Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

miércoles, 25 de abril de 2012

“El libro es inmortal”

Marc Fumaroli (Marsella, 1932) es una de esas voces que resuenan sobre el actual griterío. Hay vocingleros en todos los ámbitos –tecnológico, político, cultural– con mensajes que duran lo que tarda un tuit en comerse a otro. Fumaroli no levanta la voz, pero su discurso cala en sus destinatarios a la manera de los antiguos pensadores. ¿Por qué va contracorriente? ¿Por qué ha reflexionado más de medio segundo? ¿Por qué tiene un conocimiento sólido sobre aquello de lo que habla?
Esta tarde, el historiador y escritor francés abrirá en la Biblioteca Nacional el ciclo de conferencias El libro como universo, organizado con motivo del tricentenario de la institución (creada, por cierto, por un monarca francés, Felipe V, el primer borbón que reinó en España). Si quieren un resumen moderno, este sería el tuit de Fumaroli: "El libro es inmortal". Pero quedarse ahí supondría renunciar a descubrir todo el pensamiento que hay detrás. "Aunque se venda menos, el libro siempre será la referencia. Tiene algo de sagrado, es la biblia. Puede que la política pierda lo sagrado, pero ese carácter jamás lo perderá el libro".
Contra el deseo de multinacionales que pujan para liberalizar el mercado europeo, Fumaroli es un defensor a ultranza del precio fijo, una de las pocas medidas que protegen a las librerías tradicionales de las grandes superficies donde la venta de una novela no se distingue de la venta de un sacacorchos. "La librería es esencial para la supervivencia del libro, donde puedes encontrar una especie de consejero personal", señala en la sede del BNE, horas antes de la conferencia.
"La publicidad se apropia de los individuos antes de que la familia pueda intervenir"
En 2010 Fumaroli publicó un ensayo, París-Nueva York-París. Viaje al mundo de las artes y de las imágenes (Acantilado), en el que anticipaba algunas de las ideas que han alimentado el nuevo ensayo de Mario Vargas Llosa sobre la banalización de la cultura y en el que arremetía contra la democratización del arte, entendida como la igualdad entre el David de Miguel Ángel y la sopa Campbell de Warhol. No hace falta añadir que este último le parecía un decorador de escaparates venido a más. Cree que primero fueron los americanos, y ahora los nuevos ricos los que, talonario mediante, deciden dónde hay un artista. Y planeando sobre este mundillo hay una gran diosa perversa: "La publicidad se apropia de los individuos antes de que la familia o la escuela puedan intervenir. La posibilidad de distanciarse se hace cada vez más difícil, pero la persona cultivada es alguien que se escapa a ese mundo de espectáculo y publicidad".

El País

No hay comentarios: