimonio muy pequeña, en una boda concertada. No conoció a su esposo hasta el momento de la ceremonia. Es la líder de un grupo que organiza reuniones semanales para poner soluciones a temas como la pobreza, el hambre o la desnutrición en su sociedad. Ángeles Caso cuenta su historia: “Nació mujer en un lugar del mundo donde la vida de una mujer no vale tanto como la vida de una vaca, y muchísimo menos que la vida de un hombre”.
Trabajaban de sol a sol, pero pasaban hambre. Sopha trabajaba duro y, con trece años, tenía a otras diez niñas a su cargo.
La camboyana Ith Sopha es budista y granjera. A sus 48 años participa en el programa de empoderamiento económico y social que organiza la ONG Paz y Desarrollo. Su marido y sus hijos la apoyan en todo. La escritora hispano-uruguaya Carmen Posadas fue testigo de su vida: “De niña, Sopha fue enviada a trabajar en un campo de arroz junto con otras 60 personas de todas las edades. Trabajaban de sol a sol, pero pasaban hambre. Sopha trabajaba duro y, con 13 años, tenía a otras diez niñas a su cargo”.
Francisca Mónica tiene 43 años y vive en Timor Oriental. Está casada y tiene cuatro hijos y dos hijas con edades que van desde los cinco a los 22 años. Desde 2010 es titular del programa de promoción de la Participación Política e Igualdad de género que la ONG Paz y Desarrollo tiene en marcha en el país. Sobre su vida ha escrito Rosa María Calaf: “Francisca tenía 11 años cuando regresó a un pueblo donde los cadáveres yacían sin enterrar. En la escuela se había prohibido hablar su lengua, el tetum. La lucha de guerrillas y la represión continuaron.”
Jorge Martínez, impulsor de la idea, explica que este es un proyecto que desde el principio ha contado con muy pocos medios. “Uno de los grande logros ha sido materializar la iniciativa y que no se quede como otras en un algo teórico”. Sobre la posibilidad de hacer más biografías inacabadas responde que esta lo están contemplando, y deja la puerta abierta para el futuro. Este es un libro con más páginas en blanco que escritas. Por lo que todas las esperanzas están puestas en el presente y el futuro.
El Pais