Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

viernes, 28 de marzo de 2014

¿Arde París?



No bastó un estallido de cólera de Adolfo Hitler en expresar: “Quien tiene a París, tiene a toda Francia”. Perder a Francia, era perder a todo Alemania, pues esta vendría a ser un gran refugio de cemento armado y acero frente al encaminado poderío de los Aliados contra los desquiciados intentos políticos del Führer Desde el 15 de junio de 1940, las únicas banderas tricolores de todo un patriotismo francés que podía apreciarse, solo era las banderas de los Inválidos, guardadas en las vitrinas del Museo del Ejercito.

Paris brûle-t-il? Título en francés de ¿Arde París? de los escritores Larry Collins y Dominique Lapierre, reviven los acontecimientos reinante durante la ocupación de Francia por los alemanes y la liberación por parte de los Aliados. El ambiente tenso, y no es de menos, se apoderó de todos los franceses. Es una historia llevada a cabo por las muchas entrevistas a cientos de alemanes, franceses y estadounidenses, desde el general Eisenhower al general von Choltitz, este último comandante alemán tras la derrota de los invasores, hasta la conversación del primer parisino que izó la bandera tricolor en la cima de la torre Eiffel el día de la liberación, el 25 de agosto de 1944.

Si algo no borró la historia es el gran milagro francés de ser destruida, escapo, pues Hitler en ese estallido de cólera, exige a sus mandos que resistan hasta lo indecible para que París no sea liberada por los Aliados, destrúyanla, aniquílenla por completo. París escapó de la destruición a la que Hitler la había condenado desde su Bunker. Esta liberación y milagro, no es solo un esfuerzo de los Aliados, sino también de grandes hombres de la Resistencia internamente que se enfrentaron, se cansaron de ver a Francia ser pisoteada por un desquiciado que en la lejanía esperaba que se cumplan sus ordenes, y que en la lectura de muchas de sus acciones se asemejaron en la histórica revolución francesa y sus barricadas.

Este libro fue llevado al cine a través de la realización de René Clément, con unas adaptaciones formidables de los guionistas Gore Vidal y Francis Ford Coppola, y estrenándose en 1966. Se rodo en los interiores y exteriores de Paris y en plató. Si el libro te hace vivir a través del barco de la imaginación esos días infernales, en la película muestra la crueldad y el carácter devastador de la guerra, el dramatismo en el momento en que se nombra a Choltitz, las instrucciones trastornadas de Hitler de azotar a Paris, del acribillamiento de unos jóvenes que fueron emboscados y engañados, la decisión de aplazar la liberación de París, el desasosiego de la Resistencia, el papel del  cónsul Nordling  y Emil Bender, que hicieron de todo para que los prisioneros parisienses sean puesto bajo la salvaguardia de la Cruz Roja, y sobretodo el papel del cónsul en sus conversaciones con von Choltitz en su intento para que Paris no sea destruida como deliraba Hitler , la figura  de Jacques Chaban-Delmas, entre otros acontecimientos que hacen de este libro unos mis favoritos referente a historia de la Segunda Guerra Mundial.

Os dejo en sus maños.