Bienvenido

Si eres amante de la lectura, tiene todas las llaves que te puede dar este humilde blog para continuar en tu viaje.

Pruebas

martes, 3 de junio de 2014

Lucha de titanes por el futuro del libro

Ya la empleó en 2010, cuando Macmillan intentó cambiar las reglas del juego. Y todo indica que Amazon ha decidido volver a tirar de la conocida como “opción nuclear”. Ante la oposición de la más pequeña de las Cinco Grandes Editoriales de EE UU (Hachette Group Book, filial del grupo francés Hachette) a aceptar que Amazon aumente su margen de beneficios a su costa, el gigante del comercio online ha decidido suprimir el botón de “encargar por adelantado con un solo clic”. No solo eso. Además, ha impuesto en la venta de sus libros electrónicos plazos de entrega de “tres a cinco semanas”.
La traducción económica para Hachette —o cualquier gran editorial— del comportamiento abusivo de Amazon —considerado por la hoy juez del Tribunal Supremo de EE UU Sonia Sotomayor como un monopsonio, que a diferencia del monopolio se centra en lo que el vendedor compra y no en lo que vende— es catastrófica y obliga a la editorial de turno a planificar a ciegas. Cuando Amazon ofrece en su página a los futuros compradores la opción de encargar por adelantado, Hachette puede ajustar su tirada a la demanda prevista. Ahora está sin brújula.
El pulso entre Amazon y Hachette es todavía más enconado y las negociaciones económicas —de las que no ha trascendido prácticamente nada excepto que Amazon las ha aventurado largas— se hacen más urgentes si se tiene en cuenta que uno de los libros de Hachette afectados es el nuevo volumen de la superventas británica J. K. Rowling,The silkworm (El gusano de seda), que sale a la venta el próximo día 19, publicado bajo el seudónimo de Robert Galbraith.
Entre los títulos afectados por la disputa figura lo nuevo de Rowling
El objetivo final de Amazon es forzar la mano de Hachette para que le dé mejores términos económicos en la venta de sus libros electrónicos, mercado controlado en un 90% por la compañía fundada por Jeff Bezos en 1994. En el caso de Macmillan, la “opción nuclear” fue ejercida solo durante unos días, pero de haberse prolongado la situación, la editorial podría haberse arruinado.
Fuentes de la industria del libro aseguran que los editores normalmente dan a las librerías unos descuentos de entre el 47% y el 53% en ventas al por mayor para que estas puedan tener más margen de beneficio y atraer a más clientes. Sin comentarios por parte de Amazon ni de Hachette, lo que se sospecha es que la primera está exigiendo de la segunda descuentos aún mayores que esos.
La presidenta de la Asociación de Representantes de Autores (AAR, siglas en inglés), Gail Hochman, asegura que su grupo “deplora cualquier intento de cualquier parte que busque perjudicar y castigar a autores inocentes —y sus inocentes lectores— con el fin de ganar posiciones en una disputa de negocios”. “Creemos que tales acciones equivalen a tomar rehenes para conseguir concesiones y no tienen defensa”.
En opinión de Hochman, lo que está haciendo Amazon es “una táctica brutal y manipuladora que, irónicamente, proviene de una compañía que proclama que su objetivo es satisfacer totalmente las necesidades de lectura y deseos de sus clientes”.
La batalla que ahora libran a puerta cerrada Amazon y Hachette viene de lejos y se remonta a unos años atrás, cuando las Cinco Grandes (Harper Collins; Pearson; Simon & Schuster; Macmillan y Hachette) se aliaron entre ellas para hacer contratos de agencia o minoristas para comercializar libros electrónicos. El momento no fue elegido en vano, ya que coincidió con el lanzamiento por parte de Apple de su tienda iBooks. Entonces, Amazon aceptó las reglas que le impusieron sus contrincantes, lo que significó un aumento del precio que deseaban los editores y autores (la cuota de mercado de Amazon pasó del 90% a menos del 70% y los precios aumentaron cerca del 20%) y decidió centrarse en editar sus propios libros a un precio muy bajo. Tras claudicar le llegó el momento de la revancha y le pasó factura a Macmillan.
Editores de todo el mundo contemplan inquietos y sin casi información el desarrollo de la pelea, porque consideran que “todos son Hachette ahora”. En la reciente BookExpo America de Manhattan, fueron varios los autores que se quejaron de la actitud de la que es una de las más poderosas corporaciones de Estados Unidos. En su opinión, “Amazon quiere controlar la venta de libros, la compra e incluso la publicación, lo que puede convertirse en una tragedia nacional”.
El Pais