Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

viernes, 12 de septiembre de 2014

Los limites de la racionalidad ilustrada Marx, Nietzsch, Freud



La apariencia carnavalesca en la que se encuentra habituada la sociedad moderna, y más por el canal interpretativo que ella quiere dar a conocer, replantea un nuevo discurso de pensamiento, que van más allá de los límites que trazaron los maestros de la sospecha como bien dijera Paul Ricoeur. Es un pensamiento angustioso que a todas luces presagia un abandono de realidades sin resolver, y que en cierto modo, no despunta el discurso que en su momento esbozo en su defecto la Revolución Francesa: libertad.


Si el pensamiento contemporáneo se inicia con la irrupción de una nueva forma de discurso, que altera todo el edificio de la cultura occidental, llamase los limites definitorio de la filosofía, la ciencia, la política, esto nos presagia una manera cambiante de manejar la realidad, que a su vez, enmarca toda una responsabilidad de: Marx, Nietzsche y Freud. Ahora bien, atribuir una responsabilidad interpretativa de la realizada actuante a estos tres sospechosos, nos excluiríamos del fin último de la sociedad en que vivimos, es separa o poner en contraposición la ética y la política, y que por el derrotero que va la ultima, la primera ya viene a ser una sombra de un pensamiento que bien queda adornada para los libros.


Los límites de la racionalidad ilustrada Marx, Nietzsche, Freud de Wenceslao Galán Sánchez es una apuesta retroactiva sobre el pensamiento de los maestros de la sospecha: Marx, Nietzsche y Freud, donde procura explorar y colocar en su lugar en la contemporaneidad el pensamiento de cada uno. Podríamos decir que es un libro lineal, sin muchas trabas a la hora de leerlo, pues al tratar estos tres hombres, ya de por sí, nos encontraríamos con muchas citas, y no es así, es fácil lectura, como así mismo, lo expresa la introducción: El objetivo de este ensayo es precisamente explorar ese lugar. No se trata por tanto de exponer las tesis y doctrinas que habitualmente se atribuyen a dichos autores, sino de volver a pensar, aquí y ahora, los problemas y tensiones a los que dan curso.


Aunque como lector, uno siempre espera más, y mucho mas, cuando se trata de temas como estos, independientemente, el texto adolece de una agudeza interpretativa del pensamiento de estos tres exponentes, y se va más por las ramas, que en la misma agudeza que necesita el pensamiento contemporáneo. Se deja leer.


Os dejo en sus manos