Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

lunes, 15 de abril de 2013

Mauricio Wiesenthal dice que "se necesitan muchísimos años para escribir un verso"

Sevilla, 14 abr (EFE).- Mauricio Wiesenthal ha dicho a Efe que "se necesitan muchísimos años para escribir un solo verso, porque la prosa exige vivencia y sentimiento; mientras que la poesía obliga a madurar la experiencia en el recuerdo, hasta que rebrota en el alma, dispuesta en belleza, arreglada en medida y ajustada en música."

Nacido en 1943 en Barcelona, autor de un centenar de libros entre novelas, obras memorialísticas, de viajes, reportajes y hasta un "Gran diccionario del vino", Wiesenthal se ha decidido a publicar en un volumen su producción poética de cincuenta años con el título "Perdido en poesía", que publicará a fin de mes la sevillana Isla de Siltolá.

Pregunta.- ¿Por qué su poesía dista tanto de la de su generación?

Respuesta.- Buena parte de la estética maldita del arte del siglo XX me parece completamente irreal, a pesar de su pretensión de realismo. Las cosas no son más reales porque sean más inhumanas, más angustiosas o más feas; ni tampoco porque se cuenten en lenguaje vulgar. Y el intento de imponer en la literatura la lengua hablada es un propósito que conduce a la decadencia del idioma y al empobrecimiento del estilo. Nunca eludo en mis versos una rima consonante ni una forma clásica, ni hago concesiones a la naturalidad ni a los diablos de la comodidad. "Quien aspira al placer -escribió Byron- no debe buscar comodidades".

P.- Su poesía contiene el endecasílabo de Garcilaso y sonoridades de San Juan de la Cruz...

R.- En este tiempo en que todo el mundo quiere ser original, sólo existe un medio de ser distinto y auténtico, seguir el camino propio, ajeno a las modas intelectuales, y aprender la disciplina del arte en los maestros clásicos. No creo en la poesía intelectual. "No se hace la poesía con ideas, sino con palabras", escribió Mallarmé.

P.- No utiliza el verso blanco y, sin embargo, pocas veces, salvo en el soneto, utiliza las estrofas clásicas...

R.- La RAE llama verso libre al que no tiene métrica ni rima. No puede justificarse, así tan lindamente, el capricho intelectual de llamar "verso" a lo que no tiene medida. No hay que olvidar que la poesía nació para ser recitada y cantada. Por eso es absurdo hablar de un verso sin medida. Es la estrofa lo que permite buscar acordes y medidas nuevas.

P.- Curiosamente, en su prosa oculta rimas y cadencias que no disimula ni siquiera cuando escribe novela, incluso en el tono tolstoiano y realista que distingue su narrativa...

R.- El alma nos habla muchas veces en verso, mezclando la prosa con la rima.

P.- ¿Hay que leer la poesía en voz alta?

R.- También la prosa. Hemingway decía que hay que leer moviendo los labios. Se evita así la lectura mental y rápida -"racionalista"- que destruye lo que la literatura tiene de sentimiento, de instinto y de arte. Y en la poesía es aún más importante. Recito mis versos en voz alta, a la vez que los escribo. Y trato así de evitar que el ejercicio reflexivo de la métrica me haga olvidar la sensualidad de la palabra. La armonía es un orden en el espacio y en el tiempo. La fuerza de la respiración y el ritmo del aliento distinguen a cada poeta, igual que el fraseo es tan importante en el canto. La literatura tiene, como todas las artes su materia carnal; se trata, nada menos, que de la palabra pronunciada con emoción por la voz humana. Nadie puede comprender un verso sin recitarlo -en su ritmo exacto- en voz alta. Y leer rápido es tan ridículo como bailar un tango 'deprisita'...

P.- ¿Su obra combate el racionalismo moderno?

R.- No sé por qué el racionalismo pedante de nuestro tiempo nos lleva a olvidar que nuestro cuerpo goza en el arte, precisamente porque quiere ser redimido en gracia. Mientras los profesores hablan, los artistas deben volver a cantar en la calle.

P.- Este poemario está firmado "en las Ínsulas Extrañas". ¿Qué significado tiene?

R.- Mi novela "Luz de Vísperas" y mis libros "Siguiendo mi Camino" y "El esnobismo de las golondrinas" están escritos en clave mística, para idealistas y románticos. Por eso me divierto cuando algún disparatado sospecha que son las memorias de un aristócrata decadente en su castillo. ¡Genial! ¡Así se vive en las Ínsulas Extrañas! .
Alfredo Valenzuela.

No hay comentarios: