Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

jueves, 14 de agosto de 2014

Francia apoya al frente de escritores contra Amazon

El Gobierno francés emprende un nuevo asalto en su guerra abierta contra Amazon. La ministra de Cultura, Aurélie Filippetti, dio ayer un paso más allá en el “combate político” que mantiene desde hace dos años contra el gigante de la distribución. Filippetti se solidarizó con la reciente campaña iniciada por 900 escritores a través de una petición publicada en la edición dominical de The New York Times, a través de la que denunciaban las prácticas abusivas de la librería virtual estadounidense. Se trata de la primera voz institucional que se suma a este frente.

Hace meses que Amazon intenta forzar al grupo editorial Hachette para que baje el precio de sus libros en edición digital hasta los 9,99 dólares (7,50 euros). Ante la negativa de la empresa francesa, Amazon ha emprendido distintas medidas que no se alejan mucho de la extorsión. Por ejemplo, la imposibilidad de acceder a la preventa de sus libros, la suspensión de las ofertas especiales o unos plazos de distribución más largos de lo habitual.

“Este episodio es una nueva revelación de prácticas incalificables contra la libre competencia por parte de Amazon. Es un abuso de posición dominante y un perjuicio inaceptable contra el acceso a los libros. Amazon debilita la diversidad literaria y editorial”, declaró ayer Filippetti durante una entrevista con Le Monde. Desde su acceso al ejecutivo en 2012, la ministra ha mantenido relaciones tensas con el grupo estadounidense, acusándole de recurrir a “prácticas destructivas para el empleo, la cultura y el tejido social” y denunciando que no pague sus impuestos en Francia, sino en Luxemburgo.

Esta arremetida contra Amazon en territorio francés no se limita a las palabras. El mes pasado, la Asamblea Nacional aprobó una nueva ley, explícitamente apodada anti-Amazon, que suprime la posibilidad de sumar la gratuidad de los gastos de envío al habitual 5% de descuento que fija la ley del precio único del libro, vigente en gran parte del continente.

La respuesta de Amazon consistió en limitar dichos gastos de envío a un solo céntimo de euro. “Sabíamos que seguirían esquivando la medida, pero son banderillas que seguiremos clavando en su costado”, afirmó ayer Filippetti. La ministra, escritora ocasional e hija de mineros italianos que emigraron a la Lorena —allí ambientó su novela Los últimos días de la clase obrera—, también acusó al grupo estadounidense de perseguir una concentración empresarial “propia del siglo XIX”.

La ministra mostraba en estos términos su pleno apoyo a los escritores que se rebelaron el pasado domingo contra los abusos del gigante de la distribución, que ya controla el 40% de cuota de mercado, según datos de Publishers Weekly, y cuyo volumen de negocios supera los 55.000 millones de euros. Entre los autores movilizados se encuentran Paul Auster, John Grisham, Stephen King, Michael Chabon, Tracy Chevalier, Junot Díaz, Claire Messud, Tobias Wolff, Jonathan Littell o Donna Tartt. Todos ellos pagaron de sus propios bolsillos los 100.000 dólares (74.682 euros) que costaron esas dos páginas de publicidad. “Como escritores, muchos no publicados por Hachette, sentimos que ningún vendedor debería bloquear la venta de libros, ni impedir o disuadir al cliente a la hora de hacer un pedido o recibir los libros que desee”, escribieron en la petición.

Presentado como el villano de esta historia, Amazon se esfuerza en demostrar que actúa en beneficio del lector e intenta forzar a los grandes grupos editoriales a cambiar una política de precios excesivos, teniendo en cuenta que un libro digital no supone gasto alguno de impresión y distribución. Hace unas semanas, el grupo estadounidense incitó a sus usuarios a dirigir mensajes al dirigente de la división estadounidense de Hachette, Michael Pietsch, llegando incluso a publicar su dirección personal. Para sumar a los escritores a su causa, propuso cederles la integralidad de los derechos de sus e-books. Pero el sindicato de escritores estadounidenses no aprobó el gesto. “Es una solución a corto término que incita a los autores a tomar partido contra sus editores”, dijo su presidenta, Roxana Robinson.

El Pais